CARACOLES "CASA MUÑOZ"

05 abril 2011 24 comentarios

Photobucket


Esta receta me la dió Carmen, la madre de un amigo mío que al ver mi interés por la comida tradicional de su pueblo, Fuente Victoria al que voy a menudo, me animó a que hiciera así los caracoles alguna vez, y por fin ha llegado el momento....los tenía pendientes desde el año pasado y ya tenía ganas de probar esa nueva receta; es muy parecida a la mía (ésta) y me gusta mucho... la de Carmen tiene un puntito muy interesante que le aporta la hiberbabuena, punto que hasta ahora nunca había probado en platos con caracoles y tengo que decir que le va estupendamente.

Mi intención era hacer ésta receta en primavera, ir a coger caracoles a las inmediaciones de mi finca y hacerlos para alguna ocasión importante....pues al final la he hecho con caracoles congelados, porque ha llovido poquísimo ésta primavera y no he podido ir ningún día a buscar caracoles, se necesita un buen rato y mucha paciencia, jejej, y no dispongo ahora ni de lo uno ni de lo otro...



INGREDIENTES


1 cebolla
4 tomates o salsa de tomate casera
2 ajos grandes
4 cucharadas de aceite
1/2 kg. de caracoles
3 rebanadas de pan frito
un puñado de almendras fritas
dos o tres tallitos de hierbabuena
unas gotas de tabasco
una pizca de pimienta molida
(1 pastilla de caldo de carne opcional)



ELABORACION


Si son caracoles recién cogidos, deberemos ayunarlos durante unos días y luego limpiarlos a conciencia bajo el agua del grifo y cambiando constantemente el agua hasta que salga limpia.
Pondremos una olla con abundante agua y ponemos dentro los caracoles para que saquen la "chicha" y entonces subimos el fuego hasta que el agua hierva, cocemos unos 10 minutos.

Si son caracoles congelados no necesitaremos limpiarlos, solo tendremos que poner agua en una olla hasta cubrirlos, llevarlos a ebullición durante unos 10 minutos.

Mientras que los caracoles se están cociendo, vamos preparando el sofrito.

Picamos la cebolla a trocitos pequeños, los ajos y rallamos los tomates para eliminar la piel.

Ponemos dos cucharadas de aceite y freímos las almendras, el pan y los ajos en una sartén, los freimos sin dejar de remover para que no se quemen y sacamos a un mortero o los picamos con una procesadora sin llegar a triturar del todo.

En ésta misma sartén o cazuela añadimos un poco de aceite y ponemos la cebolla muy troceada y a fuego bajo para que se ablande poco a poco, añadimos los tomates pelados y rallados y cocinamos hasta que el tomate pierda parte del agua, añadimos los caracoles (el agua la reservamos caliente en la olla), el majado de almendra, la pimienta molida, el tabasco y un poco del agua de la cocción, la salsa empezará a espesar y le iremos añadiendo caldo de la cocción de los caracoles,hasta obtener una salsa de tomate a nuestro gusto y la hierbabuena para que la salsa tome sabor, rectificamos de sal, de pimienta y de tabasco y le añadimos un poco de azúcar si tiene mucha acidez el tomate.



Ya solo falta poner un buen trozo de pan tierno en la mesa, los caracoles no tienen mucho que comer, pero la salsa está para rebañar el plato....que aproveche!!!!

24 comentarios

  1. Ana es la misma receta que preparo yo pero sin la hierbabuena, la proxima vez se la pongo.
    Fijate que la última vez que fuimos a coger los caracoles al campo le dije a mi madre de darles hierbabuna de comer en vez de dejarlos en ayuno, pero al final no lo hice y tonta de mi que no se me ocurrio ponerla en la salsa


    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  2. Yo este fin de semana tambien los preparé...pero frescos.
    Esta vez usé otra receta pues era cabrillas, pero uso un asimilar a esa en los gordos... me encantan!!!
    Saluditossssssss

    ResponderEliminar
  3. Ana yo pongo el pan, qué ricos los caracoles.

    Ana has visto qué tenemos una Kedada, si quieres pon el logo en tú blog y espero te animes y nos podamos conocer. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Tengo que probarlos!!

    Tu receta es maravillosa :D

    Besiños.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡ que biennnnnnnnnnnnn¡¡ la primera receta con la que no me das mi gotita envidia. me dan un asco los caracoles de morirme. :D yupiiiii

    Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
  6. Uuuuhhhmmm!! Me encantan los caracoles!! Te han quedado de lujo!

    ResponderEliminar
  7. me encantan estos caracoles en mi tierra le llamamos cabrillas. Pero como bien dices estan mas ricos por su salsa. Bss.

    ResponderEliminar
  8. guauuuuuuuu yo me pondria las botas ahora mismo con esos caracoles, me encantan

    ResponderEliminar
  9. Como me gustan los caracoles...Nunca los he hecho en casa.Es una buena ocasion para probar.

    ResponderEliminar
  10. Que ricos en esa salsita, Yo me los como pero sin son pequeñitos, de los grandes me cuesta un poco más.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Pan que no falte para esta salsita!!!
    Nosotros comimos ayer unos caracoles, los preparé con una receta distinta pero me gusta lo de las almendras y del pan... Me lo apunto para otra vez!
    Por cierto, estoy buscando una receta de caracoles con una salsa de ajo que preparaba mi vecina cuando era niña y no hay manera de dar con ella. Te suena de algo?
    Estas fotos... para mojar pan en la pantalla jejeje
    Un beso,
    Palmira

    ResponderEliminar
  12. Y tu quieres llevarme al Alejandro en Roquetas? Pero si el mejor restaurante de Almería está en tu casa! Con esta olla de caracoles me haces una reina!

    Por cierto, la semana que viene te digo definitivamente cuantos vamos para allá y hablamos para reservar hotel.

    Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  13. me encantan los caracoles,con mi hija disfrutamos mucho comiendolos jajaj a los demas na de na,me apunto esta recetilla,un beso

    ResponderEliminar
  14. De esta receta me quedo con la salsita y el pan, no me gustan los caracoles, bss

    ResponderEliminar
  15. muy rico este plato, me encantan los caracoles, un 10!!! saludos

    ResponderEliminar
  16. Ayyyys, Ana, pues para mi los caracoles, tomando el sol, ahora que si mi marido los viera, estaría rezando por comerse un platito, seguro, segurísimo que sí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Mi marido te haría la ola si se los enseñara pero no lo voy a hacer jajjajjaj
    Te has dado cuenta lo bien que va la hierbabuena y su olor a todo?
    Besotes.

    ResponderEliminar
  18. A mí me pones un plato con salsita, jejeje...
    Es que los caracoles y yo nos llevamos "regular".
    Besotes, guapa.

    ResponderEliminar
  19. Ahora mismo me comería una tartera con bien de pan, que pinta tan buena.

    ResponderEliminar
  20. Uyss, a mi los caracoles como que no, y mira que de pequeña me los zampaba a puñados, hasta que un buen día tomé conciencia del asunto, y no los he vuelto a probar!!, qué cosas, eso sí, la salsa debe estar de tomar pan y mojar, así que me la apunto, el toque de hierbabuena debe ser el punto no?!!
    Besicos maños!!

    ResponderEliminar
  21. ¡¡ CARACOLESSSSSSSS !! Nunca mejor dicho, como ¡¡carambaaaaaa! jajja, con lo que me gustan. ¡¡divinos! pa mojar pan y no parar.
    Aquí en Gandía, hay un hombre que los vende, y nos ponemos las botas, por supuesto que serán de "criadero", pero estan buenísimos.
    Con los congelados, no tuvimos suerte una vez que los probamos. Por cierto,es mi madre la experta en engañarlos y prepararlos, a mi lo que me gusta es comerlos, y muuuuucho.!!

    ResponderEliminar
  22. ¡Me chiflan los caracoles! es una de las cosas que mas disfruto, nunca he probado con hierbabuena pero tomo nota:)
    Besicos sorianos, no siempre puedo visitarte con la frecuencia que me gustaria, supongo que las prisas y la fata de tiempo es un mal común, en fin.

    ResponderEliminar
  23. con lo que me gustan a mi los caracoles!!!! me parece interesante la aportación de la hierbabuena, habrá que probarla ;)

    Salu2, Paula
    http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
    http://galletilandia.blogspot.com

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios.