COMO HACER PAN DE HIGO (CON THERMOMIX Y TRADICIONAL)






Esta receta es una de las más tradicionales de España, sobre todo en las zonas dónde hay higos en abundancia, cuando las higueras dan muchos frutos, éstos se secan para una conservación optima, ésto se hace poniendo los higos maduros, ligeramente aplastados en unos cañizos al sol vivo del verano, cuando hay más horas de sol y protegiendo los higos de la humedad, ésto hace que el higo pierda su contenido en agua, lo que aumenta su concentración de azúcares y por tanto éstos mismos azúcares hacen de conservante.

Los higos secos se suelen consumir en la navidad, es un dulce típico de éstas fechas tan "dulces" y también sirve para cocinar carnes, para hacer licores, helados y confituras, usándolo también para endulzar postres.

El pan de higo es una delicia y por sus ingredientes, un alimento con un gran aporte calórico, ya que con los azúcares del higo y los frutos secos, es un dulce muy potente, jeje y nos sirve para "reciclar" esos higos que nos han quedado de las fiestas.

Antiguamente se hacia todo el picado con la máquina de picar carne de la matanza, se hacía pan de higo en gran cantidad y se repartía entre la familia o entre las personas que habían ayudado a hacerlo, es un dulce muy tradicional de mi tierra (Las Alpujarras) dónde hay abundancia de higos y de almendras y antiguamente, ésto era el tentenpié ideal de las largas jornadas de trabajo de los trabajadores en el campo.






500 gr. de higos secos
200 gr. de almendras enteras y crudas (pueden tener piel)
un puñado de nueces (ésto es opcional)
70 gr. de aguardiente o anís 
una cucharadita de anís en grano
una cucharadita de canela en polvo



Poner en el vaso del Thermomix los higos limpios de los rabitos, las almendras, las nueces, el anís y la canela. Trocear 15 seg/ velocidad 10 (ver como han quedado y si os gusta mas finos los trozos, repetir unos segundos mas a la misma velocidad)

Añadir el anís y mezclar 5 seg. a velocidad 10.

Con la espátula, sacar la masa (que es muy pegajosa) del vaso y poner ayudándonos con los dedos en un molde flexible redondo, apretar para compactar el pan de higo en el molde.

 Yo he utilizado moldes rectangulares de silicona  de 5 cm. aproximadamente, es muy fácil desmoldar después.


Picar con una procesadora los higos sin rabos, reservar en un bol grande.

Picar las almendras y nueces en dados pequeños a nuestro gusto, añadir al bol con los higos, añadir las semillas de anís, el anís y la canela.

Mezclar bien amasando para que se mezclen bien los ingredientes y los sabores.

Rellenar ayudándonos con las manos un molde flexible de silicona, aplastando bien los trozos entre s para que se queden compactos. 


ROSCÓN DE REYES ORIGINAL Y JUGOSO (CON THERMOMIX Y TRADICIONAL)







Llegan los Reyes Magos y con ellos el tradicional Roscón, yo no lo probé hasta ser bastante mayor, porque en mi pueblo, esa tradición no existía hasta que llegaron los centros comerciales, en mi pueblo, se comían merengues y dulces típicos de la pastelería, y con la modernidad, los medios de comunicación y las cadenas de supermercados, llegó para quedarse...el roscón!!!

Yo llevo haciendo roscón ya un montón de años, a mí me encanta, incluso la fruta escarchada que lleva...pero en mi casa casi todos se la quitan, pero yo seguiré poniéndola, jejej

Hay varios roscones en mi archivo, todos ricos, por supuesto, pero ésta receta es la que hago siempre, incluso la hago en forma de bollitos para otras ocasiones y con otros rellenos.

Aquí os dejo otras ideas por si queréis probar:



Y también el clásico Roscón de Reyes Esponjoso

Y éste que os traigo es un roscón clásico pero con algunos cambios en la elaboración, aunque no en la receta, como podéis ver por las fotos, en vez de un rosco, he hecho bolitas individuales que luego al levar se unen creando el rosco.




















120 gr. de azúcar
un trozo de peladura de limón
un trozo de peladura de naranja (cuidando que las peladuras no lleven nada de la cáscara blanca, porque amarga)

Para el prefermento

70 gr. de leche
10 gr. de levadura prensada
130 gr. de harina de fuerza (yo utilizo Harimsa siempre que puedo)

Para la masa definitiva

60 gr. de leche
70 gr. de mantequilla
2 huevos grandes
15 gr. de levadura fresca de panadería
30 gr. de agua de azahar
30 gr. de ron
una pizca de sal
450 gr. de harina de fuerza
***opcional una cucharada sopera de miel o azúcar invertida (ésta aportación ayudará a que dure mas tiempo tierno)

Decoración

1 huevo para pintar
azúcar +unas gotas de agua
almendra laminada
frutas escarchadas (troceadas en dados pequeños)
una haba seca
una figurita

Relleno

Podemos optar por poner de relleno, merengue, nata montada, crema de trufa o crema pastelera., otra opción es una deliciosa crema de turrón 

***El de la foto está relleno de nata montada


En primer lugar hacer el azúcar glacé, con el vaso de la thermomix muy seco, añadir el azúcar, las peladuras y pulverizar velocidad 5-10 unos 10 segundos, bajar los restos de azúcar de las paredes y volver a repetir el pulverizado. Sacar del vaso y reservar en un cuenco.

Sin lavar el vaso, poner los ingredientes del prefermento, en primer lugar la leche, calentar un minuto a 37º, añadir la levadura, mezclar vel. 6 unos segundos y poner el peso a cero para pesar la harina. Mezclar 15 segundos a vel. 4. Sacar las migas de masa del vaso y formar una bola.

Poner un bol grande con agua caliente, añadir la bola y dejar dentro del agua hasta que flote, habrá crecido y estará lista para utilizar.

Preparar la masa definitiva, para ello, pondremos todos los ingredientes dentro del vaso, pesándolos uno a uno, añadir la bola de prefermento y mezclar 30 segundos a vel. 4, y programar 5 min, espiga con el vaso cerrado. Abrigar el vaso sin desmontarlo de la máquina y dejar fermentar hasta que la masa salga por el bocal (aquí el tiempo es orientativos, muchas recetas dicen una hora, pero la temperatura de la cocina o el sitio dónde esté la thermomix, será la que determine el tiempo de fermentación, ya que en invierno la temperatura es fría y tardará mas tiempo, pero si tenemos calefacción, será mas rápida).

Cuando la masa salga por el bocal de la Thermomix, programar 1 minuto a velocidad espiga, así desgasificamos la masa. Sacar del vaso y formar bolas con las manos, del tamaño de una pelota de tenis o algo más pequeñas, id remetiendo la masa hacia la parte de abajo de la bola, de manera que la parte superior quede lisa y bonita.

Poner papel de horno a una bandeja de horno y colocar las bolas formando un rosco, pero dejando un espacio entre ellas para que puedan crecer.

Dejar que crezcan en un sitio cálido y tapados con un paño limpio y que no pese. Cuando las bolas estén infladas, el roscón ya tendrá forma y entonces es el momento de decorar.

Precalentar el horno a 180-200º con calor arriba y abajo.

Una vez que el roscón esté hermoso, batir un huevo en un bol y con la brocha de cocina, pintar toda la superficie. Colocar las frutas escarchadas, el azúcar mojado y las láminas de almendra.

Meter el roscón en el horno y hornear unos 20 minutos. Una vez horneado, apagar el horno y abrir un poco la puerta para que pierda el calor poco a poco.

****Hay una opción muy buena para quien no dispone de mucho tiempo para esperar las fermentaciones, se hace la masa por la tarde noche  y se deja toda la noche en un bol tapado dentro del frigorífico, éste reposo y fermentación lenta, hará que se desarrollen mas los sabores, por la mañana, se saca del frigorífico, se le da la forma de rosco y al cambiar a una temperatura más agradable, la masa responderá subiendo bien, por lo que la fermentación del roscón será más rápida, así podremos hornear nuestro roscón en toda la mañana del día de Reyes para tenerlo perfecto por la tarde y recién hecho.


Haremos la masa de arranque mezclando la harina, la leche templada  y la levadura de panadero. Poner un bol grande con agua caliente, añadir la bola y dejar dentro del agua hasta que flote, habrá crecido y estará lista para utilizar.

Rallamos muy finamente las pieles de naranja y de limón y las mezclamos con el azúcar, la leche, el ron y el agua de azahar; batimos bien y añadimos los huevos y la mantequilla blanda, batimos bien hasta que la mezcla esté homogénea y añadimos la masa de arranque a la mezcla y la sal, volvemos a mezclar bien todos los ingredientes y añadimos la harina poco a poco y removiendo el conjunto hasta integrar por completo la harina (es posible que necesitemos un poco más de harina, ello dependerá de la calidad de harina que utilicemos), la masa tiene que ser elástica, la amasamos bien.

Ponemos la masa en un bol amplio tapada con un paño o  film plástico de cocina y la dejamos fermentando en el horno templado*** hasta que doble su volumen (unas dos horas).

 Tomar la masa y formar bolas con las manos, del tamaño de una pelota de tenis o algo más pequeñas, id remetiendo la masa hacia la parte de abajo de la bola, de manera que la parte superior quede lisa y bonita.

Poner papel de horno a una bandeja de horno y colocar las bolas formando un rosco, pero dejando un espacio entre ellas para que puedan crecer.

Dejar que crezcan en un sitio cálido y tapados con un paño limpio y que no pese. Cuando las bolas estén infladas, el roscón ya tendrá forma y entonces es el momento de decorar.

Precalentar el horno a 180-200º con calor arriba y abajo.

Una vez que el roscón esté hermoso, batir un huevo en un bol y con la brocha de cocina, pintar toda la superficie. Colocar las frutas escarchadas, el azúcar mojado y las láminas de almendra.

Meter el roscón en el horno y hornear unos 20 minutos. Una vez horneado, apagar el horno y abrir un poco la puerta para que pierda el calor poco a poco


Sacamos del horno y lo dejamos enfriar. Una vez que esté frío lo podemos rellenar de nata montada, crema pastelera, trufa, etc.


MANTECADOS DE CANELA (TRADICIONAL Y THERMOMIX)


Desde que descubrí que me gustaba tanto hacer los dulces navideños, apenas he comprado dulces industriales, poner a mi familia una bandeja con todos los dulces elaborados por mí misma, es un placer, para mí y para ellos.

Y como podéis ver, ni por los ingredienes ni por la elaboración, es muy complicado; eso si, hay que tener un poco de tiempo y paciencia para hacerlos, pero, lo que yo hago, es hacer varios dulces de una vez, doblar las cantidades de harina para tostar y así de una vez, tengo el horno encendido para varias recetas y me cunde mas.



375 gr. de harina todo uso
180 gr. de azúcar 
una pizca de clavo molido
una cucharada de canela molida
2 cucharadas de sésamo tostado (negro y blanco)
180 gr. de manteca de cerdo
1 huevo batido para pintar los mantecados


Preparar la bandeja de horno con papel de hornear, calentar el horno a 200º y extender la harina sobre el papel. Hornear hasta que se dore, remover y volver a dorar (hay que estar pendiente porque se quema con facilidad, y la harina tiene que estar con un ligero color marrón) 

Dejar enfriar para poder hacer los mantecados.

Una vez que la harina esté fría, retirar el papel de la bandeja con cuidado, recogiendo el papel sobre sí mismo o poniendo la harina en un bol.

Volver a poner papel de horno a la bandeja y calentar de nuevo el horno a 200º

Poner el el vaso seco, el azúcar , añadir las especias  y pulverizar 15 seg. a vel. 10, , añadir la manteca blanda y la harina tostada. Amasar 2 min. vel. espiga. Una vez que termine, sacar la masa del Thermomix y hacer una bola con las manos, si está muy blanda, poner en un bol y meter durante un buen rato en el frigorífico.

Poner un poco de harina en una mesa de trabajo y poner la bola, apretar con las manos dándole calor hasta que se quede plana, y luego seguir con el rodillo hasta obtener el grosor deseado.

Con un cortapastas iremos cortando los mantecados y para sacarlos de entre el resto de la masa, utilizaremos una espátula de cocina que nos servirá para trasladar el mantecado a la bandeja de horno. Repetir hasta terminar con la masa extendida.

 Recoger los recortes de masa que han quedado y volver a hacer una bola y repetir el proceso nuevamente.

Batir el huevo y con una brocha de cocina pintaremos la superficie de todos los mantecados, le ponemos las semillas de sésamo y los hornearemos unos 10 a 15 min. (los mantecados con el horneado no se ponen duros, se endurecen cuando se enfrían)

Sacar del horno y dejar enfriar por completo antes de manipularlos, una vez fríos ya podremos envolverlos con papel o poner en una lata hermética para que se conserven.


Preparar la bandeja de horno con papel de hornear, calentar el horno a 200º y extender la harina sobre el papel. Hornear hasta que se dore, remover y volver a dorar (hay que estar pendiente porque se quema con facilidad, y la harina tiene que estar con un ligero color marrón) 

Dejar enfriar la harina para poder hacer los mantecados.

Una vez que la harina esté fría, retirar el papel de la bandeja con cuidado, recogiendo el papel sobre sí mismo o poniendo la harina en un bol.

Volver a poner papel de horno a la bandeja y calentar de nuevo el horno a 200º

Poner la manteca unos segundos en el microondas para que se funda ligeramente y añadir el azúcar y las especias, batir bien para que se disuelva el azúcar y se integre en la manteca.
 Por último añadir la harina tostada y mezclar con una espátula primero y con las manos después hasta poder formar una bola, si está muy blanda y difícil de manipular, la meteremos durante un buen rato en el frigorífico para que se endurezca.

Poner un poco de harina en una mesa de trabajo y poner la bola, apretar con las manos dándole calor hasta que se quede plana, y luego seguir con el rodillo hasta obtener el grosor deseado.

Con un cortapastas iremos cortando los mantecados y para sacarlos de entre el resto de la masa, utilizaremos una espátula de cocina que nos servirá para trasladar el mantecado a la bandeja de horno. Repetir hasta terminar con la masa extendida.

 Recoger los recortes de masa que han quedado y volver a hacer una bola y repetir el proceso nuevamente.

Batir el huevo y con una brocha de cocina pintaremos la superficie de todos los mantecados, le ponemos las semillas de sésamo y los hornearemos unos 10 a 15 min. (los mantecados con el horneado no se ponen duros, se endurecen cuando se enfrían)



Sacar del horno y dejar enfriar por completo antes de manipularlos, una vez fríos ya podremos envolverlos con papel o poner en una lata hermética para que se conserven.

MANTECADOS DE LIMÓN (TRADICIONAL Y THERMOMIX)




Para mí no hay nada mas gratificante que tomar mis propios dulces, no solo por el hecho de hacerlos yo, que supone un entretenimiento y un pasatiempo estupendo, sino por el hecho de compartirlos, con mi familia y amigos y con vosotros a través de las redes.

Me encanta hacer una receta y comprobar con satisfacción que está rica, que está bonita y que a mi familia le gusta, es al fin, lo que me lleva a guisar platos ricos o intentarlo, no creáis que siempre sale todo bien, a veces, me critican!! en mi familia se han vuelto muy críticos conmigo, jejej

Bueno, pues ahí os dejo unos ricos mantecados de limón, yo tengo que confesar, que no compro nada industrial, en mi casa se comen todos los dulces de navidad caseros, excepto los bombones de papel dorado que todos conocemos, jejejej

Esta receta procede del libro de Repostería de Thermomix


375 gr. de harina todo uso
180 gr. de azúcar 
la piel de un limón (solo la parte amarilla)
una pizca de clavo molido
una pizca de canela molida
2 cucharadas de sésamo tostado
180 gr. de manteca de cerdo
1 huevo batido para pintar los mantecados



Preparar la bandeja de horno con papel de hornear, calentar el horno a 200º y extender la harina sobre el papel. Hornear hasta que se dore, remover y volver a dorar (hay que estar pendiente porque se quema con facilidad, y la harina tiene que estar con un ligero color marrón) 

Dejar enfriar para poder hacer los mantecados.

Una vez que la harina esté fría, retirar el papel de la bandeja con cuidado, recogiendo el papel sobre sí mismo o poniendo la harina en un bol.

Volver a poner papel de horno a la bandeja y calentar de nuevo el horno a 200º

Poner el el vaso seco, el azúcar y la piel de limón, pulverizar 15 seg. a vel. 10, añadir las especias , la manteca blanda y la harina tostada. Amasar 2 min. vel. espiga. Una vez que termine, sacar la masa del Thermomix y hacer una bola con las manos, si está muy blanda, poner en un bol y meter durante un buen rato en el frigorífico.

Poner un poco de harina en una mesa de trabajo y poner la bola, apretar con las manos dándole calor hasta que se quede plana, y luego seguir con el rodillo hasta obtener el grosor deseado.

Con un cortapastas iremos cortando los mantecados y para sacarlos de entre el resto de la masa, utilizaremos una espátula de cocina que nos servirá para trasladar el mantecado a la bandeja de horno. Repetir hasta terminar con la masa extendida.

 Recoger los recortes de masa que han quedado y volver a hacer una bola y repetir el proceso nuevamente.

Batir el huevo y con una brocha de cocina pintaremos la superficie de todos los mantecados, le ponemos las semillas de sésamo y los hornearemos unos 10 a 15 min. (los mantecados con el horneado no se ponen duros, se endurecen cuando se enfrían)

Sacar del horno y dejar enfriar por completo antes de manipularlos, una vez fríos ya podremos envolverlos con papel o poner en una lata hermética para que se conserven.


Preparar la bandeja de horno con papel de hornear, calentar el horno a 200º y extender la harina sobre el papel. Hornear hasta que se dore, remover y volver a dorar (hay que estar pendiente porque se quema con facilidad, y la harina tiene que estar con un ligero color marrón) 

Dejar enfriar la harina para poder hacer los mantecados.

Una vez que la harina esté fría, retirar el papel de la bandeja con cuidado, recogiendo el papel sobre sí mismo o poniendo la harina en un bol.

Volver a poner papel de horno a la bandeja y calentar de nuevo el horno a 200º

Poner la manteca unos segundos en el microondas para que se funda ligeramente y añadir el azúcar, la ralladura de limón y las especias, batir bien para que se disuelva el azúcar y se integre en la manteca.
 Por último añadir la harina tostada y mezclar con una espátula primero y con las manos después hasta poder formar una bola, si está muy blanda y difícil de manipular, la meteremos durante un buen rato en el frigorífico para que se endurezca.

Poner un poco de harina en una mesa de trabajo y poner la bola, apretar con las manos dándole calor hasta que se quede plana, y luego seguir con el rodillo hasta obtener el grosor deseado.

Con un cortapastas iremos cortando los mantecados y para sacarlos de entre el resto de la masa, utilizaremos una espátula de cocina que nos servirá para trasladar el mantecado a la bandeja de horno. Repetir hasta terminar con la masa extendida.

 Recoger los recortes de masa que han quedado y volver a hacer una bola y repetir el proceso nuevamente.

Batir el huevo y con una brocha de cocina pintaremos la superficie de todos los mantecados, le ponemos las semillas de sésamo y los hornearemos unos 10 a 15 min. (los mantecados con el horneado no se ponen duros, se endurecen cuando se enfrían)

Sacar del horno y dejar enfriar por completo antes de manipularlos, una vez fríos ya podremos envolverlos con papel o poner en una lata hermética para que se conserven.

PANETTONE CON NUECES, ARÁNDANOS Y CHOCOLATE BLANCO





Este pan dulce con tropezones, es típico de la cocina italiana para la Navidad, es una masa jugosa y esponjosa llena de trocitos que sorprenden a cada bocado, en éste concretamente, el chocolate blanco da una untuosidad y jugosidad que no había encontrado en otras recetas que había hecho anteriormente.

Para las masas, como siempre, os recomiendo paciencia, no es igual hacer una masa en una cocina fría a 12 grados, que en una cocina que esté a 20 o más grados, eso va a marcar diferencias sustanciales en los tiempos de levado y en ésta masa que lleva tropezones y es bastante densa, el tiempo de levado es largo.

Os recomiendo organización para no demorar mucho el proceso, o poner la masa en el lugar más templado de la casa para que no tarde mucho en levar, yo al contrario que en algunos blogs o sitios de recetas, no soy partidaria de meter las masas en el horno precalentado a 50º, como recomiendan, ya he tenido algún fracaso por ello, prefiero que se haga lentamente.


Pre-fermento

200 gr. de agua mineral
250 gr. de harina de fuerza
20 gr. de levadura de panadería fresca

Para la masa definitiva

El pre-fermento
100 gr. de chocolate blanco en trozos
50 gr. de nueces
50 gr. de arándanos deshidratados
peladura de una naranja (sin nada blanco)
500 gr. de harina de fuerza
20 gr. de levadura de panadería
150 gr. de azúcar
2 yemas de huevo
2 huevos
1 huevo batido para pintar la superficie
100 gr. de leche
20 gr. de brandy
100 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
una cucharadita de sal


Preparar en primer lugar el pre-fermento, para ello, pondremos en un bol la harina, el agua y la levadura, mezclar un poco y dejar que repose hasta que doble su volumen (el tiempo que tarde en levar, dependerá de la temperatura ambiente, a mas calor, más rápido)

Mientras que la masa crece, pondremos en el vaso del Tmx el chocolate blanco, la peladura de la naranja, las nueces y los arándanos. Programar 10 seg. a vel. 5 , si no está bien troceado repetir, pero tener en cuenta que no queremos moler, sino trocear) Sacar a un bol y reservar.

Sin lavar el vaso, poner la harina, la levadura, el azúcar, los huevos y las yemas, la leche, la sal y el brandy. Mezclar 10 seg. vel. 4

Añadir el pre-fermento reservado y programar 3 min. amasado y mientras, vamos añadiendo poco a poco por el bocal la mantequilla cortada en trozos.

Dejar reposar la masa dentro del vaso hasta que suba y salga por el bocal del Thermomix, y cuando lo haga, empujar con la espátula la masa hacia abajo y programar otro amasado de 1 minuto.

Sacar la masa del vaso y añadir los trozos de nueces y chocolate que teníamos reservados, amasar ligeramente hasta que se integren.

Dividir la masa en tres partes de aproximadamente 600 gr. cada una, amasar formando una bola y metiendo siempre los dobleces hacia abajo, dejando la parte lisa mirando hacia arriba.

Meter las bolas en los moldes de papel de panetone y dejar que fermenten hasta que asomen por encima del papel ligeramente, pintar la superficie con el huevo batido.

Meter en el horno 15 a 20 minutos a 200º  hasta que se dore la superficie un poco.

Una vez horneados, hay que dejarlos enfriar sobre una rejilla o bien con un sistema algo inusual (con dos palillos de brocheta, se pincha el molde por la parte de abajo cruzando los palillos), con lo cual tenemos cuatro puntos de apoyo para colgar el pan boca abajo y así se queda una miga más tierna y no se apelmaza de su propio peso.


Preparar en primer lugar el pre-fermento, para ello, pondremos en un bol la harina, el agua y la levadura, mezclar un poco y dejar que repose hasta que doble su volumen (el tiempo que tarde en levar, dependerá de la temperatura ambiente, a mas calor, más rápido)

Mientras que la masa crece, pondremos en una picadora chocolate blanco, la peladura de la naranja, las nueces y los arándanos. Trocear sin llegar a triturar.  Sacar a un bol y reservar.

Poner en un bol grande: la harina, la levadura, el azúcar, los huevos y las yemas, la leche, la sal y el brandy. Mezclar con una espátula de panadería o con las manos.

Añadir el pre-fermento y la mantequilla y seguir mezclando hasta que la masa esté homogénea y bien mezclada. Dejar reposar en el bol tapado con un paño hasta que doble su volumen aproximadamente.

Sacar de nuevo la masa a la mesa de trabajo y desgasificar mientras que vamos añadiendo la mezcla de chocolate y frutos secos que tenemos reservada.

Dividir la masa en tres partes de aproximadamente 600 gr. cada una, amasar formando una bola y metiendo siempre los dobleces hacia abajo, dejando la parte lisa mirando hacia arriba.

Meter las bolas en los moldes de papel de panetone y dejar que fermenten hasta que la masa asome por encima del papel ligeramente, pintar la superficie con el huevo batido.

Meter en el horno 15 a 20 minutos a 200º  hasta que se dore la superficie un poco.

Una vez horneados, hay que dejarlos enfriar sobre una rejilla o bien con un sistema algo inusual (con dos palillos de brocheta, se pincha el molde por la parte de abajo cruzando los palillos), con lo cual tenemos cuatro puntos de apoyo para colgar el pan boca abajo y así se queda una miga más tierna y no se apelmaza de su propio peso.

CARBONNADES FLAMANDES (GUISO TÍPICO DE BÉLGICA)




Hay un dicho que reza "Dónde fueres, haz lo que vieres" y yo lo llevo a rajatabla en el tema culinario cuando viajo, me encanta  probar la comida típica del lugar, si es posible alejándome de las zonas turísticas y buscando sitios más apartados, aunque luego me cueste más la comunicación con los camareros, jeje

Este año viajé a Bélgica, a su capital Bruselas y a Gante y Brujas, dos de las ciudades más bonitas que he visitado.

En Gante, nos alejamos del centro buscando un sitio menos transitado dónde comer las comidas típicas, y dimos con un restaurante muy pintoresco, una mezcla entre cutre y moderno, que nos encantó desde el primero momento, cuando abrimos la carta, la cosa nos gustó aún más, ya que tenía una buena variedad de platos, entre ellos, algunos que yo había querido probar de la gastronomía belga, uno de ellos, éste del que traigo la receta, a mí me encantó y espero que a vosotros también si lo hacéis, la receta es fruto de dar mil vueltas por internet y por mis libros de cocina, hasta encontrar la mejor y mas rica.

Además!!! La receta la he hecho a mano de forma tradicional y en Thermomix, para no tener que mirar el guiso durante la cocción ni remover, que para eso ya está el Tmx.



Para el guiso de carne

1 kg de ternera magra en dados
1/2 litro de cerveza negra o tostada 
1 rebanada de pan de semillas
1 cucharada de mostaza
1 bouquet garni (laurel, tomillo, ajedrea, perejil)
1 cucharada de vinagre de vino blanco
3 cebollas tiernas
50 gr. de mantequilla 
1 cucharada de vobril 
sal y pimienta molida
opcional :una cucharadita de azúcar 

Para el puré de patata

1 kg. de patatas harinosas
400 gr. de leche
sal y nuez moscada
30 gr. de mantequilla

Para acompañar como guarnición

un puñado de espárragos tiernos
cebolla tierna
sésamo negro para decorar




Calentar la mantequilla en una cazuela y cuando esté caliente , añadir la carne salpimentada, dorar todos los trozos y cuando estén dorados, ir retirando la carne (dejando la grasa en la cazuela) a un bol y reservar.

Mientras que la carne se hace, poner la cebolla en trozos en el Thermomix, programar 4 seg. a vel. 5 para picarla.

Cuando la carne esté dorada, sacarla a un bol escurriendo los jugos y dejando éstos en la cazuela y añadir ahí la cebolla picada, sofreír a fuego bajo hasta que esté blanda y transparente.

Añadir la cebolla con sus jugos al vaso del Thermomix, la carne reservada con los jugos que ha soltado, añadir la cerveza, el vinagre, el pan desmigado, la mostaza, las especias y el vobril.

Cocinar la carne programando 40 min. a 100 º y velocidad cuchara, cuando termine el tiempo programado, comprobar si la carne está tierna, si no estuviese lista, comprobar que tiene salsa suficiente y programar 10 min. mas de cocción a la misma velocidad y temperatura. (rectificar la acidez de la salsa si lo queréis con una cucharadita de azúcar)

Si la salsa está muy líquida y queréis reducir, los últimos 10 minutos de cocción, no se pone el cubilete, se pone el cestillo encima para facilitar la evaporación del líquido y que la salsa quede más densa.

Para preparar el puré, pondremos la mariposa en el vaso y añadiremos las patatas troceadas en el vaso del Thermomix, añadiremos la leche y un poco de sal, programar 30 min. 95º vel. cuchara y giro a la izquierda.

Una vez terminado el tiempo, comprobar que las patatas están tiernas, si no fuera así, ponemos unos minutos más de cocción, sacar la mariposa de su sitio, añadir la mantequilla, rectificar de sal y poner nuez moscada a nuestro gusto, programar para triturar el puré 30 seg. velocidad 6.

En una cazuela, saltear la cebolla y los espárragos en unas gotas de mantequilla o aceite de oliva.

Servir los platos poniendo una base de puré de patata, un poco de guiso en un lado o en el centro con su salsa y un poco del salteado de verdura, yo lo he terminado poniendo un poco de sal negra en escamas y sésamo negro y por supuesto, acompañar con una cerveza negra o dorada bien fría.


Calentar la mantequilla en una cazuela y cuando esté caliente , añadir la carne salpimentada, dorar todos los trozos y cuando estén dorados, ir retirando la carne (dejando la grasa en la cazuela) a un bol y reservar.

Mientras se hace la carne, troceamos finamente la cebolla, una vez que retiremos toda la carne, añadir la cebolla y un poco de sal a la cazuela para que se haga en la grasa que ha soltado la carne, cocinar a fuego bajo y cuando la cebolla esté transparente, añadir la cerveza, el vinagre, el pan desmigado, la mostaza, las especias, el vobril y dejar que hierva, cuando llegue a hervor, añadir la carne reservada y los jugos que ha soltado.

Cocinar la carne a fuego bajo durante aproximadamente una hora, hasta que la salsa esté cremosa y la carne tierna.

Preparar un puré de patatas, para ello, poner una cazuela con las patatas cortadas por la mitad y cubiertas por la leche (añadir 100 ml. de agua aparte de los 400 de leche que indican los ingredientes, ya que en la olla se evapora más que en el tmx) añadir un poco de sal y cocinar a fuego bajo y tapadas hasta que estén tiernas, reservar el líquido para ir añadiendo al puré y dejarlo con la humedad que nos guste.

Triturar con una batidora añadiendo la mantequilla en trozos a la patata caliente y un poco del líquido de cocción hasta obtener la densidad que nos guste, rectificar de sal y poner nuez moscada al gusto.

En una cazuela, saltear la cebolla y los espárragos en unas gotas de mantequilla o aceite de oliva.

Servir los platos poniendo una base de puré de patata, un poco de guiso en un lado o en el centro con su salsa y un poco del salteado de verdura, yo lo he terminado poniendo un poco de sal negra en escamas y sésamo negro y por supuesto, acompañar con una cerveza negra o dorada bien fría.

BOLLITOS DE PAN DE LECHE CON CHOCOLATE






La mejor merienda sin duda es una fruta en su punto justo de maduración, una naranja en su tiempo, un plátano con sus motas oscuras, una mandarina aromática y jugosa, hay tantas frutas y tan ricas en el mercado!!, pero de vez en cuando....no me digáis que no os apetece un extra, un dulce, algo pecaminoso!!! jejeje

Pues hoy os traigo un pecado, que para mí, no es tan pecado, pues es mucho mas natural que cualquier pecado industrial y además, podemos controlar la cantidad de azúcar que usamos, que aunque es poca, se podría reducir.

Me salieron ocho bollos y un pan de molde hermoso, ideal para merienda o desayuno.


Para la masa de pan de leche

300 gr. de leche 
50 gr. de aceite de oliva (sabor suave)
100 gr. de azúcar
15 gr. de levadura fresca
1 huevo grande
500 gr. de harina de fuerza
una cucharada de vinagre común

Salsa de chocolate para la cobertura

120 gr. de nata de montar
120 gr. de chocolate postres
30 gr. de manequilla
fideos de chocolate para decorar



Poner en el vaso del Thermomix la leche, el aceite y el azúcar. Calentar 1 min. a 37º y velocidad 2.

Abrir el vaso, incorporar la levadura y el huevo , programar para mezclar 5 seg. a vel. 4

Añadir la harina y el vinagre, y programar un amasado de 5 minutos.

Dejar la masa dentro del vaso a temperatura agradable hasta que leve y llegue a la tapa del vaso.

Sacar a una mesa y formar los bollitos.

Poner los bollitos en una bandeja de horno forrada de papel de hornear, separados entre sí, porque tienen que tener espacio para crecer, tapar con un paño y dejar levar hasta que doblen aproximadamente el volumen que tenían.

Calentar el horno a 200º.

Cuando los bollos estén gorditos y la temperatura del horno en su punto, meter la bandeja en el horno y dejar unos 10 a 15 minutos.

Dejar enfriar y mientras preparar la salsa de chocolate de cobertura.

Preparación de la cobertura de chocolate

Poner en el vaso del Thermomix la nata y calentar 2 minutos a 90º y velocidad 1

Añadir el chocolate en trozos y mezclar 2 min a velocidad 2 para que se disuelva, por último añadir la mantequilla en trozos y mezclar 30 seg. a vel. 2

Dejar que se enfríe un poco antes de verterlo sobre los bollos.

Poner los bollitos en una rejilla y poner por encima el chocolate fundido, dejando que chorree por los bordes.

Poner los fideos de chocolate inmediatamente después para que se peguen al chocolate.



Poner en un bol la leche, el aceite y el azúcar, mezclar bien con unas varillas y dejar que se atempere a 37º, si hace mucho frío, se puede poner el bol en el baño maría unos minutos para que coja un poco de temperatura, pero no hay que calentar, solo atemperar, es decir, podemos tocar el líquido sin quemarnos, ya que si lo calentamos en exceso, la levadura que le vamos a poner no haría su efecto.

Incorporar la levadura y el huevo, mezclar y seguir añadiendo la harina y el vinagre, seguimos mezclando ya con la mano, pues la masa empezará a estar dura, amasar hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados en la masa.

Dejar fermentar la bola en el bol, cubrir con un paño de cocina y poner en un sitio templado para que la masa leve y crezca.

Una vez que la masa ha crecido, sacar a la mesa y formar los bollitos.

Poner los bollitos en una bandeja de horno forrada de papel de hornear, separados entre sí, porque tienen que tener espacio para crecer, tapar con un paño y dejar levar hasta que doblen aproximadamente el volumen que tenían.

Calentar el horno a 200º.

Cuando los bollos estén gorditos y la temperatura del horno en su punto, meter la bandeja en el horno y dejar unos 10 a 15 minutos.

Dejar enfriar y mientras preparar la salsa de chocolate de cobertura.

Preparación de la cobertura de chocolate

Poner en un cazo agua hasta la mitad, poner un cuenco dentro del cazo para hacer baño maría, poner dentro del bol la nata, el chocolate en trozos y fundir removiendo poco a poco hasta que estén completamente integrados, y por último añadir la mantequilla y remover hasta que se funda y la mezcla esté brillante.

Poner los bollitos en una rejilla y poner por encima el chocolate fundido, dejando que chorree por los bordes.

Poner los fideos de chocolate inmediatamente después para que se peguen al chocolate.





MERMELADA DE PIMIENTO PICANTE




Como cada año, elaboro mis botes de mermelada de pimiento, chutney de pimiento y mermelada de pimiento picante, son tres clásicos en mi casa que no fallan, suelen sorprender bastante a mis invitados o utilizo para regalar cuando me invitan a comer.

La mermelada de pimiento, está muy rica ya sea con pimiento picante o tipo chutney, tanto si la tomamos sobre una rebanada de pan como si la utilizamos como acompañante de quesos y carnes a la brasa, a mí especialmente me gusta acompañarla de quesos fuertes o con queso de cabra, hace un contraste maravilloso.

Como veis en la foto, hay pimientos grandes (variedad california) y los pequeños pimientos picantes, la mermelada está hecha con una proporción mayor de pimiento normal y una pequeña cantidad de picante, para que sea armónica y se pueda tomar sin miedo, de todas formas, esa proporción, los más valientes, la podéis cambiar para que tenga más picante o menos.

Yo he visto siempre muchas recetas de mermelada de pimiento, casi siempre, la receta la hacen con pimiento fresco y con piel, yo sin embargo, utilizo pimientos asados y sin piel, con lo que la mermelada es de una textura elegante y suave, no queda pegajosa ni con pieles, y no se apelmaza en su conservación, por lo que dura bastante si cerramos los botes adecuadamente.





1 kg. de pimiento california rojo o amarillo para asar
(quedará aproximadamente 500 gr. de pimiento rojo o amarillo asado )
4 pimientos picantes frescos (sin pedúnculo ni semillas)
500 gr. de azúcar
el zumo de un limón

Se pueden utilizar también pimientos verdes, pero éstos son verdes porque aún no están maduros, y su grado natural de azúcar es mucho menor que cuando se ponen rojos.

Para ver un reportaje sobre pimientos y cómo los aso pinchar aqui




Triturar los pimientos asados y limpios de sus pieles y semillas, los pimientos picantes limpios y en trozos con un procesador o  batidora hasta que nos queden trozos gordos, poner pimientos y jugos en una olla con el azúcar y el zumo del limón, y cocer a fuego medio hasta que el azúcar esté caramelizado y la mermelada se despegue de las paredes.

Hay que vigilar para que no se pegue, porque al estar el pimiento asado no tardará mucho en hacerse, de 20 a 30 minutos, dependiendo de los jugos que tenga el pimiento y la potencia del fuego.




Poner los pimientos asados en el vaso, añadir los pimientos picantes en trozos grandes  y picar a vel. 3 durante 5 seg.

Poner en el vaso el azúcar y el jugo del limón y programar 30 min. temperatura 100º vel. 1 sin cubilete, poniendo el cestillo para que evapore el líquido.




***La proporción de pimiento picante que yo he puesto es apropiada según mis gustos y el tipo de pimiento picante que yo uso, si no te atreves mucho, pon algo menos de picante.

***Mucho cuidado al limpiar y trocear los pimientos picantes, si por descuido no nos lavamos las manos bien y tocamos los ojos o la boca, tendremos un problemilla, jejej

***Hay que esterilizar los botes que vamos a utilizar, para ello, poner una olla con abundante agua y llevarla a ebullición, introducir los botes y las tapaderas y manener en el agua durante 20 minutos.

Sacar con unas pinzas con mucho cuidado y dejar secar mientras se hace la mermelada.

***Una vez lista la mermelada, ponemos un colador de boca ancha en el bote y añadimos la mermelada, (cuidamos de que la rosca del bote no se manche de mermelada, pues ésta luego se pegaría y sería difícil abrir el bote), tapamos inmediatamente y terminamos con la mermelada preparada.

***Poner de nuevo la olla a que hierva el agua que contiene y volvemos a meter los bote ya llenos y bien cerrados, dejaremos cocer unos 30 min. 

***Con ésta cantidad de pimiento salen unos tres botes aproximadamente, según el tamaño.

-