CORDERO CON COUS-COUS Y LIMONES ENCURTIDOS




800 gr de cordero en trozos
6 ajos pelados (unos 40 a 50 gr.)
3 ramitas de perejil fresco
un tallito de hierbabuena
50 gr. de aceite de oliva 
una cucharadita de sal
una pizca de pimienta molida
100 gr. de vino blanco o caldo de verduras
2 trozos de limón encurtido (receta de Limones encurtidos aqui)
un puñado de almendras fritas y troceadas a grosso modo
***opcional (un puñado de pasas)



Para el cous-cous
150 gr. de cous-cous de grano medio
100 gr. de agua
10 gr. de aceite de oliva
sal


Poner el cordero en un bol

Poner en el vaso del thermomix los ajos y el perejil y trocear 4 seg. a velocidad 7, añadir 10 gr. de aceite, remover con la espátula para recoger la picada y verter sobre el cordero, añadir un poco de sal y pimienta molida. Dejar reposar un rato dentro del frigorífico.

Añadir al vaso 40 gr. de aceite y programar para calentar 3 min. a 120º vel. 1

Poner dentro del recipiente varoma un molde de silicona o metálico, añadir 150 gr. de cous-cous  el agua y un chorrito de aceite y sal.

Incorporar los trozos de cordero con su picada, programar 25 min. a 100º velocidad cuchara giro a la izquierda, cuando finalice el tiempo, añadir el vino o el caldo. Programar para cocer, 10 min. varoma y velocidad cuchara y giro a la izquierda

Colocar el recipiente varoma con el molde dentro y el cous-cous y tapar.

Cuando finalice el tiempo programado, retirar el recipiente varoma y por el bocal, añadir las almendras y el limón encurtido en trozos y programar 3 min. a 100º vel. cuchara giro izquierda

Servir una cama de cous-cous con los trocitos de cordero por encima y añadir un tallito de hierbabuena picado por encima.


Picar finamente los ajos y el perejil hasta que estén muy pequeñitos, añadirle aceite, sal y pimienta molida, remover y reservar un rato en el frigorífico.

En una cacerola ponemos dos o tres cucharadas de aceite de oliva, añadir la carne picada y sofreír hasta dorar por todos los lados, bajar el calor y dejar que se haga en sus propios jugos unos minutos, añadir el vino o caldo y dejar unos 10 min. que se cocine, por último, añadir las almendra y los limones encurtidos y cocinar todo junto durante unos minutos a bueno bajo-medio.

En otra cacerola poner el cous-cous, cubrir con el agua, poner el aceite y la sal y cocinar por unos minutos hasta que el agua se consuma.



Los limones encurtidos se usan en la cocina marroquí, van estupendamente para los platos de pollo y cordero, es una manera de conservar los limones, pero a la vez un descubrimiento culinario que le da a los platos un sabor muy particular y delicioso.






BIZCOCHO DE COCO






En mi infancia nunca faltaron los bizcochos para las fechas señaladas, siempre se hacían en una olla redonda metálica que se ponía al fuego, no teníamos horno, por lo que en mi casa apenas se hacía nada de repostería que necesitara horno.

En mi infancia los bizcochos siempre eran "sabor bizcocho" jejeje, el único aromatizante que estaba al alcance de cualquier casa era la canela, el limón y poco más...pero si recuerdo que se hacían dulces con coco, pero nunca lo probé como parte de la masa del bizcocho y a decir la verdad, no me gustaba demasiado, jejej, pues en éste bizcocho ha triunfado, resulta un bizcocho jugoso y muy sabroso, además la cobertura de nata le va maravillosa, es el contraste y acompañamiento ideal.


Para el bizcocho

100 gr. de coco rallado
una cucharadita de levadura química
un pellizco de sal
4 huevos
100 gr. de azúcar
un yogur sabor a coco
100 gr. de aceite de girasol o mantequilla fundida
150 gr. de harina de repostería

Para la decoración

200 ml. de nata para montar
200 de queso crema (tipo philadelphia)
140 gr. de azúcar 
una peladura de limón (solo lo blanco)
pistachos picados o cualquier otro fruto seco al gusto


Preparación del bizcocho

Precalentar el horno a 180º
Pondremos en el vaso del thermomix el azúcar y el coco, programaremos 20 seg. a velocidad 10 para pulverizar los ingredientes y queden molidos finamente.
Añadir la harina, la levadura y la sal, mezclamos unos 5 segundos a velocidad 6. Sacar a un bol grande y reservar.
Poner en el vaso del thermomix los huevos, el aceite y el yogur. Batir 10 seg. a velocidad 6
Añadir la mezcla que tenemos reservada y batir de nuevo 10 seg. a velocidad 6
Volcar la mezcla del bizcocho batido en un molde mediano untado con mantequilla o forrado con papel de horno.
Hornear unos 35 minutos a 180º.
Dejar que se enfríe y desmoldar.

Mientras que se cocina el bizcocho prepararemos la cobertura

Preparación de la cobertura de nata al limón

Poner en el vaso del thermomix los 140 gr. de azúcar y la peladura de limón, pulverizar 20 seg. a velocidad 10 
Añadimos la nata y el queso crema, ponemos la mariposa en las cuchillas y montamos a velocidad 3 y medio hasta que la mezcla se ponga densa.
Ponemos la mezcla de nata en una manga pastelera con una boquilla y aplicamos sobre el bizcocho cuando ya esté frío. Decoramos con pistachos picados o con cualquier otro fruto seco a nuestro gusto.


Precalentar el horno a 180 º

Moler el azúcar y el coco con un procesador hasta que queden finamente picados como un polvito. Añadir al bol la harina, la levadura y la sal y mezclar bien.

En otro bol, batimos con una varilla los huevos, el aceite y el yogur. 

Añadir la mezcla de harina al bol y mezclar bien hasta que esté homogéneo. Verter en el molde elegido forrado con papel de horno o pintado con mantequilla o aceite.

Hornear unos 35 minutos a 180º no es necesario que se dore. Sacar del horno y dejar enfriar antes de desmoldar.

Una vez frío prepararemos la cobertura para la decoración que complementa el sabor del coco, para ello, montaremos la nata y la crema de queso con el azúcar mezclado con peladura de limón finamente picadas. Ponemos en una manga pastelera y aplicamos sobre la parte superior del bizcocho, y por último decoramos con frutos secos o con frutas.

PIZZA DE PESTO CON SALMÓN AHUMADO Y RUCULA




En casa nos gustan mucho las pizzas, a veces las compro comerciales para que mis hijos no se molesten en hacer nada, por aquello de la prisa y de no untar la cocina, sobre todo cuando voy a estar fuera y ellos se tienen que hacer la comida, son un "comodín" rápido, pero entre nosotros.....(que malas están)!!! he probado diferentes marcas y no hay color con una pizza casera....

De vez en cuando preparo pizza casera, suelo hacer dos masas y cada una de una variedad, es que da igual que les ponga!!!! es que caseras están mas ricas.....

Esta vez con pescado, salmón ahumado que tiene personalidad y complementa perfectamente con los demás ingredientes....para chuparse los dedos.....literalmente!!!! jejejej





Para la masa de pizza

30 gr. de aceite de oliva
220 gr. de agua 
10 gr. de levadura fresca
400 gr. de harina de fuerza
una cucharadita de sal
una cucharadita de azúcar

Para aderezar la pizza

100 gr. de salmón ahumado
una bolita de queso mozzarella
un puñado de aceitunas negras
tres cucharadas de salsa pesto (yo he usado comercial fresca)****
un puñado de rúcula fresca

Para los tomates confitados

un puñado de tomates cherry 
100 gr. de aceite de oliva virgen extra
un tallo de romero
un tallo de tomillo
un diente de ajo pelado
un poco de sal


Para hacer la masa de la pizza

Con éstas cantidades salen dos pizzas redondas o una que cubre toda la bandeja de horno

Ponemos en el vaso del thermomix el agua, el azúcar y la levadura prensada. Mezclamos a velocidad 6 unos 3 o 4 segundos.
Añadir el aceite, la harina y la sal.
Programar 2 minutos en Amasar.

Una vez hecha la masa la sacamos a un bol untado con aceite de oliva para que no se pegue y la dejamos fermentar en un sitio cálido, tapada con un paño para que fermente. También se puede dejar en el vaso del thermomix si no vamos a usarlo.

Mientras que la masa de la pizza fermenta, confitaremos los tomates cherry, para ello ponemos un poco de aceite de oliva en una sartén pequeña y profunda o cacerola, ponemos los tomates dentro, le ponemos la sal y la ramita de romero y cocinamos a fuego bajo hasta que empiecen a ablandarse los tomates. Sacamos del fuego y los dejamos enfriar en el aceite.

Una vez que la masa haya fermentado y esté elástica, la estiramos sobre una bandeja de horno a la que pondremos un poco de harina en la base para facilitar el trabajo o bien, la estiramos sobre un tapete de plástico que hay especialmente diseñado para esto o sobre papel de horno.

Untamos la base de pizza con la salsa pesto, ***(podéis probar también con pesto casero muy original de hojas de zanahoria pinchando aquí  ) ponemos las rodajas de queso distribuidas por la pizza, ponemos el salmón, los tomatitos y las aceitunas y metemos la pizza en el horno caliente a 200 grados hasta que se doren los bordes.

Sacamos la pizza del horno y ponemos la rúcula por encima justo antes de servir.


Ponemos los ingredientes líquidos de la masa en un bol y mezclamos bien hasta que se disuelva la levadura, añadimos la harina y la sal y mezclamos amasando hasta que obtengamos una masa homogénea.

Dejamos la masa fermentar en el bol tapado con un paño, en un sitio cálido para que fermente mejor.

Mientras que la masa de la pizza fermenta, confitaremos los tomates cherry, para ello ponemos un poco de aceite de oliva en una sartén pequeña y profunda o cacerola, ponemos los tomates dentro, le ponemos la sal y la ramita de romero y cocinamos a fuego bajo hasta que empiecen a ablandarse los tomates. Sacamos del fuego y los dejamos enfriar en el aceite.

Una vez que la masa haya fermentado y esté elástica, la estiramos sobre una bandeja de horno a la que pondremos un poco de harina en la base para facilitar el trabajo o bien, la estiramos sobre un tapete de plástico que hay especialmente diseñado para ésto o sobre papel de horno.

Untamos la base de pizza con la salsa pesto, ponemos las rodajas de queso distribuidas por la pizza, ponemos el salmón, los tomatitos y las aceitunas y metemos la pizza en el horno caliente a 200 grados hasta que se doren los bordes.

Sacamos la pizza del horno y ponemos la rúcula por encima justo antes de servir.




TARTA DE QUESO SALADA CON MERMELADA DE PIMIENTO AMARILLO




Como ya sabéis cultivo pimientos amarillos, hago muchas recetas con ellos y me encanta usarlos, ya que son muy dulzones y muy llamativos en la cocina.

Hace unos días hice una tarta de queso dulce para la cual compre un bote de dos kilos de queso.....(si de dos kilos) soy así de bruta, pero nos encantan las tartas de queso y siempre las hago de un kilo de queso (ahí para que no falte, jejeje) así que me sobraba bastante queso y quería usarlo para eliminar de mi frigorífico ese enorme envase que me lo ocupaba todo, busqué recetas en la aplicación de Thermomix que suele ser una de mis fuentes de inspiración y encontré ésta tarta, aunque la que os pongo aquí lleva algunas modificaciones que le hice yo para hacerla totalmente a mi gusto.



200 gr. de galletas saladas (crakers)
100 gr. de mantequilla fundida
150 gr. de queso cheddar naranja en trozos
300 gr. de queso tipo Philadelphia
2 huevos
un pellizco de sal y otro de pimienta negra molida

Para decorar 

150 gr. de mermelada de pimiento amarillo
un puñado de tomatitos 
unas galletas crakers
semillas de sésamo


Precalentar el horno a 180º 
Forrar  un molde de unos 20 centímetros con papel de horno 

Trocear las galletas hasta que estén finas con un procesador de alimentos.

Añadir la mantequilla fundida y mezclar ayudándonos de un tenedor.

Echar la mezcla en el molde y distribuir por la base del molde y la base de las paredes, meter en el congelador para que se compacte o en el frigorífico un ratito hasta que endurezca.

Rallar el queso con un procesador hasta que esté bien triturado, añadimos el queso cremoso blando, los huevos batidos, la pimienta y la sal. Seguimos removiendo la mezcla hasta que esté homogénea y cremosa.

Verter sobre la base de galleta en el molde que tenemos reservado.

Meter en el horno durante 25 a 30 minutos.

Sacar del horno y dejar que se enfríe para que se compacte y retirarle el molde con más facilidad.

Cubrir con la mermelada de pimiento amarillo, con los tomatitos y los tallos de zanahoria o perejil y los adornos comestibles que se os ocurran (frutos secos, tomates secos)


Precalentar el horno a 180º 
Forrar  un molde de unos 20 centímetros con papel de horno 

Poner en el vaso del thermomix las galletas y triturar 15 segundos a velocidad 10 (o función Triturar en Tm 6)
Añadir la mantequilla fundida y mezcle 15 seg. a velocidad 3
Echar la mezcla en el molde y distribuir por la base del molde y la base de las paredes, meter en el congelador para que se compacte o en el frigorífico un ratito hasta que endurezca.

Sin lavar el thermomix, ponemos el queso en trozos y rallamos 10 segundos en velocidad 7
Añadir el queso cremoso, los huevos, la pimienta y la sal. Mezclar 15 segundos a velocidad 3

Verter sobre la base de galleta en el molde que tenemos reservado.

Meter en el horno durante 25 a 30 minutos.

Sacar del horno y dejar que se enfríe para que se compacte y retirarle el molde con más facilidad.

Cubrir con la mermelada de pimiento amarillo, con los tomatitos y los tallos de zanahoria o perejil y los adornos comestibles que se os ocurran (frutos secos, tomates secos) 



BERENJENAS SALTEADAS CON SALSA HOISIN CASERA





En Almería, mi tierra hay buen clima y muchas horas de sol, es un lugar ideal para cultivar berenjenas, éste fruto nace de  plantas de gran porte, con tallos espinosos y grandes flores, el resultado es una baya que está compuesta mayormente por agua en su interior, una carne porosa y jugosa que resulta muy ligera y tiene muy pocas calorías.

Las plantas de las berenjenas son un espectáculo cuando están en su mayor momento de producción, planta enorme y de hojas grandes y espinosas, a la que se le ponen tutores para que se asolanen las flores y los frutos y que no toquen el suelo, así es más fácil su recolección y no se estropea la piel de las berenjenas por el contacto con el suelo, garantizando el buen tamaño de los frutos y la calidad.

Para éste receta he usado la berenjena rallada, ésta es un poco más pequeña que la de piel oscura, su carne es más blanca y prieta y apenas tiene semillas en su interior, la he pedido a  una empresa de Almería que comercializa y exporta el genero de sus productores y además tiene comercio inmediato a los cliente a través de su tienda online que se llama La despensa de Eurosol , que me la sirvió super rápido, muy buen servicio y  un espectacular surtido de las mejores verduras de Almería, además con la garantía de que en ésta empresa,  fueron los primeros de España en tener la certificación Aenor de producción integrada, un plus de calidad y desarrollo sostenible.

 Al hacer el pedido ya aproveche para probar un buen elenco de los productos que comercializan, que frescura!!! que calidad!!! los calabacines tienen sus pelitos intactos, los pimientos huelen y las berenjenas "chirrían" jajajaja, la verdura fresca cuando se roza entre ella, hace un sonido muy especial, cuando la verdura es fresca, su calidad es excepcional, ya lo comprobaréis; yo he disfrutado de lo lindo de mis tomatitos cherry super frescos y sabrosos, los mini pepinos uhmmmm!!! y de éstas berenjenas que están deliciosas.



2 berenjenas rayadas 
1 pimiento rojo tierno
1 cebolla grande muy tierna
un tallito pequeño de jenjibre fresco
2 cucharadas de aceite de sabor neutro(girasol o sésamo)
sal
cilantro fresco 

Para hacer la salsa hoisin

1 diente de ajo 
2 cucharadas de mantequilla de cacahuete (mejor si tiene trocitos)
6 cucharadas de salsa de soja
2 cucharadas de mirín (vinagre de arroz)
2 cucharadas de aceite de sésamo
2 cucharadas de salsa perrins
2 cucharadas de miel o sirope de ágave
1 cucharada de miso

Para el arroz jazmín

200 gr. de arroz jazmin (arroz largo muy aromático)


Cortamos las berenjenas en tiras de medio centímetro, dejando la piel o pelada, como más os guste, ponemos los trozos en un bol cubiertos con agua con sal durante el tiempo que usemos para preparar el resto de la receta.

 Elaboramos la salsa miso con la que vamos a condimentar el plato, para ello, mezclamos con un procesador todos los ingredientes hasta obtener una pasta cremosa y untuosa.

Por otro lado, enjuagamos el arroz en el grifo y lo ponemos a cocer con un poco de sal, el doble de agua que de arroz, durante unos 14 minutos a fuego medio.

Mientras que se cocina el arroz, en una cacerola grande, ponemos un chorrito de aceite suave, solo mojar la base, podemos usar aceite de girasol o de sésamo.

Añadimos la cebolla en tiras grandes, el pimiento en tiras, unos trocitos de jenjibre y salteamos durante unos minutos, mientras que se saltea, sacamos y escurrimos las berenjenas quitándoles la humedad con un paño o papel de cocina, añadimos a la cacerola y salteamos junto con las verduras, añadiendo un poco de sal y tapando con una tapadera para que las verduras suden y se ablanden.

Cuando las rodajas de berenjena y el resto de verduras estén blandas, añadimos la salsa hoisin y removemos con cuidado para que se integre la salsa con las verduras y cocinamos unos minutos más.

Servimos una ración de arroz jazmín, encima ponemos una porción de berenjenas y terminamos el plato con un poco de cilantro fresco picado a grosso modo.




PESTO DE HOJAS DE ZANAHORIA (CON THERMOMIX Y TRADICIONAL)




Hoy os ofrezco un aperitivo muy original y bastante curioso, hasta ahora yo nunca había cocinado las hojas de las zanahorias, las solía tirar (desde que tengo gallinas camperas se lo daba a ellas) pero he comprobado que tienen sabor a zanahoria, por lo que pueden tener bastantes utilidades en la cocina, en revueltos, en cocidos, como aderezo de ensaladas, la verdad es que no se me había ocurrido usarlas hasta que llegó a mis manos ésta receta que encontré en una antigua revista de cocina.

Yo en ésta ocasión he usado el pesto en crema, para untar sobre tostadas de pan, que sorprendieron a mis invitados, sobre todo porque en ningún momento les dije que llevaba y les encantó descubrirlo, pero si lo vais a usar para aderezar pasta, es posible que necesitéis que esté más líquido, cosa que se soluciona añadiendo un poco más de aceite o añadiendo dos o tres cucharaditas de agua de cocción de la pasta, el agua al estar caliente disolverá un poco el pesto y lo hará más cremoso.


Si la salsa se quedara muy líquida, se puede espesar usando mas frutos secos o un poco de queso rallado.
El queso le aporta sal, pero hay que probarlo por si hay que añadir un poco más y si os gusta, podéis poner un poco de pimienta molida e incluso un poco de tabasco para darle un toque picante.



Un manojo de hojas de zanahorias (muy) frescas 
1 ó 2 dientes de ajo
100 gr. de almendras o piñones (crudos o ligeramente tostados)
125 gr. de queso parmesano o granna padano
150 gr. (aproximadamente) de aceite de oliva virgen extra
un poco de sal 
pimienta (opcional)


En primer lugar con el vaso seco pulverizamos el queso si lo tenemos en trozos, ponemos los trozos de unos dos o tres centímetros y troceamos 10 seg. /velocidad 10. Sacar y reservar en un bol.

Sin lavar el vaso, añadimos las almendras o piñones y trituramos 10 seg. /velocidad 10. Sacamos a un bol y reservamos.

Lavar muy bien los tallos de zanahoria y quitar las partes mas gruesas o que están feas, trocear a grosso modo y añadir al vaso del thermomix, añadir los ajos pelados, la mitad del aceite y triturar 15 seg. a velocidad 6, bajar con la espátula los trozos de los laterales del vaso y repetir la trituración.

Añadir al vaso la almendra molida y el queso y el resto del aceite y repetir la trituración hasta que esté cremosa.



***Si se quedara muy líquida, se puede espesar usando mas frutos secos o un poco de queso rallado.

***El queso le aporta sal, pero hay que probarlo por si hay que añadir un poco más y si os gusta, podéis poner un poco de pimienta molida e incluso un poco de tabasco para darle un toque picante.



Usar el queso rallado o rallar con un rallador el queso sobre un bol.

Trituramos muy bien las almendras con una buena batidora o procesador que la deje finamente picada.

Poner en un buen procesador las hojas de la zanahoria, los ajos y la mitad del aceite, triturar muy bien hasta que esté cremoso, añadir la almendra molida y el queso y seguir añadiendo aceite hasta que esté cremoso, rectificando de sal si es necesario.




BOMBONES DE TIRAMISÚ (CON THERMOMIX Y TRADICIONAL)









300 gr. de bizcochos de soletilla
100 gr. de almendra cruda troceada (o almendra caramelizada en trocitos)
70 gr. de café solo (frío)
1 cucharadita de café soluble
una cucharada sopera de amaretto
250 gr. de queso mascarpone
30 gr. de cacao puro en polvo
60 gr. de azúcar glacé (opcional)



Ponemos en el vaso las almendras  y troceamos 20 seg. a vel 5 a 10. Reservamos en un bol.

Ponemos en el vaso los bizcochos de soletilla y troceamos 10 seg. a vel. 5, abrimos la tapa y empujamos con la espátula hacia las cuchillas, ya que ocupa mucho volumen, repetir la trituración si quedaran muchos trozos. Volcar al bol junto a las almendras reservadas.

Sin lavar el vaso, ponemos el queso mascarpone, el azúcar glacé (opcional), el café , el café soluble, el licor amaretto y mezclamos 10 seg. velocidad 4

Añadir el bizcocho mezclado con la almendra que tenemos reservado y mezclamos 10 seg. /vel. 3

Volcar a un bol y tapar con film de plástico y reservamos en el frigorífico para que se endurezca y poder manipularlo.

Formar las bolas con las manos o con dos cucharas, rebozar con abundante cacao en polvo justo antes de servir.



Trocear las almendras con un procesador hasta que estén finas.
Poner los bizcochos de soletilla en un bol grande y trocear con las manos hasta que estén totalmente desmenuzado.

Poner en un bol el queso mascarpone, el azúcar glacé, el café, el café soluble y el licor. mezclar bien con unas varillas hasta que esté cremoso y homogéneo, añadir los bizcochos que tenemos triturados, la almendra triturada y mezclar bien hasta que esté homogéneo.

Guardar en el frigorífico en el bol tapado con plástico film de cocina y cuando esté la masa manejable, hacemos las bolitas ayudándonos con las manos o con dos cucharillas.

Rebozar las bolitas en el cacao en polvo justo antes de servir.






TURRON DE PISTACHO





Que bonito es ofrecer a nuestra familia y comensales comida casera, dulces elaborados por nuestras propias manos, que sepan que para nosotros son únicos, que les dedicamos nuestro tiempo y nuestra intención, sacando un tiempo de donde no hay para agasajarlos, sin duda, les va a encantar, no solo por la dedicación y la elaboración, sino también porque disfrutarán de una comida singular, elaborada con cariño y con paciencia.

Podemos ir a un supermercado y coger una tableta de turrón, nuestros productos navideños son de calidad y cada año llegan al mercado frescos y con los mejores ingredientes, pero.....y si en un rato, con pocos ingredientes podemos prepararlo nosotros mismos, el placer de ver lo que hemos elaborado y de compartirlo con los nuestros es inmenso, creedme que os gustará la sensación.



150 gr. de pistachos (sin piel y sin sal)
50 gr. de almendra cruda y sin piel
100 gr. de nata (de montar)
180 gr. de azúcar


Ponemos en el vaso del thermomix los pistachos y las almendras. Programar para pulverizar 15 seg./velocidad 10. Sacar a un bol y reservar.

Sin lavar el vaso, poner la nata y el azúcar, programar 10 min. varoma velocidad 2 (quitar el cubilete) pues necesitamos que evapore.

Preparar un molde de turrón (si es rígido forrar con papel de horno, mejor si es flexible, de silicona es lo más práctico para desmoldar)

Cuando termine el tiempo programado, añadir los pistachos y almendras molidos que tenemos reservados, mezclar 15 seg. /velocidad 3.

Verter en el molde preparado y dejar que se enfríe.


Moler con un procesador las almendras, los pistachos y reservar.

Poner en un cazo al fuego la nata con el azúcar, poner a calentar y cocinar unos diez minutos a fuego bajo hasta que la nata esté densa, añadir la picada y cocinar unos minutos todo junto.

En ésta receta manual, no puedo indicar tiempo, ya que depende de la nata que se use y el calor con que se evapore la misma, es posible que el turrón quede algo blando si nos quedamos cortos al cocinar la mezcla o un poco duro si nos pasamos de coccion.








BOMBONES DE PIMIENTOS RELLENO DE CREMA DE NUECES








Ya no recuerdo quién fué, pero entre mis amigos blogueros, me llamaban la "reina de los pimientos" por la cantidad de platos que preparo con ellos como protagonista, no ya como base, pues el pimiento es la base de muchísimos platos, sino como ingrediente principal y protagonista, para eso, llevo más de veinte años cultivandolos.

Los que me conocéis ya sabéis que mi pueblo se dedica básicamente a la agricultura intensiva y temprana de pimiento, casi todo de la variedad California, es un pimiento de tres o cuatro cascos, ésto es la base del pimiento tiene tres o cuatro protuberancias (que al contrario como dicen algunos memes, no tienen nada que ver si son machos o hembras) los pimientos no tienen sexo, son todos frutos precedidos de flores, todos pasan por el color verde y ya después al madurar, dependiendo de la planta, serán amarillos, rojos, naranjas e incluso hay de color morado.

En Noviembre se celebran unas jornadas dedicadas a la producción del pimiento temprano, y con ésta receta voy a participar en las jornadas, para ilustrar un poco cuantas posibilidades tenemos para el uso de ésta maravillosa verdura que aquí con el agua y el clima que tenemos es tan dulce y crujiente que bien podría ser calificada como una fruta.


un pimiento verde
un pimiento rojo
un pimiento amarillo
300 gr. de queso cremoso
150 gr. de nueces
una cucharadita de aceite de oliva
unas gotas de tabasco
semillas de sésamo
una cajita de tostas de pan 


Lavamos los pimientos bajo el chorro del grifo y los ponemos en una bandeja de horno, les ponemos un hilito de aceite de oliva y los horneados a 200 grados unos 30 min. (dependiendo del horno hay que mirar que no se quemen demasiado para que se queden con todo su color) apagar el horno y abrir un poco la puerta para bajar la temperatura. Volver a cerrar y dejar los pimientos dentro durante unos 15 min. para que se terminen de ablandar.

Sacar y dejar enfriar tapados con un paño.

Cuando estén fríos, pelar y cortar en tiras de 2 cm. de ancho aproximadamente, desde el pedúnculo a la base. Quitar la parte de arriba que está pegada al pedúnculo con una tijera para dejar una tira lo más limpia posible.

Hacer tiras con todos los pimientos y no tiramos los trozos de pimiento que van quedando, éstos nos servirán para hacer un pisto o una ensalada.

Mientras se cocinan los pimientos en el horno, tostamos en una sartén las nueces, para potenciar su sabor y hacerlas más crujientes. 

Poner las nueces en el vaso del thermomix limpio y seco y trocear 3 seg. a vel. 5, añadir la tarrina de queso crema y mezclar 4 seg. a velocidad 5.   Añadir un poco de tabasco si os gusta el toque picante.

Ponemos la crema en una manga pastelera y rellenamos los bombones con una pequeña porción de crema, cerramos sobre sí mismos y los ponemos de pie sobre una tosta de pan, decoramos con las semillas de sésamo y si os apetece, podéis añadir un poco de aceite de oliva virgen extra por encima.



Lavamos los pimientos bajo el chorro del grifo y los ponemos en una bandeja de horno, les ponemos unhilito de aceite de oliva y los horneados a 200 grados unos 30 min. (dependiendo del horno hay que mirar que no se quemen demasiado para que se queden con todo su color) apagar el horno y abrir un poco la puerta para bajar la temperatura. Volver a cerrar y dejar los pimientos dentro durante unos 15 min. para que se terminen de ablandar.

Sacar y dejar enfriar tapados con un paño.

Cuando estén fríos, pelar y cortar en tiras de 2 cm. de ancho aproximadamente, desde el pedúnculo a la base. Quitar la parte de arriba que está pegada al pedúnculo con una tijera para dejar una tira lo más limpia posible.

Hacer tiras con todos los pimientos y no tiramos los trozos de pimiento que van quedando, éstos nos servirán para hacer un pisto o una ensalada.

Mientras se cocinan los pimientos en el horno, tostamos en una sartén las nueces, para potenciar su sabor y hacerlas más crujientes. Poner en una tabla de cocina y trocear groseramente.

Poner el queso cremoso en un bol y añadir las nueces troceadas. Remover bien hasta que la crema sea homogénea y untuosa..