POLLO CON LIMÓN ENCURTIDO, COUS-COUS Y ACEITUNAS









El pollo es de esos alimentos que siempre están a mano y que gustan a todo el mundo, es una carne blandita y por lo general jugosa que se presta a muchas preparaciones, es fácil de digerir y de masticar, por lo que es apta para niños y mayores, además, se impregna muy bien de los sabores de las comidas en las que participa, algunas veces de protagonista y otras de acompañamiento.

El pollo en ésta receta es bastante protagonista, aunque esté muy bien acompañado de la guarnición de cous-cous que lo complementa, pero el verdadero protagonista en éste plato es el sabor, el toque de las especias y el limón encurtido es espectacular, una receta llena de sabor y texturas diferentes, me ha encantado!!!

Ya siempre tendré limones encurtidos para mis guisos, que buen descubrimiento, si no los conocéis, son muy fáciles de hacer, os dejo el enlace para que veáis que se hacen pronto y fácil y el sabor que les va a dar a nuestros platos, es espectacular!!!

Como hacer limones encurtidos (pincha aquí para verlo)


1/2 pollo troceado (yo he usado muslos y contramuslos )
un trocito de jenjibre fresco
1/2 cucharadita de canela molida
1/2 cucharadita de pimienta negra
1/2 cucharadita de cilantro en grano
1/2 cucharadita de cúrcuma
1/2 cucharadita de pimentón picante
75 gr. de aceitunas
1/2 limón encurtido
2 cebollas
1 ó 2 dientes de ajo
1/2 litro de caldo de pollo 
aceite de oliva 
cilantro fresco
sal
Una bolsita de cous-cous (250 gr.)
Un puñado de almendras troceadas 


Mezclar las especias en un bol con dos cucharadas de aceite de oliva y un poco de sal.

Untar los trozos de pollo con ésta mezcla y dejar macerar durante unas horas.

Poner en una cacerola baja un fondo de aceite de oliva y añadir los trozos de pollo, dorar la carne y sacar los trozos según se vayan haciendo a un bol.

Una vez frito todo el pollo, picar la cebolla y los ajos y añadir a la cazuela en el resto de aceite que haya quedado (añadir un chorrito de aceite si no ha quedado suficiente después de freír el pollo), sofreír a fuego bajo la cebolla y el ajo hasta que se ablanden.

Añadir el limón encurtido y el jenjibre picados finamente, añadir los trozos de pollo reservados y el caldo que han soltado, cubrir con el caldo y cocinar hasta que el pollo esté tierno y no quede líquido y cuando falten unos minutos, añadir las aceitunas al guiso y rectificar de sal.

Mientras que se cocina el pollo, en una cazuela aparte, cocinar el cous-cous según las indicaciones del paquete (añadir agua o caldo al gusto) y un chorrito de aceite de oliva al gusto.

Servir el pollo acompañado del cous-cous y acompañar con bastante cilantro fresco picado finamente y las almendras troceadas.

LIMONES ENCURTIDOS (HAMAD MRAQUADE)




Tenía excedente de limones y se me ocurrió dar una vuelta por internet a ver que podría hacer con ellos, normalmente hacer limonada es lo más fácil y accesible, pero quería aprovecharlos de otra manera, así que me encontré ésta manera de conservación que es típica de los países árabes del entorno mediterráneo, la usan muchísimo, sobre todo en los tajinés de carne y para los guisos de pescado, es inigualable el aroma y sabor que da a los guisos.

Los hamad mrquade se pueden usar también en recetas dulces para aromatizar brioches o cualquier tipo de bizcocho, pero aún no he probado a usarlos en mi repostería.

La receta la encontré en www.cocinamarroqui.blogspot.com, y en Mercado Calabajío, dónde está explicado con fotos el paso a paso de como cortar los limones para introducir mejor la sal, pinchar en los nombres y os llevará a sus estupendos blogs.




1 kg. de limones ecológicos
1/2 kg. de sal gorda
1/2 litro de aceite de girasol o semillas
un par de recipientes de cristal con la boca ancha


Lavar muy bien los limones y restregar bien todo el exterior.
Quitar los extremos al limón a un centímetro del pedúnculo, poner en una tabla de cortar vertical y hacer unos cortes verticales que no lleguen a desgajar totalmente el limón.
Repetir la operación con todos los limones.
Rellenar de sal los el interior de los limones por entre los cortes que les hemos hecho.
Colocar cada limón en el bote acomodándolos y apretándolos entre si, poner tantas tandas como nos permita nuestro envase, cuando esté lleno, poner algo que pese encima de los limones para hacer prensa y que escurran su zumo. Dejar macerar durante 12 a 24 horas.
Retirar la prensa y rellenar el resto de espacio que quede en el bote con aceite hasta cubrir por completo.
Dejar reposar unas tres semanas y usar dejando siempre protegidos de la luz directa del día y cubiertos con aceite para que no se estropeen.

La sal y el aceite harán de conservantes, pero hay que procurar que estén siempre cubiertos de aceite.

TARTA DE QUESO DE LA VIÑA




La famosa tarta de la Viña llega a mi recetario, es una tarta deliciosa, cremosa y dulce.

Esta es otra tarta de queso para mi recetario, pues ya tengo unas cuantas y cual de ellas más rica!!! Tengo que confesar que me encantan las tartas de queso y que las hago siempre que tengo ocasión, a veces, no tengo un tipo de queso y lo cambio por otro, cambio las recetas y añado cosas o las quito, soy de hacer experimentos y me encanta probar los resultados, casi siempre (debo confesar) que con éxito, aunque a veces pasan cosas como las que me pasaron con ésta tarta, usé un molde demasiado pequeño y subió de manera arbitraria cogiendo un copete como de magdalena.

La receta es para un molde de 24 cm o de 26 y a mí se me ocurrió ponerla en uno de 20 cm. para que saliera más alta, pero como se puede ver, al hincharse, se salió del molde por arriba y quedó así de chula.

Es una tarta blanda por dentro, por lo que al salir del horno parece que esté cruda, al enfriarse y tener unas horas de frigorífico, se compacta y queda un corte precioso...y el sabor, mejor de un día para otro, aunque no se, si os vais a resistir!!! jejej

Aquí os dejo los enlaces a algunas de mis tartas de queso


1 kg. de queso cremoso tipo philadelphia
500 gr. de nata para montar
5 huevos
350 gr. de azúcar
30 gr. de harina de trigo o maicena (yo uso maicena)
Precalentar el horno a 200º, poner una bandeja en la parte intermedia.

Forrar la base del molde con papel de hornear, poner spray desmoldante a las paredes del molde o usar también tiras de papel de horno.

(El papel de horno también se puede usar sin recortar, mojándolo como si fuese un paño bajo el grifo, escurrimos y así mojado, se pondrá blando y podremos moldearlo a la forma del molde)

Poner en el vaso del Tmx todos los inredientes de la tarta y mezclar 30 seg. a vel. 5 a 6
Volcar la mezcla en el molde elegido y colocar éste en el centro del horno con calor arriba y abajo.
Hornear durante unos 45 a 50 minutos.

Si tu horno es muy rápido quizá a mitad de cocción admita bajar la temperatura a 180ª, si ves que se dora mucho la superficie, tapa con un trozo de papel de plata y baja la temperatura.

Al terminar la cocción, puede parecer que está crudo por el centro, pero como hay que dejar la tarta reposar y enfriar, se endurecerá algo más y quedará más firme.

Para terminarla, se puede poner por encima mermelada, le va bien cualquier sabor o una crema de nutella o de galletas lotus.

Precalentar el horno a 200º, poner una bandeja en la parte intermedia.

Forrar la base del molde con papel de hornear, poner spray desmoldante a las paredes del molde o usar también tiras de papel de horno.

(El papel de horno también se puede usar sin recortar, mojándolo como si fuese un paño bajo el grifo, escurrimos y así mojado, se pondrá blando y podremos moldearlo a la forma del molde)

Poner en el un bol grande los huevos y el azúcar, batir bien hasta que esté espumoso, añadir la nata y el queso crema y mezclar bien, añadir la harina y volver a mezclar.

Volcar la mezcla en el molde elegido y colocar éste en el centro del horno con calor arriba y abajo.
Hornear durante unos 45 a 50 minutos.

Si tu horno es muy rápido quizá a mitad de cocción admita bajar la temperatura a 180ª, si ves que se dora mucho la superficie, tapa con un trozo de papel de plata y baja la temperatura.

Al terminar la cocción, puede parecer que está crudo por el centro, pero como hay que dejar la tarta reposar y enfriar, se endurecerá algo más y quedará más firme.

Para terminarla, se puede poner por encima mermelada, le va bien cualquier sabor o una crema de nutella o de galletas lotus.




LAYER CAKE DE MOJITO



No hay nada mejor que terminar una buena jornada gastronómica con un buen pastel, yo preparé éste para llevar a casa de unos amigos, cada uno lleva un plato y yo casi siempre me apunto al postre, así tengo oportunidad de hacer tartas para poder compartirlas luego aquí, ya que en el día a día no hago ningún dulce y aprovecho éstas oportunidades para disfrutar pasteleando, jeje

Cuando queráis hacer un pastel, es muy importante planificar, un pastel no se hace en media hora y no son buenas las prisas, es mejor hacer los bizcochos con tranquilidad si es necesario el día antes o con dos días de antelación (los bizcochos se envuelven en film plástico y al frigorífico)
Cuando tenemos un ratito hacemos la cobertura, y si leéis el proceso de como lo he hecho, he hecho varias capas de nata para que se endurezca alrededor del bizcocho y por último hice la decoración.

En total no creo que tardara más de una hora en hacer el pastel, pero también tengo que decir que tengo bastante práctica y eso facilita el trabajo, pero todo es ponerse y podréis tener unos resultados estupendos, yo explico cada detalle de como se hace y espero que lo hagáis porque es delicioso, mis amigos repitieron y alabaron su su sabor y su presencia.
La receta procede del cookidoo de Thermomix, pero he hecho modificaciones 



Para el almíbar
150 gr. de azúcar
40 gr. de agua
8 o 10 tiras de peladura de lima (solo la parte verde)
75 gr. de zumo de lima
6 ramitas de menta fresca
75 gr. de ron
Para los bizcochos
6 huevos
250 gr. de azúcar(si es moreno integral mejor)
130 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
una cucharadita de esencia de vainilla
250 gr. de harina
una cucharadita de levadura química
Para la cobertura de crema a la lima
100 gr. de azúcar
8 o 10 tiras de lima
30 gr. de zumo de lima
500 gr. de nata para montar
500 gr. de queso mascarpone

Lima, arándanos y hojas de menta para decorar
He usado 5 limas para el zumo, las peladuras y la decoración

Para hacer el almíbar
Poner en el vaso del Tmx el azúcar, el agua, la piel de lima, el zumo de lima y la menta. Programar 5 min./a 100º velocidad 1
Cuando termine el tiempo programado, añadir el ron y mezclar. Verter sobre un colador para retirar la menta y recoger el almíbar en un cuenco. Reservar.
No lavamos el vaso
Encender el horno a 180º y preparar los moldes (2 moldes de 20 cm. desmontables)
Forrar la base con papel de horno  y poner spray desmoldante en todo el contorno y base.

Preparación de los bizcochos
Poner la mariposa en la cuchilla, añadir los huevos, la mantequilla, el azúcar y la esencia de vainilla. Programar 6 min. a 37º vel. 3.
Añadir la harina y la levadura. Mezclar 10 seg. /velocidad 3.
Retirar la mariposa y terminar de mezclar con la espátula.
Repartir la mezcla en los moldes y meter en el horno. Programar 30 min. 
Cuando termine el tiempo comprobar que están cocinados por el centro.
Sacar y dejar enfriar por completo.

Preparación de la cobertura
Con el vaso del Tmx limpio y seco, añadir el azúcar y la peladura de lima. Programar para pulverizar 10 seg. /vel. 10
Poner la mariposa en su sitio y añadir la nata muy fría. Programar para montar a vel. 3, 5 sin tiempo y vamos añadiendo trozos de mascarpone por el bocal (no exceder el tiempo de batido porque se corta la nata) cuando está densa, parar y terminar de mezclar con la espátula y por último dar unos segundos otra vez a vel. 3.5
Poner la nata en una manga pastelera con boquilla rizada.

Montaje del pastel
Cortar el bizcocho, en primer lugar, quitar el copete si ha hecho y cortar en dos rodajas del mismo grosor. Repetir con el otro bizcocho.
Poner uno de los aros de bizcocho en el plato de servicio, calar con almíbar, poner una capa espesa de la cobertura de nata, poner otra rodaja de bizcocho y repetir la operación, así hasta terminar con los bizcochos y con el almíbar.
Con la manga pastelera, cubrir con tiras de nata todo el contorno de los bizcochos, con una paleta de cocina o un cuchillo ancho, extender toda la nata por los lados y la parte superior de la tarta. Meter en el frigorífico para que se endurezca.
Meter también el resto de nata que tenemos en la manga pastelera.
Cuando pase un rato, volver a repetir la operación dejando una fina capa de crema y estirando y poniendo lisa la superficie (a mí me gusta más rústica y la pongo lisa pero con desperfectos)
Dar la última capa de crema fina y hacer la decoración.
Cortar las limas en rodajas finas y poner decorando el pastel, los arándanos y las hojitas de menta.

Para hacer el almíbar
Poner en un cazo al fuego el azúcar, el agua, la piel de lima, el zumo de lima y la menta, cocinar unos 5 minutos a fuego bajo. Añadir al final el ron y cocinar un minuto mas.
Verter sobre un colador para retirar la menta y recoger el almíbar en un cuenco. Reservar.

Encender el horno a 180º y preparar los moldes (2 moldes de 20 cm. desmontables)
Forrar la base con papel de horno  y poner spray desmoldante en todo el contorno y base.
Preparación de los bizcochos
En un cuenco grande ponemos los huevos, la mantequilla, el azúcar y la esencia de vainilla. Colocar sobre una olla con agua que está con agua caliente para hacer baño maría. Mezclar bien y batir con unas varillas hasta que esté espumoso.
Añadir la harina y la levadura, mezclar con las varillas hasta que esté homogéneo.
Repartir la mezcla en los moldes y meter en el horno. Programar 30 min. 
Cuando termine el tiempo comprobar que están cocinados por el centro.
Sacar y dejar enfriar por completo.
Preparación de la cobertura
Usar en éste caso azúcar glacé y añadir la peladura de las limas.
Poner en un bol con la nata bien fría y montar con unas varillas, mientras montamos, vamos añadiendo el queso mascarpone a cucharadas. 
Poner la nata una vez montada en una manga pastelera con boquilla rizada.
Montaje del pastel
Cortar el bizcocho, en primer lugar, quitar el copete si ha hecho y cortar en dos rodajas del mismo grosor. Repetir con el otro bizcocho.
Poner uno de los aros de bizcocho en el plato de servicio, calar con almíbar, poner una capa espesa de la cobertura de nata, poner otra rodaja de bizcocho y repetir la operación, así hasta terminar con los bizcochos y con el almíbar.
Con la manga pastelera, cubrir con tiras de nata todo el contorno de los bizcochos, con una paleta de cocina o un cuchillo ancho, extender toda la nata por los lados y la parte superior de la tarta. Meter en el frigorífico para que se endurezca.
Meter también el resto de nata que tenemos en la manga pastelera.
Cuando pase un rato, volver a repetir la operación dejando una fina capa de crema y estirando y poniendo lisa la superficie (a mí me gusta más rústica y la pongo lisa pero con desperfectos)
Dar la última capa de crema fina y hacer la decoración.
Cortar las limas en rodajas finas y poner decorando el pastel, los arándanos y las hojitas de menta.

CALDERO DE RAPE DE ALMERIA


La cocina tradicional de Almería está repleta de platos contundentes gracias a los maravillosos "majaillos" que nuestras abuelas y madres añadían a cualquier plato para hacerlo más nutritivo y además, de paso, más sabroso. El majaillo almeriense por excelencia, está compuesto por ajo, pan y almendras fritas y machacadas con un mortero metálico que había en todas las casas que se llama almirez y que sigue quedando, ahora como decoración, ya que las nuevas máquinas trituradoras lo han sustituido en las cocinas.

Otro gran protagonista de la cocina de Almería, es por supuesto el pescado, en Almería hay varios puertos pesqueros importantes y nunca falta el pescado fresco en nuestras mesas, así que en ésta receta se conjugan dos de los pilares de nuestra cocina más tradicional.

Esta receta es de Aurora Padilla, una almeriense que participa en el foro de Cocina de Cocinar con Thermomix y que es mi memoria de los platos almerienses, jeje, siempre me está recordando los platos más antiguos de nuestro recetario. Gracias!!!

1 kg. de cola de rape
500 gr. de gambas 
2cebollas 
2 tomates maduros
1 pimiento
1 pimiento choricero (o una cucharada de carne de pimiento choricero)
1 rebanada grande de pan
10 o 12 almendras crudas
2 dientes de ajo
una pizca de comino molido, dos bolas de pimienta, una hoja de laurel
un buen chorro de aove (aceite oliva virgen extra)
1.5 litros de agua
1/2 limón, azafrán en hebra y sal
5 patatas (o un par de puñados de fideos gordos)
Yo le he puesto unas tiras de pimiento asado (que también es muy típico de los platos tradicionales de Almería)


Poner el rape en rodajas en una cacerola con el agua, añadimos las bolas de pimienta, la hoja de laurel, un trozo de limón, la cebolla partida en dos y un poco de sal. Cocemos durante 15 min.

Mientras ponemos una cacerola con un fondo de aceite y freímos la rebanada de pan, los ajos pelados y las almendras. Añadir el pimiento choricero. Sacar a un mortero y machacar (en Thermomix triturar 10 seg. a vel. 5 a 10)

En el aceite que ha quedado, sofreír un poco las gambas. Sacar y reservar.

En la misma cacerola, añadimos un poco más de aceite y hacemos un sofrito con la otra cebolla, el pimiento y por último añadimos los tomates troceados. Remover y al final, añadimos un poco de comino molido, el agua de la cocción del rape colada, los fideos o patatas y cocinar hasta que estén hechos.

Añadir los trozos de rape, las gambas y el majado reservado y cocinar todo junto unos minutos para que se mezclen los sabores y trabe el guiso.



En una cacerola con aceite, freír las almendras, el pan y los ajos pelados. Sacar y poner dentro del Thermomix. Triturar 10 seg. a vel. 5 a 10 progresiva. Sacar y reservar.

En esa misma cacerola, añadir un poco más de aceite y sofreír las gambas.

En el vaso del Thermomix sin lavar, poner 50 gr. de aceite de oliva, añadir la cebolla y el pimiento en trozos y trocear programando 4 seg. a vel. 5. Programar para freír 8 min. a 120º vel. 1

Cuando termine el tiempo programado, añadir los tomates cortados por la mitad y con piel, programar 3 min. 120º vel. 1

Añadir un poco de agua y triturar el sofrito (yo lo hago por completo y no dejo trozos visibles, para ello, programar 2 min. a vel. 5 subiendo al final hasta velocidad 10)

Poner el resto del agua, el limón, las bolas de pimienta, el laurel, el comino y la pulpa de pimiento choricero, añadir el aceite en el que hemos frito las gambas.

Colocar el rape troceado en el recipiente varoma y colocar en su sitio. Programar para cocer 30 min. en temperatura varoma.

Cuando termine el tiempo programado, retirar la bandeja varoma, y poner en el Thermomix los fideos, cocinar el tiempo que necesite el tipo de fideo (ya que yo he puesto de los gruesos, pero podéis elegir más finos y necesitarán menos tiempo), cuando falten dos minutos para terminar la cocción, añadimos el majado, el rape troceado y cocido y las gambas. Cocinamos otros dos o tres minutos todo junto y servimos caliente.




CROQUETAS DE CHORIZO PICANTE




Nunca os habéis preguntado quien inventaría las croquetas, jejej, menuda idea tuvo, ricas, de aprovechamiento, se pueden congelar, de pueden hacer de muchos sabores distintos...que más se les puede pedir?? bueno si...que fueran light...pero va a ser que no...jejej

Estas croquetas son las que mas les gustan con diferencia a mis niños (bueno, mis adolescentes, que ya han crecido mucho), una croqueta con "sabor" con "personalidad" con "picante"....siiii!!! son picantitas, lo justo...para mí están perfectas, pican pero no saturan el paladar de picante, por lo que se puede repetir cuantas veces apetezca y repetiréis sin duda!!!

Yo las suelo hacer y congelar, de hecho, siempre tengo varias bolsas de croquetas caseras de varios sabores, (las hago de morcilla, cocido, chorizo, queso azul, gambas, etc.) la verdad es que las croquetas admiten muchos sabores, y ya que me pongo a hacerlas, suelo hacer cantidad para poder congelar una buena parte y despreocuparme por un tiempo.

Yo hago las croquetas con manga pastelera, las rebozo y las voy poniendo en una bandeja que tenga buen tamaño para meter en el congelador, una vez que las tengo todas formadas y puestas en orden en la bandeja, meto ésta en el congelador y las congelo, una vez así congeladas, ya se pueden poner en una bolsa de congelación, ya no se pegarán y estarán listas para cocinar en cualquier momento.






200 gr. de chorizo picante (yo he utilizado el que se usa para picar, pero se puede utilizar también los de cocinar)
50 gr. de aceite de oliva
100 gr. de mantequilla
170 gr. de harina
800 gr. de leche a temperatura ambiente
sal
2 huevos para rebozar
pan rallado para rebozar 

Para hacer la masa de croquetas

Poner en el vaso del Tmx el chorizo en trozos (tamaño nuez) . Tapar el vaso con el cubilete y programar 10 seg. a vel. 5 para trocear. Sacar del vaso y reservar en un bol. 
Sin lavar el vaso del Tmx, poner el aceite y la mantequilla, mezclar y programar para calentar 3 minutos a 120º y vel. 1
Añadir la harina alrededor de las cuchillas y programar para sofreír 3 min. a 120º y velocidad 2
Cuando termine el tiempo programado, añadir la leche y programar para mezclar 10 seg. a vel. 6
Agregar dos cucharadas del chorizo reservado y programar para cocinar 8 min. 120º y vel. 4
Cuando termine debe quedar una masa lisa y espesa, si no fuera así (puede ser porque los ingredientes están fríos y no ha llegado a hervir) ponemos dos minutos más de cocción a la misma velocidad y temperatura.
Añadir el resto del chorizo y probar de sal, rectificar y mezclar unos segundos a vel. 4.
Volcar la masa dentro de una manga pastelera, la parte de abajo debe quedar cerrada, si es una manga de plástico desechable, viene cerrada, pero si es una manga pastelera reutilizable, pondremos un clip en la apertura )
Dejamos la masa a temperatura ambiente y cuando esté templada, la llevamos al frigorífico hasta que esté completamente fría.

Para formar las croquetas

Pondremos una bandeja o plato rectangular con pan rallado abundante.
Batir dos huevos con un poco de sal en un bol.
Cortamos el extremo de la manga pastelera y probamos el tamaño de la primera croqueta, si nos sale muy fina, cortamos un poco más arriba para que salga más masa (es mejor cortar poco e ir ampliando a la medida que queramos)
Tomamos la manga pastelera y hacemos una tira de masa de lado a lado de nuestra bandeja. Hacemos tantas tiras paralelas como podamos, dejando unos dos centímetros entre las tiras.
Cortamos con la tijera las croquetas aproximadamente del mismo tamaño, 
Ponemos pan rallado por encima de todas las croquetas y comenzamos a rebozarlas ligeramente, solo lo justo para poder tocarlas sin que se pegue la masa a las manos.
Las pasamos por huevo batido y volvemos a rebozar de nuevo.
Vamos poniendo las croquetas en una bandeja que nos quepa en el congelador, las ponemos ordenadamente paralelas y cerca entre sí para que nos quepan cuantas mas mejor.
Una vez que están congeladas, ya las podemos despegar de la bandeja y poner en una bolsa de congelación si que se peguen entre sí.
Freír en abundante aceite bien caliente y servir calientes.

Trocear con una procesadora el chorizo hasta obtener trozos pequeños, sin que lleguen a estar totalmente molidos.
Poner en una cacerola el aceite y la mantequilla, llevar al fuego y calentar hasta que se fundan, cuando estén calientes, añadir la harina y remover con una varilla para que se cocine y se impregne de la grasa, añadir un poco de leche y remover con la varilla, volver a añadir leche y seguir removiendo a fuego medio hasta terminar con la leche.
Añadir el chorizo reservado y seguir removiendo hasta que la masa esté densa y se empiece a despegar de las paredes de la cacerola.
Probar de sal y rectificar.
Volcar la masa dentro de una manga pastelera, la parte de abajo debe quedar cerrada, si es una manga de plástico desechable, viene cerrada, pero si es una manga pastelera reutilizable, pondremos un clip en la apertura )
Dejamos la masa a temperatura ambiente y cuando esté templada, la llevamos al frigorífico hasta que esté completamente fría.
Para formar las croquetas
Pondremos una bandeja o plato rectangular con pan rallado abundante.
Batir dos huevos con un poco de sal en un bol.
Cortamos el extremo de la manga pastelera y probamos el tamaño de la primera croqueta, si nos sale muy fina, cortamos un poco más arriba para que salga más masa (es mejor cortar poco e ir ampliando a la medida que queramos)
Tomamos la manga pastelera y hacemos una tira de masa de lado a lado de nuestra bandeja. Hacemos tantas tiras paralelas como podamos, dejando unos dos centímetros entre las tiras.
Cortamos con la tijera las croquetas aproximadamente del mismo tamaño, 
Ponemos pan rallado por encima de todas las croquetas y comenzamos a rebozarlas ligeramente, solo lo justo para poder tocarlas sin que se pegue la masa a las manos.
Las pasamos por huevo batido y volvemos a rebozar de nuevo.
Vamos poniendo las croquetas en una bandeja que nos quepa en el congelador, las ponemos ordenadamente paralelas y cerca entre sí para que nos quepan cuantas mas mejor.
Una vez que están congeladas, ya las podemos despegar de la bandeja y poner en una bolsa de congelación si que se peguen entre sí.
Freír en abundante aceite bien caliente y servir calientes.





TARTA CAJA DE FRUTAS





Hace unos días vi en un grupo de Facebook, "Cocinar con Thermomix" una tarta que inmediatamente llamó mi atención, me pareció una idea muy chula y con muchas posibilidades de variantes, ya que dependiendo de la fruta que se use, la caja queda de forma diferente y podemos adaptarla a cada época del año, según la fruta de la que dispongamos.

La tarta era una idea de Sara, la editora del blog Una italiana en la cocina (pinchar si queréis ver al tarta original) era una tarta llena de fresas y que yo he cambiado por frutos variados que me pareció más vistoso, además he cambiado los rellenos porque tenía una lata de leche condensada abierta y pensé que le quedaría muy bien a la fruta la acidez y dulzor del relleno que hice finalmente.

Los rellenos en ésta tarta se pueden hacer tanto de cremas cítricas como de algún tipo de crema pastelera, pero personalmente, pienso que el sabor ácido del limón, fue todo un acierto.

Aparentemente es muy laboriosa, pero siempre os digo y aconsejo lo mismo, preparad las cosas en el orden que os digo, porque incluso os evitáis lavar el Tmx y no es que eso sea muy costoso, pero se aprovecha el tiempo, yo si que tardé algo mas en hacerla, ya que hacer las fotos del paso a paso yo sola, me supone lavar las manos a cada paso que doy para poder tocar la cámara, y eso es bastante laborioso. Otra opción que yo hago es hacer parte de la preparación (el bizcocho un día) y al día siguiente, el resto de la tarta, la decoración y ultimo detalles, incluida foto, jeje cosa que no fue fácil, hay veces que las fotos se resisten y no quedan como uno quiere, pero bueno......








Para el almíbar
100 gr. de agua
100 gr. de azúcar
50 gr. de licor (limoncello)
Para el bizcocho genovés
6 huevos grandes
160 gr. de azúcar
160 gr. de harina de repostería
5 gr. de sal
mantequilla o spray para el molde
Molde rectangular grande
Para la crema de limón
100 ml. de zumo de limón
370 gr. de leche condensada
500 gr. de crema fresca (quark) o yogur griego natural
Para la estructura de la caja
190 gr. de azúcar
190 gr. de mantequilla
2 huevos L
500 gr. de harina repostería
aroma de vainilla
cacao en polvo para pintar las "tablas"
Para la decoración
500 gr. de nata para montar (azúcar glacé al gusto)
fruta fresca variada (arándanos, frambuesas, fresas y kumkuats)


En primer lugar prepararemos el almíbar, para ello, pondremos en el vaso del Tmx el agua, el azúcar y el licor, mezclar 10 seg. a vel. 2 y programar 7 min. a 100º vel. 2. Cuando termine, sacar a un bol y reservar.

Precalentar el horno a 180º

Sin lavar el vaso, ponemos la mariposa y procedemos a hacer el bizcocho, para ello, ponemos los huevos, el azúcar y programamos 6 min. a 37º y velocidad 4, esto hará que la mezcla se ponga blanca y espumosa. Cuando termine el tiempo programado, volver a programar sin temperatura el mismo tiempo y a la misma velocidad. Añadir la vainilla.

Cuando termine de mezclar, añadir la harina alrededor de la mariposa y mezclar 4 seg, a vel. 3. Retirar la mariposa y terminar de mezclar con la espátula cuidadosamente.

Volcar en un molde rectangular untado con mantequilla o spray desmoldante o forrado con papel de horno. Extender y meter en el horno en la parte central. Hornear unos 25 minutos.



Se mide el bizcocho una vez horneado y frío, se desmolda y se corta por la mitad. Medir los lados del bizcocho resultante, eso es lo que nos da la largura de los lados de la tarta, es decir, de las tablas de la caja.


Mientras que se hace el bizcocho, aprovecharemos para hacer la masa quebrada, para ello, poner en el Tmx el azúcar, los huevos, la esencia de vainilla y la harina, encima ponemos la mantequilla cortada en dados y programamos 20 seg. a vel. 4, si no está bien mezclada, añadir tiempo a la misma velocidad. Coger la masa, hacer una bola y envolverla el film plástico y meter en el frigorífico para que se endurezca.

Estirar con un rodillo


Cortar las tiras de masa quebrada teniendo en cuenta la distancia de los dos lados del bizcocho que nos ha resultado, tendremos que hacer (4 largas para el lado más grande del rectángulo) (4 para el lado corto del rectángulo) y (8 más finas para las esquinas de la altura del bizcocho y le sumamos un par de cm. más)


Hacemos a las tiras unos rallados intentando imitar la madera y horneamos durante unos 15 minutos. Sacar y dejar que se enfríe. Cuando esté fría, espolvorear con un poco de cacao en polvo.

Mientras que las tiras están en el horno, preparamos la crema de limón, para ello, pondremos la leche condensada, el queso batido y el zumo de limón dentro del vaso del Tmx, programar 10 seg. a vel. 6 para que se mezclen.

Poner la plancha de bizcocho en una bandeja rectangular (rígida) es importante, porque al trasladarla si es blanda, la tarta se puede estropear.

Una vez que tenemos la plancha preparada, pinchar el bizcocho con un palillo de brocheta y pintar con la mitad del almíbar.

Cubrir con la mitad de la crema de limón y un puñado de fresas troceadas, poner la otra parte del bizcocho que tenemos reservada, pinchar toda la superficie y poner el resto de la crema de limón.

Meter en el frigorífico hasta el día siguiente. (Esto hará que el bizcocho se empape y tome sabor y nos facilitará la decoración)


Al día siguiente, sacar la tarta del frigorífico y terminar la decoración cuando vamos a servirla, para que la fruta esté fresca y brillante)

Montar la nata con azúcar glacé a nuestro gusto (mi nata es vegetal azucarada), para ello pondremos la mariposa y programaresmos a vel. 3  1/2 sin tiempo, mezclar hasta que esté densa.

Poner la nata en una manga pastelera y forrar todo el contorno de la tarta con nata montada.

Colocar las tiras que se quedarán pegadas a la nata facilmente y rellenar con las frutas de manera decorativa, repartiéndolas por colores como más nos guste.


En primer lugar prepararemos el almíbar, para ello, pondremos en un cazo al fuego  el agua, el azúcar y el licor, cocinar mientras removemos hasta que se disuelva, dejar cocer 5 min., sacar a un bol y reservar.
Precalentar el horno a 180º

Preparar el bizcocho, para ello pondremos un cuenco con los huevos, el azúcar y la pizca de sal, éste bol tiene que ir dentro de una olla que contenga agua caliente para hacer el batido al baño maría, con una varilla o procesadora, montamos bien los  huevos hasta que blanqueen y cuando tripliquen aproximadamente su volumen inicial, añadimos la harina tamizándola por un colador, poco a poco y removiendo con la varilla cuidadosamente para que no se baje.

Volcar en un molde rectangular untado con mantequilla o spray desmoldante o forrado con papel de horno. Extender y meter en el horno en la parte central. Hornear unos 25 minutos.

Se mide el bizcocho una vez horneado y frío, se desmolda y se corta por la mitad. Medir los lados del bizcocho resultante, eso es lo que nos da la largura de los lados de la tarta, es decir, de las tablas de la caja.

Mientras que se hace el bizcocho, aprovecharemos para hacer la masa quebrada, para ello, poner en elun bol el azúcar, los huevos, la esencia de vainilla y la harina, encima ponemos la mantequilla cortada en dados y amasamos hasta que la masa esté homogénea. Coger la masa, hacer una bola y envolverla el film plástico y meter en el frigorífico para que se endurezca.

Estirar con un rodillo

Cortar las tiras de masa quebrada teniendo en cuenta la distancia de los dos lados del bizcocho que nos ha resultado, tendremos que hacer (4 largas para el lado más grande del rectángulo) (4 para el lado corto del rectángulo) y (8 más finas para las esquinas de la altura del bizcocho y le sumamos un par de cm. más)
Hacemos a las tiras unos rallados intentando imitar la madera y horneamos durante unos 15 minutos. Sacar y dejar que se enfríe. Cuando esté fría, espolvorear con un poco de cacao en polvo.

Mientras que las tiras están en el horno, preparamos la crema de limón, para ello, pondremos la leche condensada, el queso batido y el zumo de limón dentro de un bol y mezclamos con las varillas o procesador o batidora.

Poner la plancha de bizcocho en una bandeja rectangular (rígida) es importante, porque al trasladarla si es blanda, la tarta se puede estropear.

Una vez que tenemos la plancha preparada, pinchar el bizcocho con un palillo de brocheta y pintar con la mitad del almíbar.

Cubrir con la mitad de la crema de limón y un puñado de fresas troceadas, poner la otra parte del bizcocho que tenemos reservada, pinchar toda la superficie y poner el resto de la crema de limón.

Meter en el frigorífico hasta el día siguiente. (Esto hará que el bizcocho se empape y tome sabor y nos facilitará la decoración)

Al día siguiente, sacar la tarta del frigorífico y terminar la decoración cuando vamos a servirla, para que la fruta esté fresca y brillante)

Montar la nata muy fría con azúcar glacé al gusto y con una procesadora o batidora de varillas.

Poner la nata en una manga pastelera y forrar todo el contorno de la tarta con nata montada.

Colocar las tiras que se quedarán pegadas a la nata facilmente y rellenar con las frutas de manera decorativa, repartiéndolas por colores como más nos guste.