ARROZ CON TIRABEQUES Y GAMBAS





Es tiempo de tirabeques y présules en éste rincón de España, dicen que el sol pasa el invierno en Almería y no está la frase muy equivocada, pues tenemos más horas de sol que en ningún lugar de España, un clima fantástico con temperaturas suaves y en mi pueblo, además, tenemos un nacimiento de agua maravilloso que hace de nuestra vega un vergel, durante todo el invierno, aquí crecen los mejores pimientos de la provincia y durante la primavera, los mejores calabacines, tirabeques y présules.

Hoy la receta va de tirabeques, esta verdura-legumbre (porque es de la familia de las legumbres pero se consume en verde, además no se consumen exclusivamente las semillas, sino que se consumen las vainas completas), según toda la información que he buscado, se supone que se produce en marzo -abril, pero como os he contado al principio, en mi pueblo, las temperaturas son muy suaves, por lo que desde inicios de enero, ya podemos disfrutar de los tirabeques, que son muy apreciados por la cocina gourmet y son muy usados en recetas de estilo asiático.

En mi casa siempre hemos cultivado tirabeques, por lo que los hemos cocinado de mil maneras diferentes, para mí la forma más rica de comerlos son fritos a lo pobre con patatas y huevo estrellado, o fritos en tortilla, pero en la cocina asiática, se suelen usar escaldados en agua caliente y rapidamente, se meten en agua fría para cortar el hervor (a mí ni fu ni fa) como se suele decir, prefiero que sientan en calorcito del aceite y se impregnen de su ciencia, jejeje

Normalmente las recetas que hago, son para 4 o 5 comensales, hoy la que comparto es para dos personas o para usar en pequeña cantidad como aperitivo o tapa.

El aceite que usaremos para cocinar los tirabeques siempre tiene que ser muy suave, ya que el tirabeque tiene un sabor muy suave y no queremos anularlo.


200 gr. de tirabeques tiernos
150 gr. de arroz
250 gr. de gambas arroceras
2 ajos
dos cucharadas soperas de aceite de oliva suave
media cucharadita de pimentón (dulce o picante)
una puntita de pimienta molida



Limpiar las gambas, quitar cabezas y piel y reservar.

Quitar el pedúnculo a cada tirabeque y reservar. 

Poner agua en una olla (unos 500 gr. ) y añadir las peladuras y cabezas de las gambas, las peladuras de los tirabeques y los tirabeques que sean mas gorditos y feos. Cocer con un poco de sal.

Mientras ponemos un puñado de tirabeques en una "torre" y trocear a la vez en tiras finas, podemos trocear de ésta manera seis o siete tirabeques a la vez.

Poner un fondo de aceite de oliva en la cazuela y saltear ligeramente las gambas (añadir un poco de pimienta molida) saltear solo hasta que cambien de color. Sacar y reservar.

 Dejar el aceite y los jugos que han soltado en la cazuela y añadir un poco más de aceite si se necesita, añadir los tirabeques troceados y saltear brevemente, solo hasta que se pongan de un verde más intenso, añadir el arroz y remover para que se impregne de los jugos.

Añadir caldo caliente hasta cubrir el arroz (el doble de caldo que el volumen que hemos puesto de arroz) reservar el agua restante por si se necesita (dependiendo del arroz que uséis vamos a necesitar mas o menos agua)

Cuando el arroz esté listo, añadir las gambas y dejar reposar un poco.




ESPAGUETTI CON SALTEADO DE VERDURA Y LANGOSTINOS



Empezamos el año como siempre con el propósito de comer mas sano y ligero, de hacer mas ejercicio y de cambiar a hábitos mas saludables que los que teníamos en el año anterior, bueno, en realidad, en éste caso el año anterior (2020) ha sido un año muy extraño, con una pandemia que nos ha hecho cuestionar muchas cosas de nuestra vida, nos ha hecho perder otras tantas y nos ha hecho ver que lo que nos parecía normal en nuestra vida, cotidiano y que se repetía una y otra vez, ahora es totalmente relativo; hemos aprendido a cambiar las cosas sobre la marcha y a no hacer muchos planes.

Esta receta es de pocos planes, un "aquí te pillo, aquí te mato" en toda regla, es una receta tan rápida como sana, muy nutritiva pero muy equilibrada a la vez, además tiene personalidad, a mí me gustan los sabores potentes, ésta receta es de las que me gustan especialmente, la salsa de soja, el ajo en polvo y el cilantro como toque final, le dan un sabor intenso y muy rico.


un pimiento rojo (yo he usado de la variedad italiano que es muy dulce y fino)
una cebolla o cebolleta (lo importante es que sea muy tierna y dulce)
un calabacín cortado en tiras finas 
ajo seco en polvo
un tomate muy maduro triturado (o dos cucharadas de tomate de lata )
15 ml. de aceite de oliva suave (o aceite de cacahuete)
una cucharada de mirín (vino de arroz bajo en alcohol y un poco dulce)
15 langostinos crudos (se pueden guardar las cáscaras y cabezas para hacer luego un fumet para usar en arroces y guisos)
un puñado de cilantro fresco picado
400 gr. de espagueti (podemos usar de trigo o usar fideos de arroz)

Poner a calentar el agua para cocer la pasta, cuando esté caliente, añadir la pasta y cocinar el tiempo que indique el paquete (unos 9 minutos aproximadamente) 
Poner un chorrito de aceite en una cacerola baja y calentar.
Mientras cortar finamente en tiras la cebolleta y el pimiento. Trocear el calabacín en tiras finas sin quitar la piel.
Cuando el aceite esté caliente, añadir la cebolla y pimiento troceados y añadir media cucharadita de ajo seco, remover y bajar el fuego, tapar durante unos minutos para que no se dore, añadir las tiras de calabacín y saltear unos minutos, por último añadir el tomate, la soja y dejar que pierda el agua (solo hay que cocinarlo hasta que se ablanden un poco las verduras) .Sacar a un bol sin el jugo que han soltado y reservar en el bol.
En el jugo que ha quedado en la cacerola, saltear los langostinos añadiendo un poco de soja, no guisar demasiado los langostinos para que quede la carne muy tierna. Sacar a un bol y reservar.
Añadir la pasta a la cacerola y mezclar con los jugos que han soltados los ingredientes, añadir la verdura con sus jugos y dar una vuelta con una cuchara de palo para que se mezclen suavemente.
Volcar cada ración de pasta en un plato y añadir unos cuantos langostinos por plato y parte del jugo que hayan soltado.
Terminar el plato añadiendo un poco de cilantro picado finamente.














CORDATILLOS DE CIDRA (CON THERMOMIX Y TRADICIONAL)





500 gr. de harina 
250 gr. de manteca de cerdo (sacar un rato antes de usar para que se ablande)
125 gr. de azúcar glace´
60 ml. de vino blanco seco (se puede poner la mitad de anís)

Relleno
300 gr. de cabello de angel
ralladura de un limón
una cucharada de canela en polvo
azúcar glacé y canela para decorar


Pulverizar el azúcar glacé (125 gr.) con la peladura de limón.
Añadir al vaso la manteca, el vino y la harina.
Mezclar a velocidad 6 y programar amasado 1 min. (espiga en tmx31)
Sacar la bola del vaso del tmx y hacer dos bolas del mismo peso, tapar con film plástico o meter en una bolsa y poner en el frigorífico para que se endurezca un poco.
Cuando esté mas manejable, extender con el rodillo entre dos papeles de horno o con ayuda del plástico hasta obtener un rectángulo y con un grosor de medio centímetro aproximadamente.
Proceder de la misma manera con la otra bola y formar un rectángulo con las mismas dimensiones.
Untar uno de los rectángulos de masa con el cabello de ángel y canela , añadir más ralladura de limón si os gusta así.
El papel de horno de la base nos servirá para trasladar la masa a la bandeja de horno y también para dar la vuelta a la masa que va por encima.
Poner la otra parte de masa justo encima y hornear a 150 º hasta que se dore ligeramente, es más bien secar la masa (no hay que dejar que se dore pues necesitamos que se quede ligeramente blanda)


Poner en un bol la manteca blanda, el vino y la harina. Mezclar bien hasta que la masa esté homogénea.
 Hacer dos bolas del mismo peso, tapar con film plástico o meter en una bolsa y poner en el frigorífico para que se endurezca un poco.
Cuando esté mas manejable, extender con el rodillo entre dos papeles de horno o con papel de horno en la base y plástico por encima hasta obtener un rectángulo y con un grosor de medio centímetro aproximadamente.
El papel de horno de la base nos servirá para trasladar la masa a la bandeja de horno y también para dar la vuelta a la masa que va por encima.
Proceder de la misma manera con la otra bola y formar un rectángulo con las mismas dimensiones.
Untar uno de los rectángulos de masa con el cabello de ángel y canela , añadir más ralladura de limón si os gusta así.
Poner la otra parte de masa justo encima y hornear a 150 º hasta que se dore ligeramente, es más bien secar la masa (no hay que dejar que se dore pues necesitamos que se quede ligeramente blanda)





Base rectángular, la masa es blanda y pegajosa, se puede poner un poco de azúcar o harina por encima para pasar el rodillo y que no se pegue o bien usar otro papel de hornear para ayudarnos.
Cubrir con una capa generosa de cabello de ángel, canela y ralladura de limón.


Poner la otra parte de la masa estirada encima, yo le he puesto un poco de harina para poder emparejar con el rodillo y que no se pegue.

Meter en el horno y secar hasta que los bordes se pongan un poco dorados, pero teniendo en cuenta que tienen que quedar blandos, no es una galleta, es un dulce blandito.
Una vez horneado dividimos la masa para que queden los cuadraditos del mimo tamaño, recortamos los bordes que quedan feos y dispares.

Una vez cortados  los trocitos, los rebozamos en abundante azúcar glacé y les ponemos el adorno de canela molida.






CROCANTI DE FRUTOS SECOS (CON THERMOMIX 6 Y TRADICIONAL)






La navidad de éste año no se nos olvidará nunca, éste año 2020 estará señalada en nuestra memoria el resto de nuestros días, un año en el que hemos tenido que cambiar nuestra forma de vivir sin remedio, nuestras costumbres, nuestros hábitos más comunes, todo ha cambiado en poco tiempo y nos ha hecho ver, que solo estamos de paso, que por mucho que creamos que controlamos el mundo, que controlamos nuestras vidas, nuestros trabajos, nuestra familia, nada es igual para siempre, todo puede cambiar  y ha sido una lección muy intensa, una lección de aprendizaje, de reinvención, de lucha.

Bueno, después de ésta reflexión, vengo con un turrón navideño, porque aunque éstas Navidades serán muy distintas, no tenemos que dejar de celebrarlas con los que tenemos alrededor, los más cercanos y no nos quedará otra que comunicarnos con los demás a través del teléfono, redes y demás medios, que ahora hemos visto que son útiles no solo para el ocio y para el trabajo, sino que también puede unirnos, aunque sea a través del wifi.
He pensado que regalar unos dulces a la familia puede ser buena idea, así que he preparado unos turrones caseros y estoy preparando paquetes surtidos para la familia, seguro que lo sabrán apreciar, porque es un detalle que lleva cariño y dedicación detrás.
Esta receta es para hacerla con Tmx 6, ya que es el modelo que permite usar los puntos de azúcar, una de las nuevas funciones excepcionales que aporta el nuevo modelo, los que no tenéis thermomix lo podéis hacer a mano, pero es laboriosa ya que no podemos descuidar el caramelo, hay que vigilar que no se queme.



250 gr. de  cacahuete tostado sin sal (se puede usar almendra, avellanas, etc.)
250 gr. de azúcar blanco o moreno
70 gr. de agua
30 gr. de mantequilla fría en un trozo
una cucharadita de zumo de limón
unas gotas de aceite girasol o suave para engrasar el molde

Para lavar el tmx con el prelavado
un litro de agua
50 gr. de vinagre


Es importante que se pongan los ingredientes bien medidos, pues el tiempo a programar en la receta es exacto para un buen resultado. La receta hay que hacerla de una vez y el lavado inmediatamente después

Prepare el molde elegido; puede ser un molde duro forrado con papel de horno o mejor, un molde de silicona que se desmoldará mejor, poner unas gotas de aceite y extender en todo el contorno del molde.

Ponga en el vaso el azúcar, 70 gr. de agua la mantequilla y el zumo de limón y ponga Iniciar Puntos de Azucar.
Mientras que se cocina el caramelo poner los frutos secos en el molde elegido.

Una vez terminado el caramelo, verter sobre los frutos secos hasta cubrirlos.
Limpiar bien todo el vaso de los restos de caramelo y quitar el que hubiera quedado en el borde del vaso para que me permita cerrar bien la tapa.

Iniciar el prelavado, poniendo el agua y el vinagre en el vaso, cuando termine el programa terminar de aclarar.
Dejar que el turrón se enfríe y una vez frío desmoldar. Guardar en un sitio seco sin humedad, ya que la humedad hace que se derrita un poco el caramelo.


Poner el azúcar el agua y la mantequilla en una cacerola a fuego medio, sin remover calentar hasta que el caramelo empiece a dorarse y a hacer pompas, comprobar que la textura del caramelo es densa y pastosa.

Verter inmediatamente después sobre los frutos secos y aplastar con una espátula.


**Mantener en un lugar sin humedad, ya que si hay una humedad ambiente alta, tiende a disolverse un poco el caramelo, también hay una opción para que eso no pase, comerlo rápido!!!! jejejeje








BOLLITOS FRITOS RELLENOS DE DULCE DE LECHE








Esta receta la hicimos durante los días duros de confinamiento, los días eran eternos, yo con el trabajo online todo el día, mis hijos también pegados al ordenador, todos cansados de pantallas y con ganas de romper la monotonía, jejej

Por la tarde apetece dulce así que me aprovechaba del aburrimiento de mis hijos para enseñarles a cocinar y a usar el Thermomix, y ya de paso, hacíamos la merienda que devorábamos inmediatamente después, jejejej

Hicimos un par de veces donuts que les encantan y como salen bastantes, nos servían de merienda y desayuno e incluso se congelan bien para otra ocasión, pero un día gané un concurso de Instagram y me mandaron varios botes de dulce de leche que decidimos probar rellenando un donuts, así que al final en vez de hacerlo con forma de rosquilla, lo hicimos redondito y relleno de dulce de leche.....madre mía!!!! que cosa más rica!!!!

Para el prefermento
300 leche
20 gr. de levadura de panadería
una cucharadita de azúcar
130 gr. de harina de fuerza

Para la masa definitiva
2 huevos
2 yemas de huevo
120 gr. de azúcar
550 gr. de harina de fuerza
una cucharadita de sal
120 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

Para freír y rebozar
1 litro de aceite de oliva suave o de girasol
4 cucharadas de dulce de leche


Preparación del prefermento

Ponga en el vaso la leche, la levadura y el azúcar. Atempere 1 min. 37º vel. 1
Añada la harina y mezcle 30 segundos a vel. 3. Deje en  el vaso hasta que doble su volumen y tenga burbujas (una media hora aproximadamente)

Preparación de la masa definitiva

Añadir al vaso  los dos huevos, las yemas, 120gr. de azúcar. Mezclar 10 seg. a vel. 4

Añadir los 550 gr. de harina y un poco de sal y programar   3 min. Espiga o Amasar, cuando termine éste primer amasado, volver a programar 2 min. Espiga o Amasar y mientras el Tmx amasa, ir añadiendo los trocitos de mantequilla por el bocal.

Dejar nuevamente que la masa fermente en el vaso (dependiendo de la temperatura ambiente, tardará como una hora) la masa es blanda y habrá llegado hasta el filo del vaso. Empujar hacia adentro del vaso con la espátula y volver a programar Amasar o Espiga 2 min.

Sacar la masa del vaso y volcar sobre una superficie que tenga harina, cortar bolas de unos 50 gr. de peso cada una, formar los bollitos con las manos dándoles forma redondeada, ir poniendo sobre una superficie untada con aceite o forrada con papel de horno (para que no se peguen y podemos cogerlos luego con las manos) dejar reposar para que fermenten hasta que la superficie esté lisa y el bollo gordito.

Poner el aceite en una cazuela honda y llevar a ebullición, añadir uno o dos bollitos (mejor si flotan en el aceite para que se doren por toda la superficie) y cuando estén fritos sacar a un plato con papel de cocina para retirar el exceso de aceite.

Repetir el proceso con todos los bollitos.

Una vez que estén fríos y podamos manipular, hacer un agujerito por la parte de abajo y ayudándonos con una manga pastelera, introducir el relleno elegido y rebozar en azúcar.


  

Preparación del prefermento

Ponga en un cuenco la leche templada, la levadura y el azúcar. Añada la harina y mezcle bien hasta formar una masa pegajosa. Deje en  el cuenco tapada con un paño  hasta que doble su volumen y tenga burbujas (una media hora aproximadamente)

Preparación de la masa definitiva

Añadir al cuenco los huevos y las yemas batidos con los 120 gr. de azúcar. Mezclar bien con el prefermento.

Añadir los 550 gr. de harina y mezclar, a la vez, ir añadiendo la mantequilla en trozos poco a poco a la masa, hasta que se integre por completo en la mezcla.
Dejar la masa en el bol a temperatura ambiente y tapada con un paño hasta que doble su volumen.

Sacar la masa del bol y volcar sobre una superficie que tenga una fina capa de harina, cortar bolas de unos 50 gr. de peso cada una, formar los bollitos con las manos dándoles forma redondeada, ir poniendo sobre una superficie untada con aceite o forrada con papel de horno (para que no se peguen y podemos cogerlos luego con las manos) dejar reposar para que fermenten hasta que la superficie esté lisa y el bollo gordito.

Poner el aceite en una cazuela honda y llevar a ebullición, añadir uno o dos bollitos (mejor si flotan en el aceite para que se doren por toda la superficie) y cuando estén fritos sacar a un plato con papel de cocina para retirar el exceso de aceite.

Repetir el proceso con todos los bollitos.

Una vez que estén fríos y podamos manipular, hacer un agujerito por la parte de abajo y ayudándonos con una manga pastelera, introducir el relleno elegido y rebozar en azúcar.


PAN DE MOLDE CON MASA MADRE

                         

Probando otra receta de pan de molde diferente a la que ya hacía, no se si es mejor o peor, el resultado de ésta receta es estupendo, un pan de molde jugoso y muy sabroso, nada que ver con los comprados ya que lo casero tiene su toque especial y la satisfacción de hacerlo en casa y compartirlo con la familia, eso si que no tiene precio, jejej

Le he añadido masa madre y he puesto menos levadura, por lo que según la temperatura que tengamos en casa, va a tardar mas o menos en fermentar, no os desesperéis, que las masas necesitan levar para que estén esponjosas y cuanto menos levadura, tardarán un poco más, sobre todo si la temperatura ambiente de la casa es fría.

Aprovechar el verano para iniciaros en el mundo del pan, aunque luego hay que hornear y eso de mucho calor, las masas en cambio se desarrollan muy bien, crecen rápido y nos saldrán panes muy bonitos, en invierno, a no ser que tengamos una casa con calefacción y buena temperatura, tendremos que tener más paciencia con el elevado de los panes, ya que será más lento.





Para dos panes tamaño molde de plum cake

500 gr. de harina de fuerza
165 gr. de agua
165 gr. de leche
70 gr. de mantequilla en dados (a temperatura ambiente)
1 cucharada de azúcar (unos 25 gr.)
1cta. de postre de sal (unos 10 gr.)
100 gr. de masa madre
5 gr. de levadura de panadería fresca


Poner en el vaso del Thermomix el agua y la leche, añadir el azúcar, la mantequilla y la levadura. Programar 1 min. 37º vel. 1 (para poner el agua a la temperatura ideal para que la levadura empiece a fermentar el pan)

Añadir la harina, la masa madre y la sal. Mezclar 30 seg. vel. 6

Programar un amasado de 2 min. (vaso cerrado, espiga en Tmx-31), cuando termine, abrigar el vaso del Thermomix con un paño de cocina y si hace frío (envolver con una bolsa de plástico) para mantener una buena temperatura y que la masa fermente.

Después de una hora aproximadamente, la masa habrá fermentado y se saldrá un poco por el bocal de la tapa del Thermomix, entonces, sacar la masa a una mesa con un poco de harina. 

Precalentar el horno a 200º-220º. Sacar la bandeja que vamos a utilizar para poner los moldes.

Cortar la masa diviéndola en bolas del mismo tamaño. Formar las bolas de manera que la parte superior quede tersa, si es necesario, id dejando reposar la masa para que se relaje hasta que nos permita amasar y que queden las bolas con una superficie lisa. Dejar que las bolas reposen y crezcan un poco.

Poner un poco de harina en un molde de plum cake (o los que hay especiales para pan de molde), poner las bolas espaciadas en los moldes. dejar que fermenten hasta que la masa salga ligeramente por encima de los bordes del molde.

Poner los moldes en la bandeja de horno, poner un cuenco con agua (para que cree vapor dentro del horno) y meter en el horno caliente durante unos 30 min o hasta que estén ligeramente dorados.




Poner en un bol grande el agua, la leche, la mantequilla y el azúcar. Fundir un poco en el microondas, pero lo justo para poder disolver la mantequilla.

Añadir la harina, la levadura y la masa madre. Mezclar bien.

Dejar reposar la masa que estará pegajosa, al rato retomar la masa y amasar, envolviendo la masa y golpeando suavemente en la mesa con harina, amasar hasta que esté elástica (si es necesario, hacer varias pausas para que la masa repose), Dejar que fermente tapada con un paño y en un lugar cálido.

Precalentar el horno a 200º-220º. Sacar la bandeja que vamos a utilizar para poner los moldes.

Cortar la masa diviéndola en bolas del mismo tamaño. Formar las bolas de manera que la parte superior quede tersa, si es necesario, id dejando reposar la masa para que se relaje hasta que nos permita amasar y que queden las bolas con una superficie lisa. Dejar que las bolas reposen y crezcan un poco.

Poner un poco de harina en un molde de plum cake (o los que hay especiales para pan de molde), poner las bolas espaciadas en los moldes. dejar que fermenten hasta que la masa salga ligeramente por encima de los bordes del molde.

Poner los moldes en la bandeja de horno, poner un cuenco con agua (para que cree vapor dentro del horno) y meter en el horno caliente durante unos 30 min.


Para la masa madre
1º día.  Poner en un bote de cristal limpio 50 gr. de harina de trigo integral
50 gr. de agua, remover y dejar reposar.
2º día. Añadir la misma cantidad de harina y de agua al bote y dejar reposar
3º día. La mezcla ya olerá un poco a ácido y habrá que volver a aportar 50 gr. de harina  y 50 de agua
4º día. La mezcla ya estará subiendo y haciendo pompas y ya podemos refrescarla con más cantidad de harina que necesitamos (100 gr. de esa masa madre), le ponemos 100 de harina y 100 de agua
5º día, si ha subido y se le ve bastante actividad, estará lista para usarla en nuestro pan de molde.

FLAN DE HUEVO (EN VAROMA Y TRADICIONAL)





Un clásico entre los clásicos!!! un postre que siempre ha formado parte de el recetario más básico de las casas españolas, pocos ingredientes y un gran resultado, económico, con ingredientes al alcance de cualquiera y muy fácil de hacer.

Yo aún me encuentro mucha gente que nunca lo ha probado casero, que suelen hacer flanes con los preparados industriales y con las natillas pasa igual, lo hacen con preparados industriales y no saben lo que se están perdiendo, porque con poco esfuerzo y con pocos ingredientes, tienen un postre "natural" que si bien lleva azúcar (podemos elegir la cantidad a usar e incluso hacerlo con edulcorantes para los diabéticos).






50 gr. de caramelo líquido
300 gr. de leche entera
3 huevos grandes
250 gr. de agua
80 gr. de azúcar


Ponga en el vaso la leche, el azúcar y los huevos. Mezclar 2 min/ 40º/velocidad 3

Ponga el caramelo líquido en un molde de flan mediano (que quepa en el recipiente varoma) o en varios moldes metálicos de flan pequeños (depende del tamaño de las flaneritas dará para 4 o mas flanes).

Colocar los moldes dentro del recipiente varoma y comprobar que no tapan los orificios del recipiente (pues tiene que circular el vapor entre los flanes para que se cocinen).

Verter el flan líquido en la flanera (yo lo he hecho en molde mas grande)  o las flaneras y tapar bien con film plástico o con papel de plata.

Poner en el vaso el agua, colocar el recipiente varoma en su posición y programar 11 minutos en temperatura varoma y velocidad 1.

Dejar que se enfríe para que tome mas cuerpo antes de desmoldarlo.


Calentar el horno a 180º. Poner una capa de agua sobre la bandeja de horno para poder hacer los flanes al baño maría.

Poner los huevos con el azúcar en un bol grande, batir al baño maría con unas varillas metálicas para que entre aire en la mezcla y no queden trocitos de huevo sin batir, añadir poco a poco la leche hasta que esté completamente mezclado y homogéneo.

Verter en los moldes o molde un chorrito de caramelo líquido hasta cubrir la base.

Verter la mezcla de huevos y leche sobre el caramelo líquido. Poner las flaneras en la bandeja de horno con el agua. 

Meter en el horno caliente y cocinar unos 10 ó 12 minutos (hasta que estén cuajados, comprobar quitando el papel de plata a uno de ellos) ** pongo tiempo orientativo, porque dependerá del tamaño de las flaneras y el grosor de éstas (hay materiales que transmiten antes del calor y los flanes se hacen enseguida y otros moldes metálicos o de cristal, que tardan más en la transmisión del calor a los alimentos)

Dejar que sen enfríe para que tome cuerpo antes de desmoldar.

 





MANTEQUILLA DE HIERBAS PARA AROMATIZAR CARNES O PESCADOS





La mantequilla de hierbas no es muy frecuente en nuestra cocina, en España, solemos usar condimentos basados siempre o casi siempre en el aceite de oliva, el oro de la cocina española, nuestro aceite que se nos hace imprescindible para cocinar o para condimentar, es mas!!! jugamos con las distintas variedades para obtener variables en los resultados, no es igual usar un picual que un aceite de oliva arbequina y ya no digo nada, si en vez de usar aceite de oliva, lo que usamos son aceites vegetales, que también solemos usar, aunque aportan menos sabor y una textura diferente, sin entrar a valorar, las diferencias nutricionales que existen entre los aceites de oliva y los aceites de semillas.

En ésta receta, la protagonista es la mantequilla, una grasa animal que para mí fue la gran desconocida durante toda mi infancia, en un pueblo pequeño del sur, no solía venderse mantequilla en las tiendas, sino margarinas y como aquí no hay vacas, pues ni atisbo de mantequilla y menos para cocinar, así que la descubrí primero en las tostadas, la mantequilla Lorenzana que se ponía dura como una piedra, jejej, y que estaba deliciosa y luego ya con el tiempo, se fueron viendo mas por las tiendas la mantequilla en barra, aparte de la Lorenzana que sigue estando ahí en los estantes para los que gustan de una tostada de mantequilla auténtica.

Pues bien, la mantequilla aromatizada con hierbas y como acompañamiento de la carne o el pescado, es una delicia, un suave complemento de sabor que va a sacar de la rutina a ese pescado a la plancha que necesita de un extra de sabor, a la carne a la plancha o a una pasta de guarnición que no sabemos que poner.

3 ramitas de perejil
2 ramitas de eneldo fresco
4 hojas de salvia fresca
1 ramita de romero fresco (hojas)
1 cucharada de sal
pimienta recién molida
10 ramitas de cebollino fresco 
250 gr. de mantequilla (sin sal) a temperatura ambiente y cortada en dados.


Ponga en el vaso el perejil, la salvia, el romero, el eneldo, el cebollino, la sal y la pimienta. Triturar 5 seg. /vel. 10. Con la espátula bajar las hierbas hacia el fondo del vaso.

Añadir la mantequilla y la pimienta, mezclar 8 seg. a vel. 5. Con la espátula, bajar los ingredientes de las paredes del vaso hacia las cuchillas y mezclar  8 seg. a vel. 4

Poner la mezcla sobre un film de plástico de cocina, meter un ratito en el frigorífico para que se endurezca un poco y formar un cilindro con la ayuda de las manos y del film plástico. Meter en el frigorífico y mantener en frío hasta el momento de usarlo.

Para usar poner una rodaja sobre la carne o el pescado cocinados, con el calor se derretirá o bien, añadir a la pasta caliente o a una tostada de pan caliente.


Picar finamente las hierbas hasta que queden trocitos muy pequeños, añadir la sal, la pimienta molida y la mantequilla a punto pomada, mezclar bien hasta que todos los ingredientes estén mezclados con la mantequilla.
Poner la mezcla sobre un film de plástico de cocina, meter un ratito en el frigorífico para que se endurezca un poco y formar un cilindro con la ayuda de las manos y del film plástico. Meter en el frigorífico y mantener en frío hasta el momento de usarlo.
Para usar poner una rodaja sobre la carne o el pescado cocinados, con el calor se derretirá o bien, añadir a la pasta caliente o a una tostada de pan caliente.



TARTAR DE GAMBAS CON CÍTRICOS






Hoy ya hace calor, apetece sandía, frutas frescas y ensaladas, esos alimentos que son nuestros aliados para refrescarnos y para llenarnos de vitaminas tan beneficiosas para nuestro cuerpo. Es hora de lucir la piel en la playa y el tipo, así que con éstas recetas ligeras, también ayudaremos a mantener a raya los kilitos de mas y a lucir una piel bonita, vamos a consumir fruta y verdura fresca, nuestro cuerpo nos lo agradecerá.

Yo compro gambas pequeñitas, gambas arroceras blancas que siempre tienen buen precio, con las cabezas y las pieles hago fumet que guardo congelado para cualquier ocasión y con los cuerpos, a cualquier ensalada le vienen bien, también las uso para tortillas o para los guisos de pescado.
En ésta receta se pone cruda, macerada,  lo de consumir la gamba cruda a algunos no os hará mucha gracia, pero la verdad es que al ponerle el zumo de lima queda muy rica, yo no soy muy de pescado crudo, pero unas gambas frescas, después de la maceración, están deliciosas.

un aguacate en su punto
250 gr. de gambas arroceras "muy" frescas
1 mango
el zumo de media lima
unas gotas de tabasco
una cucharada sopera de aove (aceite oliva virgen extra)
una pizca de pimentón agridulce
brotes frescos al gusto
cilantro fresco
un poco de pimienta recién molida y sal


 Limpiar las gambas, retirar las cabezas y las pieles de los cuerpos, retirar el filo negro que tienen en el lomo ayudándonos con la puntilla del cuchillo.
Trocear finamente las gambas, pasarlas a un bol y aliñar con el zumo de la lima, el tabasco, el pimentón, el aceite, la sal y la pimienta molida.
En otro bol poner el aguacate troceado y rociar con el zumo de lima y un poco de sal.
Trocear el mango y poner también un poco del jugo de la lima y una pizca de sal.
Colocar los ingredientes en vasos individuales, en primer lugar una fina capa de aguacate, encima otra capa del mango picado y por último una tanda de gambas con su jugo (ese jugo caerá también y enriquecerá el sabor del aguacate y el mango)
Por último poner un poco de cilantro picado y brotes para decorar.
Servir frío y mantener siempre en frío.