NATILLAS DE CARAMELO CON MERENGUE Y ALMENDRA



Queréis una receta sencilla....económica...fácil de hacer y que guste a toda la familia???

Pues aquí ésta la solución, unas natillas...a quién no le gustan los postres cremosos que se pueden servir tanto en frío como en caliente, que pueden prepararse incluso un día antes de nuestras celebraciones, que se pueden trasladar ...(porque a veces eso también importa!! jejeje) y se puede montar justo antes de servir y quedar super lucido.

Estas natillas se hacen muy rápido y los ingredientes son super accesibles y económicos, así que animaros a hacerlas que os van a encantar!!! además son aptas para celíacos y se pueden adaptar para los diabéticos si es necesario.


Para hacer las natillas
3 yemas de huevo
40 gr. de harina de maiz (maicena)
130 gr. de azúcar 
40 gr. de salsa tofee (o caramelo liquido)
500 gr. de leche 

Para hacer el merengue

3 claras de huevo
140 gr. de azúcar 
un pellizco de sal
unas gotas de caramelo líquido (opcional)

Para la decoración
Crujiente de granillo de almendra caramelizado


Para hacer las natillas

Ponemos los ingredientes en el vaso y programamos 8 min. a 90º y velocidad 3.5  

Volcar en los vasitos de servir dejando un poco de espacio en la parte superior del vaso para la decoración.

Para hacer el merengue suizo

Ponemos en el vaso bien limpio el azúcar, las claras y una pizca de sal. Programamos para que se caliente 4 min. a 70º y velocidad 2

Colocamos la mariposa en las cuchillas y sin poner el cubilete, programamos para batir 5 min, a velocidad 3.5.

Poner en una manga pastelera con boquilla rizada para hacer la decoración.

Terminar los vasitos añadiendo un toque crujiente de granillo de almendra caramelizado o cualquier otro fruto seco crujiente.


Ponemos en un cazo al fuego la leche, el caramelo liquido o salsa tofee, la harina de maiz, el azúcar y las yemas de huevo. removemos con unas varillas hasta que hierva y veamos que la crema empieza a espesar. (hay que mover bien para que no haya grumos)

Vertemos en los vasos dónde lo vamos a servir.

Preparamos el merengue, para ello pondremos los ingredientes en un cazo al fuego y ayudándonos de un termómetro de cocina comprobamos que mantenemos la temperatura de 70 grados unos 4 o 5 minutos hasta que se disuelva el azúcar en la clara de nuevo.

Ponemos en un bol redondo y batimos con unas varillas (mejor si son eléctricas) hasta que haga picos, ponemos en una manga pastelera con boquilla rizada y adornamos los vasitos.

Por último añadimos el granillo de almendra o frutos secos o incluso un hilito de caramelo líquido.














CESTAS CRUJIENTES DE CARRILLERAS CON PARMENTIER DE PATATA





Para elaborar las carrilleras

100 gr. de dientes de ajo pelados y chafados***
75 gr. de aceite de oliva
un kilo de carrilleras de cerdo salpimentadas
2 hojas de laurel 
una cucharadita de perejil picado
250 gr. de vino dulce 
100 gr. de whisky
una pastilla de caldo de carne o una cucharadita de vobril
30 gr. de zumo de naranja
un puñado de pasas o de higos secos

Para elaborar el parmentier de patata

un kilo de patatas harinosas peladas y cortadas en trozos
una cucharadita de sal
400 gr. de leche
30 gr. de mantequilla o de aceite de oliva

Para los saquitos de pasta filo

un paquete de pasta filo comercial 


Elaboración de las carrilleras en salsa

Ponemos en el vaso del thermomix el aceite de oliva y los ajos y troceamos a velocidad 7. Programamos para sofreir 4 min. a 120º velocidad 1.

Cuando termine el tiempo programado, añadiremos las carrilleras salpimentadas y limpias de pellejitos y grasa. Añadiremos el vino, el perejil picado, el whisky, la pastilla de caldo (o sal) y el zumo de naranja. 
Programaremos para cocinar las carrilleras 45 min. temperatura varoma y velocidad cuchara.

Cuando termine el tiempo programado, añadir las pasas o los higos (también se puede usar orejones) y programamos de nuevo 10 min. a 100º velocidad cuchara.

Sacamos a un colador para recoger todo el caldo que tiene la salsa, dejamos el caldo en un bol y volvemos a poner las carrilleras en el thermomix.

Programar para hacer hebras con las carrilleras, para eso pondremos 1 min. a velocidad 2,5 y giro a la izquierda, comprobamos que esté la carne deshilachada y si no es así, repetimos el proceso.

Sacar las carrilleras deshilachadas a un bol y añadir un poco del caldo reservado para que se pongan más cremosas.

Elaboración de la parmentier de patata

Ponemos la mariposa en las cuchillas y añadimos el kilo de patatas peladas y cortadas en rodajas a grosso modo, añadimos la leche y la sal y programamos 30 min. a 95º y velocidad 1 con giro a la izquierda.

Cuando se termine el tiempo programado, retiramos la mariposa, añadimos un poco de nuez moscada y de pimienta molida, la mantequilla en trocitos y programamos 30 seg. a velocidad 3 para hacer el puré más cremoso, si sigue quedando con grumitos o se ve muy espeso, añadimos un poco de leche y volvemos a repetir la operación.

Montaje del plato

Cortamos las láminas de pasta filo en cuatro porciones de unos 15 cm. de lado, pintamos con mantequilla fundida y ponemos dos o tres capas, ponemos una porción de carne de las carrilleras y cerramos. Colocamos sobre una bandeja de horno todos los saquitos para hornearlos a la vez.

Por otro lado, ponemos en los platos una porción de crema de patata, encima colocamos un saquito de pasta filo cocinada y servimos con un poco de la salsa de la carne que tenemos reservada.



*** Todo se puede tener hecho con antelación, yo pongo el puré de patata en una manga pastelera, pues lo preparo un poco antes de usarlo, también podemos tener preparadas con un día de antelación las carrilleras y solamente tendríamos que montar el plato y calentar los componentes a la hora de servirlo.









ESTOFADO DE CIERVO Y PATATAS AL VAPOR





Hace un tiempo viajé a Jaén a conocer un poco más de los conocidos pero escurridizos linces, mi destino fue la sierra de Andujar y su comarca, de la que me quedé totalmente enamorada, que sierra más bonita, que contrastes, que flora y bueno ya de la fauna, no os cuento.....que contratamos a un guía que nos enseñó lugares maravillosos y siiiii!!! tuvimos la gran suerte de ver un lince y fotografiarlo...cosa que no es tan rara, pero es bastante ocasional, pues son muy escurridizos y suelen huir de la gente.

Pues lo que quería contaros en realidad es que probé por primera vez la carne de ciervo, la pusieron a la plancha, vuelta y vuelta, pero me pareció muy rica, muy sabrosa y muy intensa, así que cuando encontré carne en una superficie comercial muy conocida, supe al momento, que tenía que comprarla para cocinarla yo.

La carne que yo compré era de guiso, unos trozos de carne muy magra, muy parecida a la ternera en su aspecto ya que es de un color intenso y se ve fibrosa, así que la compré pensando en hacer un estofado, como yo nunca la había cocinado, pues busqué recetas y casi todas iban en la misma dirección, así que la elegida fue una de Cookidoo, la aplicación de recetas de Thermomix, así que además, me permitía comprobar como quedaba la carne cocinandola con el robot.

El resultado del guiso fue espectacular, muy sabroso, la mezcla de carne de sabor intenso, especias y chocolate es deliciosa y la carne quedó muy tierna, lo acompañé de patatas y le iban de maravilla a la salsa que quedó con la carne, como ya os he comentado, el sabor es intenso, del estilo de la ternera, solo apto para los que os gustan los sabores intensos.



200 gr. de cebolla
70 gr. de zanahoria
2 dientes de ajo pelados
50 gr. de aceite de oliva
600 gr. de carne de ciervo en dados de 3 cm.
70 gr. de vino dulce 
media cucharadita de tomillo fresco
media cucharadita de orégano 
una hoja de laurel
10 gr. de vinagre
15 gr. de cacao puro en polvo sin azúcar
400 gr. de agua
una cucharadita de sal
1 kg. de patatas peladas y cortadas en tiras de un centímetro 
unas semillas de sésamo tostado para decorar

***Si lo preferís, podéis usar patatas pequeñitas de guarnición enteras y sin pelar, habría que poner el varoma en su lugar desde el principio para que las patatas se cocinen correctamente, ya que son más grandes.


Ponemos en el vaso del thermomix la cebolla en trozos, la zanahoria y los ajos. Añadimos los 50 gr. de aceite de oliva y troceamos 5 seg. a velocidad 4 
Bajar los trozos de verdura picados de las paredes del vaso y añadir la carne y el vino. Programar para cocinar 30 min en temperatura varoma y velocidad cuchara.
Cuando pase el tiempo programado, añadimos las hierbas, el laurel, el vinagre, el cacao, el agua y la sal.
Programamos 25 min. varoma y velocidad cuchara y ponemos el recipiente varoma con las patatas encima del vaso del thermomix.

Servir la carne guisada acompañada con una ración de patatas y le ponemos un poco de sésamo tostado por encima.



Troceamos la verdura en dados pequeños, ponemos una cacerola grande con un fondo de aceite de oliva y salteamos la verdura hasta que sude un poco, añadimos la carne, las especias y el vino y cocinamos durante diez minutos para que la verdura se ablande un poco y se evapore el vino, añadimos el agua, el cacao y la sal, tapamos y cocinamos por 35 a 40 minutos a fuego medio hasta que la carne esté tierna.

Para la guarnición de patatas ponemos un litro de agua en una cacerola y la llevamos a ebullición, añadimos las patatas y la sal y las cocinamos a fuego medio hasta que estén tiernas.









COMO HACER GURULLOS (CON THERMOMIX Y TRADICIONAL)





Los gurullos son tiras muy pequeñas de pasta seca que se usan para complementar los guisos o potajes tradicionales de Almería.

En Almería, los que conocéis la zona, sabéis que es una provincia árida con unos recursos naturales limitados en cuanto a la agricultura, ya que el regadío tardó en llegar a algunas zonas y es cuando la provincia empezó a despegar en lo que a la agricultura se refiere.

La comida de las zonas de interior, sobre todo en aquellas zonas en las que se dependía de la lluvia para el regadío, estaba muy fundamentada en lo que daban las pequeñas huertas y en lo que se podía cultivar en secano, como almendra, algarroba, algunos frutales y olivos.

En Almería en los pueblos de interior, solo llegaba el arroz escasamente y no todo el mundo podía acceder a su compra y antiguamente tampoco era frecuente ver macarrones ni espagueti en las tiendas, jejeje, pero en Almería teníamos nuestra propia pasta que hacía las veces de arroz en los guisos que se querían complementar y que servían también para engordar el caldo, esa pasta eran los "gurullos" 

Los gurullos aguantan secos mucho tiempo sin problema, se podían hacer y tener guardados para usar en la ocasión que se necesitaban y no necesitaban de muchos ingredientes, así que fueron parte muy importante de los guisos hasta que llego el arroz y la pasta comercial que los fue sustituyendo en el uso habitual de las casas.

El uso de los gurullos es muy residual, solo se elaboran de forma artesanal por algunos restaurantes que hacen platos típicos o los que se venden en el mercado central o algunas tiendas típicas, ya hay un sustituto comercial que es muy parecido, pero no queda igual al elaborado artesanalmente.






150 gr de harina de trigo 
75 gr. de agua 
una cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra
una cucharadita de sal


Ponemos todos los ingredientes en el vaso del Thermomix y amasamos durante un minuto. En tmx 6 función Amasar en otros modelos (Espiga) con vaso cerrado.

Sacamos la masa del thermomix y la hacemos una bola con las manos, depende de la harina (no todas las harinas admiten la misma cantidad de agua) nos saldrá más o menos dócil la masa, para que esté más manejable, la dejamos reposar un rato en un bol tapado con plástico de cocina.

Una vez que tengamos tiempo de ponernos a hacer los gurullos, pondremos en la mesa de trabajo harina, la espolvoreamos por la superficie de la mesa dónde vamos a trabajar la masa.

Cogemos una porción de mas y hacemos una tira fina, con una mano sostenemos la tira y con la otra pellizcamos un trocito pequeño como el tamaño de un garbanzo y lo afinamos rotándolo con los dedos hasta que se obtiene una tirita pequeña, un poco más grande que un grano de arroz, ese es el tamaño tradicional que se hace en Almería.


Ponemos todos los ingredientes líquidos en un bol y la sal, añadimos la harina y mezclamos con una cuchara al principio y cuando se pueda, con una mano hasta que la masa esté compacta y homogénea. 

Dejamos reposar en un bol tapado con plástico de cocina o con un paño limpio, esto favorecerá el manipulado de la masa después.

Una vez que tengamos tiempo de ponernos a hacer los gurullos, pondremos en la mesa de trabajo harina, la espolvoreamos por la superficie de la mesa dónde vamos a trabajar la masa.

Cogemos una porción de mas y hacemos una tira fina, con una mano sostenemos la tira y con la otra pellizcamos un trocito pequeño como el tamaño de un garbanzo y lo afinamos rotándolo con los dedos hasta que se obtiene una tirita pequeña, un poco más grande que un grano de arroz, ese es el tamaño tradicional que se hace en Almería.





BUNDT CAKE DE CASTAÑA





El otoño como cada año se resiste en la parte oriental de España, aquí seguimos con temperaturas veraniegas y no parece que sea otoño, pero los ciclos de los alimentos siguen su curso y llegan las castañas, como cada otoño ese fruto que es tan rico y que da tanto juego, a mí me encantan asadas, pero cocinadas en los potajes o como parte de los postres son exquisitas.

En ésta ocasión he usado harina de castaña que se puede hacer en casa deshidratando las castañas a fuego muy bajo durante varias horas en el horno, no se asan, se van deshidratando hasta que la piel se les va facilmente y una vez peladas las trituramos hasta obtener una harina fina que es la que usaremos para hacer el bizcocho.

Esta harina también se puede encontrar envasada, la podéis encontrar en herbolarios y en tiendas de frutos secos o de harinas que comercializan por internet.


250 gr. de harina de castaña
una cucharadita de levadura química
200 gr. de azúcar moreno
5 huevos
500 gr. de nata (o leche o bebida vegetal)
80 gr. de aceite de girasol
 

Separar las yemas y las claras.
Ponemos las yemas en el vaso del thermomix con el azúcar. Mezclamos hasta que esté espumoso, para eso programaremos 6 min. a velocidad 3 con la mariposa
Incorporamos la nata o leche, el aceite y mezclamos 10 seg. a velocidad 2
Agregar la harina mezclada con la levadura química y mezclaremos 10 seg. a velocidad 6

Sacamos a un bol y reservamos para poder usar el vaso del thermomix para montar las claras, si disponéis de dos vasos, ésto no es necesario ya que podéis usar el otro vaso.

Ponemos en el vaso limpio y seco las claras con un poco de sal. Programar con mariposa 6 min. velocidad 3   1/2

En el bol, añadir las claras montadas y mezclar con unas varillas hasta que esté homogéneo.

Verter en un molde de bund untado con mantequilla y hornear de 30 a 40 min. a 180 grados.

Una vez frío desmoldar y poner por encima azúcar glacé o un frosting de caramelo.

                                       
                                      

Separar las yemas y las claras de los huevos en dos bol grandes.

En un bol grande mezclar las yemas con el azúcar y el aceite y batir bien hasta que la mezcla esté espumosa, añadimos la nata y volvemos a mezclar.

Añadimos a la mezcla la harina y la levadura  y mezclamos bien.

Montamos las claras a punto de nieve y también añadimos al bol donde hemos batido las yemas, mezclando con las varillas suavemente hasta que esté completamente homogéno. 

Verter en un molde de bund untado con mantequilla y hornear de 30 a 40 min. a 180 grados.

Una vez frío desmoldar y poner por encima azúcar glacé o un frosting de caramelo.


CORDERO CON COUS-COUS Y LIMONES ENCURTIDOS




800 gr de cordero en trozos
6 ajos pelados (unos 40 a 50 gr.)
3 ramitas de perejil fresco
un tallito de hierbabuena
50 gr. de aceite de oliva 
una cucharadita de sal
una pizca de pimienta molida
100 gr. de vino blanco o caldo de verduras
2 trozos de limón encurtido (receta de Limones encurtidos aqui)
un puñado de almendras fritas y troceadas a grosso modo
***opcional (un puñado de pasas)



Para el cous-cous
150 gr. de cous-cous de grano medio
100 gr. de agua
10 gr. de aceite de oliva
sal


Poner el cordero en un bol

Poner en el vaso del thermomix los ajos y el perejil y trocear 4 seg. a velocidad 7, añadir 10 gr. de aceite, remover con la espátula para recoger la picada y verter sobre el cordero, añadir un poco de sal y pimienta molida. Dejar reposar un rato dentro del frigorífico.

Añadir al vaso 40 gr. de aceite y programar para calentar 3 min. a 120º vel. 1

Poner dentro del recipiente varoma un molde de silicona o metálico, añadir 150 gr. de cous-cous  el agua y un chorrito de aceite y sal.

Incorporar los trozos de cordero con su picada, programar 25 min. a 100º velocidad cuchara giro a la izquierda, cuando finalice el tiempo, añadir el vino o el caldo. Programar para cocer, 10 min. varoma y velocidad cuchara y giro a la izquierda

Colocar el recipiente varoma con el molde dentro y el cous-cous y tapar.

Cuando finalice el tiempo programado, retirar el recipiente varoma y por el bocal, añadir las almendras y el limón encurtido en trozos y programar 3 min. a 100º vel. cuchara giro izquierda

Servir una cama de cous-cous con los trocitos de cordero por encima y añadir un tallito de hierbabuena picado por encima.


Picar finamente los ajos y el perejil hasta que estén muy pequeñitos, añadirle aceite, sal y pimienta molida, remover y reservar un rato en el frigorífico.

En una cacerola ponemos dos o tres cucharadas de aceite de oliva, añadir la carne picada y sofreír hasta dorar por todos los lados, bajar el calor y dejar que se haga en sus propios jugos unos minutos, añadir el vino o caldo y dejar unos 10 min. que se cocine, por último, añadir las almendra y los limones encurtidos y cocinar todo junto durante unos minutos a bueno bajo-medio.

En otra cacerola poner el cous-cous, cubrir con el agua, poner el aceite y la sal y cocinar por unos minutos hasta que el agua se consuma.



Los limones encurtidos se usan en la cocina marroquí, van estupendamente para los platos de pollo y cordero, es una manera de conservar los limones, pero a la vez un descubrimiento culinario que le da a los platos un sabor muy particular y delicioso.






BIZCOCHO DE COCO






En mi infancia nunca faltaron los bizcochos para las fechas señaladas, siempre se hacían en una olla redonda metálica que se ponía al fuego, no teníamos horno, por lo que en mi casa apenas se hacía nada de repostería que necesitara horno.

En mi infancia los bizcochos siempre eran "sabor bizcocho" jejeje, el único aromatizante que estaba al alcance de cualquier casa era la canela, el limón y poco más...pero si recuerdo que se hacían dulces con coco, pero nunca lo probé como parte de la masa del bizcocho y a decir la verdad, no me gustaba demasiado, jejej, pues en éste bizcocho ha triunfado, resulta un bizcocho jugoso y muy sabroso, además la cobertura de nata le va maravillosa, es el contraste y acompañamiento ideal.


Para el bizcocho

100 gr. de coco rallado
una cucharadita de levadura química
un pellizco de sal
4 huevos
100 gr. de azúcar
un yogur sabor a coco
100 gr. de aceite de girasol o mantequilla fundida
150 gr. de harina de repostería

Para la decoración

200 ml. de nata para montar
200 de queso crema (tipo philadelphia)
140 gr. de azúcar 
una peladura de limón (solo lo blanco)
pistachos picados o cualquier otro fruto seco al gusto


Preparación del bizcocho

Precalentar el horno a 180º
Pondremos en el vaso del thermomix el azúcar y el coco, programaremos 20 seg. a velocidad 10 para pulverizar los ingredientes y queden molidos finamente.
Añadir la harina, la levadura y la sal, mezclamos unos 5 segundos a velocidad 6. Sacar a un bol grande y reservar.
Poner en el vaso del thermomix los huevos, el aceite y el yogur. Batir 10 seg. a velocidad 6
Añadir la mezcla que tenemos reservada y batir de nuevo 10 seg. a velocidad 6
Volcar la mezcla del bizcocho batido en un molde mediano untado con mantequilla o forrado con papel de horno.
Hornear unos 35 minutos a 180º.
Dejar que se enfríe y desmoldar.

Mientras que se cocina el bizcocho prepararemos la cobertura

Preparación de la cobertura de nata al limón

Poner en el vaso del thermomix los 140 gr. de azúcar y la peladura de limón, pulverizar 20 seg. a velocidad 10 
Añadimos la nata y el queso crema, ponemos la mariposa en las cuchillas y montamos a velocidad 3 y medio hasta que la mezcla se ponga densa.
Ponemos la mezcla de nata en una manga pastelera con una boquilla y aplicamos sobre el bizcocho cuando ya esté frío. Decoramos con pistachos picados o con cualquier otro fruto seco a nuestro gusto.


Precalentar el horno a 180 º

Moler el azúcar y el coco con un procesador hasta que queden finamente picados como un polvito. Añadir al bol la harina, la levadura y la sal y mezclar bien.

En otro bol, batimos con una varilla los huevos, el aceite y el yogur. 

Añadir la mezcla de harina al bol y mezclar bien hasta que esté homogéneo. Verter en el molde elegido forrado con papel de horno o pintado con mantequilla o aceite.

Hornear unos 35 minutos a 180º no es necesario que se dore. Sacar del horno y dejar enfriar antes de desmoldar.

Una vez frío prepararemos la cobertura para la decoración que complementa el sabor del coco, para ello, montaremos la nata y la crema de queso con el azúcar mezclado con peladura de limón finamente picadas. Ponemos en una manga pastelera y aplicamos sobre la parte superior del bizcocho, y por último decoramos con frutos secos o con frutas.

PIZZA DE PESTO CON SALMÓN AHUMADO Y RUCULA




En casa nos gustan mucho las pizzas, a veces las compro comerciales para que mis hijos no se molesten en hacer nada, por aquello de la prisa y de no untar la cocina, sobre todo cuando voy a estar fuera y ellos se tienen que hacer la comida, son un "comodín" rápido, pero entre nosotros.....(que malas están)!!! he probado diferentes marcas y no hay color con una pizza casera....

De vez en cuando preparo pizza casera, suelo hacer dos masas y cada una de una variedad, es que da igual que les ponga!!!! es que caseras están mas ricas.....

Esta vez con pescado, salmón ahumado que tiene personalidad y complementa perfectamente con los demás ingredientes....para chuparse los dedos.....literalmente!!!! jejejej





Para la masa de pizza

30 gr. de aceite de oliva
220 gr. de agua 
10 gr. de levadura fresca
400 gr. de harina de fuerza
una cucharadita de sal
una cucharadita de azúcar

Para aderezar la pizza

100 gr. de salmón ahumado
una bolita de queso mozzarella
un puñado de aceitunas negras
tres cucharadas de salsa pesto (yo he usado comercial fresca)****
un puñado de rúcula fresca

Para los tomates confitados

un puñado de tomates cherry 
100 gr. de aceite de oliva virgen extra
un tallo de romero
un tallo de tomillo
un diente de ajo pelado
un poco de sal


Para hacer la masa de la pizza

Con éstas cantidades salen dos pizzas redondas o una que cubre toda la bandeja de horno

Ponemos en el vaso del thermomix el agua, el azúcar y la levadura prensada. Mezclamos a velocidad 6 unos 3 o 4 segundos.
Añadir el aceite, la harina y la sal.
Programar 2 minutos en Amasar.

Una vez hecha la masa la sacamos a un bol untado con aceite de oliva para que no se pegue y la dejamos fermentar en un sitio cálido, tapada con un paño para que fermente. También se puede dejar en el vaso del thermomix si no vamos a usarlo.

Mientras que la masa de la pizza fermenta, confitaremos los tomates cherry, para ello ponemos un poco de aceite de oliva en una sartén pequeña y profunda o cacerola, ponemos los tomates dentro, le ponemos la sal y la ramita de romero y cocinamos a fuego bajo hasta que empiecen a ablandarse los tomates. Sacamos del fuego y los dejamos enfriar en el aceite.

Una vez que la masa haya fermentado y esté elástica, la estiramos sobre una bandeja de horno a la que pondremos un poco de harina en la base para facilitar el trabajo o bien, la estiramos sobre un tapete de plástico que hay especialmente diseñado para esto o sobre papel de horno.

Untamos la base de pizza con la salsa pesto, ***(podéis probar también con pesto casero muy original de hojas de zanahoria pinchando aquí  ) ponemos las rodajas de queso distribuidas por la pizza, ponemos el salmón, los tomatitos y las aceitunas y metemos la pizza en el horno caliente a 200 grados hasta que se doren los bordes.

Sacamos la pizza del horno y ponemos la rúcula por encima justo antes de servir.


Ponemos los ingredientes líquidos de la masa en un bol y mezclamos bien hasta que se disuelva la levadura, añadimos la harina y la sal y mezclamos amasando hasta que obtengamos una masa homogénea.

Dejamos la masa fermentar en el bol tapado con un paño, en un sitio cálido para que fermente mejor.

Mientras que la masa de la pizza fermenta, confitaremos los tomates cherry, para ello ponemos un poco de aceite de oliva en una sartén pequeña y profunda o cacerola, ponemos los tomates dentro, le ponemos la sal y la ramita de romero y cocinamos a fuego bajo hasta que empiecen a ablandarse los tomates. Sacamos del fuego y los dejamos enfriar en el aceite.

Una vez que la masa haya fermentado y esté elástica, la estiramos sobre una bandeja de horno a la que pondremos un poco de harina en la base para facilitar el trabajo o bien, la estiramos sobre un tapete de plástico que hay especialmente diseñado para ésto o sobre papel de horno.

Untamos la base de pizza con la salsa pesto, ponemos las rodajas de queso distribuidas por la pizza, ponemos el salmón, los tomatitos y las aceitunas y metemos la pizza en el horno caliente a 200 grados hasta que se doren los bordes.

Sacamos la pizza del horno y ponemos la rúcula por encima justo antes de servir.




TARTA DE QUESO SALADA CON MERMELADA DE PIMIENTO AMARILLO




Como ya sabéis cultivo pimientos amarillos, hago muchas recetas con ellos y me encanta usarlos, ya que son muy dulzones y muy llamativos en la cocina.

Hace unos días hice una tarta de queso dulce para la cual compre un bote de dos kilos de queso.....(si de dos kilos) soy así de bruta, pero nos encantan las tartas de queso y siempre las hago de un kilo de queso (ahí para que no falte, jejeje) así que me sobraba bastante queso y quería usarlo para eliminar de mi frigorífico ese enorme envase que me lo ocupaba todo, busqué recetas en la aplicación de Thermomix que suele ser una de mis fuentes de inspiración y encontré ésta tarta, aunque la que os pongo aquí lleva algunas modificaciones que le hice yo para hacerla totalmente a mi gusto.



200 gr. de galletas saladas (crakers)
100 gr. de mantequilla fundida
150 gr. de queso cheddar naranja en trozos
300 gr. de queso tipo Philadelphia
2 huevos
un pellizco de sal y otro de pimienta negra molida

Para decorar 

150 gr. de mermelada de pimiento amarillo
un puñado de tomatitos 
unas galletas crakers
semillas de sésamo


Precalentar el horno a 180º 
Forrar  un molde de unos 20 centímetros con papel de horno 

Trocear las galletas hasta que estén finas con un procesador de alimentos.

Añadir la mantequilla fundida y mezclar ayudándonos de un tenedor.

Echar la mezcla en el molde y distribuir por la base del molde y la base de las paredes, meter en el congelador para que se compacte o en el frigorífico un ratito hasta que endurezca.

Rallar el queso con un procesador hasta que esté bien triturado, añadimos el queso cremoso blando, los huevos batidos, la pimienta y la sal. Seguimos removiendo la mezcla hasta que esté homogénea y cremosa.

Verter sobre la base de galleta en el molde que tenemos reservado.

Meter en el horno durante 25 a 30 minutos.

Sacar del horno y dejar que se enfríe para que se compacte y retirarle el molde con más facilidad.

Cubrir con la mermelada de pimiento amarillo, con los tomatitos y los tallos de zanahoria o perejil y los adornos comestibles que se os ocurran (frutos secos, tomates secos)


Precalentar el horno a 180º 
Forrar  un molde de unos 20 centímetros con papel de horno 

Poner en el vaso del thermomix las galletas y triturar 15 segundos a velocidad 10 (o función Triturar en Tm 6)
Añadir la mantequilla fundida y mezcle 15 seg. a velocidad 3
Echar la mezcla en el molde y distribuir por la base del molde y la base de las paredes, meter en el congelador para que se compacte o en el frigorífico un ratito hasta que endurezca.

Sin lavar el thermomix, ponemos el queso en trozos y rallamos 10 segundos en velocidad 7
Añadir el queso cremoso, los huevos, la pimienta y la sal. Mezclar 15 segundos a velocidad 3

Verter sobre la base de galleta en el molde que tenemos reservado.

Meter en el horno durante 25 a 30 minutos.

Sacar del horno y dejar que se enfríe para que se compacte y retirarle el molde con más facilidad.

Cubrir con la mermelada de pimiento amarillo, con los tomatitos y los tallos de zanahoria o perejil y los adornos comestibles que se os ocurran (frutos secos, tomates secos)