PANNACOTA DE CHOCOLATE BLANCO



 photo panacota_zpsmbskrqcw.jpg




Hoy un postre faciliiiiiisimo!!!  es de los que se hacen en un momento y resulta barato, sencillo, exquisito y queda muy vistoso, tanto en vasitos individuales como en formato de tarta, un éxito asegurado!!

En ésta ocasión la he presentado en vasos individuales y coronada con unas frambuesas, y una cucharadita de crocanti de almendra, pero otras veces, les hago un fondo de galleta triturada o una base de magdalena humedecida en leche, una galleta oreo e incluso unas cucharadas de mermelada, como sabe a leche, va con todo, animaros a experimentar el contraste, porque queda muy rico.....





250 ml. de nata
250 ml. de leche entera
100 gr. de chocolate blanco
2 cucharadas de azúcar
4 hojas de gelatina neutra
frambuesas frescas
100 gr. de crocanti de almendra




Poner la gelatina en un cuenco y añadir la leche fría. Dejar reposar hasta que se hidrate y esté blanda.

Poner en el vaso del Thermomix la mezcla anterior, la nata, el azúcar, el chocolate blanco troceado y programar 6 min. a 80º y vel. 3 (mejor si la nata y la leche están a temperatura ambiente, si están fríos del frigorífico, programar 7 min. en vez de 6, ya que tardará más tiempo en hervir).

Volcar en vasos individuales y dejar que se enfríe un poco.

Una vez que la gelatina está fría, conservar en el frigorífico.

Adornar con las frambuesas y el crocanti de almendra justo antes de servir.





Poner la gelatina en un cuenco y añadir la leche fría. Dejar hidratando hasta que la gelatina esté completamente blanda.

Poner la mezcla anterior, la nata, el azúcar, la nata y el chocolate blanco en una olla y calentar a fuego bajo, remover hasta que empiece a hervir, cuando comienza el hervor, retirar del fuego y verter en vasos individuales.

Una vez que la gelatina está fría, conservar en el frigorífico.

Adornar con las frambuesas y el crocanti de almendra justo antes de servir.




POTAJE DE JUDÍAS ROJAS CON TOCINO Y MORCILLA




 photo potajealubiasnegras_zps5ks0hk06.jpg



Aprovechando que han bajado las temperaturas un poco éstos días, os pongo un buen potaje con sus avíos... su trozo de morcilla, otro de tocino y chorizo...madre mía!!! es contundente, pero riquísimo... a mí me gustan las comidas de cuchara haga frío o haga calor, y una manía o costumbre....comerlos muy calientes!!! no me gusta la comida fría, y a veces en el verano del sur, comer uno de éstos platos, significa tarde de sudores, jejejej







Para unas cuatro raciones

400 gr. de judías o habichuelas rojas
1 cebolla
1 pimiento
dos ajos
un tomate
un trozo de morcilla (de la que uséis normalmente, aquí en Almería de cebolla, no lleva arroz como en otros sitios, solo sangre y cebolla)
un trozo de tocino
uno o dos chorizos (más rico si son picantes)
una hoja de laurel
una pizca de comino molido
sal
Aove






Poner las judías en remojo el día anterior en abundante agua.

Poner un fondo de aceite de oliva en una olla y calentar, añadir la cebolla, los ajos  y el pimiento picados finamente, cuando estén blandos, añadir el tomate troceado y el comino y rehogar todo unos minutos hasta que el tomate esté frito. Añadir un vaso de agua, cocer unos minutos y triturar con la batidora.

Añadir a la olla las habichuelas escurridas del agua de remojo y una hoja de laurel, cubrir con agua hasta cubrir las habichuelas unos cinco centímetros, llevar a ebullición y cuando hierva, añadir otro vaso de agua y bajar el fuego a temperatura media, cocinar unos 15 minutos.

Pasado el tiempo, añadir otro vaso de agua al guiso, comprobar la textura de las habichuelas y si ya están empezando a ablandarse, cocinar por otros diez minutos, añadir de nuevo agua y la morcilla y el tocino en un solo trozo para que no se rompa. Cocinar hasta que las habichuelas estén tiernas y si vemos que el guiso se nos queda muy seco, podemos añadir más agua fría.

Si fuese el caso contrario y nos hemos pasado con el agua, podemos disolver una cucharadita de harina en medio vaso de agua y añadirlo al guiso, éste remedio hará que espese.

***Rectificar de sal al final, ya que la morcilla y el tocino aportan sal al guiso.

***Se pueden añadir unas patatas unos 20 minutos antes de apagar el fuego, siempre en trozos no muy grandes y cortadas en gajos chascándolas, para que suelten más almidón y espesen el guiso.

***Se puede poner junto a las patatas (mejor unos minutos después) un puñado de arroz (si optamos por poner arroz, tenemos que asegurarnos que tenemos caldo suficiente para la cocción)

***En ésta ocasión la verdura está hecha en sofrito, pero se puede poner en trozos grandes y en crudo a la vez que las habichuelas, pero habrá que tener en cuenta que hay que aportar el aceite al guiso, y ésto se hará cuando de el primer hervor.






BATIDO DE PLÁTANO CON GALLETAS DE CARAMELO




 photo batidochocolate_zps7g1ppisv.jpg



A veces l@s bloguer@s buscamos recetas muy elaboradas para retarnos y luego cuando conseguimos darle nuestro punto y hacer esa receta de nuestra casa, la compartimos en los blogs de cocina....otras veces, se trata de recetas de toda la vida, de nuestras madres, que rescatamos con mimo del último cajón de la cocina, siempre buscando lo novedoso y llamativo. Al final, las recetas mas "ñoñas" por decir algo, las mas habituales de nuestras casas, las corrientes, las de todos los días...no las publicamos.. al menos eso me pasa a mí a menudo, nunca he publicado éste batido que es un clásico en mi casa y que siempre gusta.


POLLO AL LIMÓN CON FIDEOS DE ARROZ




 photo chococrema1-2_zpsjh4skjpq.jpg



Hace años que no piso un restaurante chino, ni he ido a ninguno de los famosos wok que tanto están de moda, pero me gusta la comida asiática y siempre que veo una receta que me llama la atención, la pruebo, siempre que disponga de los ingredientes...porque claro, son ingredientes que no se encuentran con frecuencia, pero que si te gusta ese tipo de comida, son imprescindibles para hacer tu propia comida asiática...al menos intentar imitarla, jejej


Con ésta receta he podido comprobar el por qué de la textura del pollo tan blanco y tan blando....que siempre que iba a comer cuando era mas joven, me lo preguntaba, jejej, y es porque está macerado y ligeramente hervido.

Y si os preguntáis el por qué de que no vaya a ese tipo de restaurantes, la respuesta es que a mi marido no le gusta esa comida, así que buscamos siempre otro tipo de manjares, jejej



TARTAS MINI DE CHOCOLATE CREMOSO SIN HORNO


 photo chococrema_zpskxt8pl8u.jpg



Estas tartas en miniatura son un caprichito....mas sencillas imposible, quien dice que no tiene tiempo de hacer un postre....

¿Se acerca el día de la madre y quieres sorprender con un postre casero, pero no tienes tiempo? no tienes ingredientes? no tienes máquinas para cocinar? pues ve corriendo al super y compra unas tartaletas de masa quebrada, compra también chocolate del que pone Postres, unos frutos secos y con poco mas, tienes éstas deliciosas tartas en miniatura, que se pueden hacer a mano, con batidora o con Thermomix.


 photo chococrema1_zps2qj2nuoi.jpg




SOLOMILLO EN SALSA DE CABRALES





 photo solomillo1_zpsyixlm6ig.jpg


El queso cabrales es uno de los quesos asturianos más conocidos...por su apariencia, por su sabor y olor; su personalidad es inigualable, es un queso untuoso cuya maduración se produce en cuevas, y gracias a los hongos penicillium, la leche se convierte en este excelente queso, que tanto al natural, como en salsas, resulta un manjar.

El cabrales tiene un sabor fuerte y no le agrada a toda la gente, ya que tiene un color azulado verdoso que espanta a quien no gusta de quesos azules....para suavizar el queso y hacerlo más cremoso para ser utilizado como salsa, basta mezclar con nata templada y disolverlo al gusto, ésto nos permite diluir un poco su potencia y tener una salsa para aderezar nuestros platos.


 photo solomillo_zpsfb9fatbi.jpg