RILLETES DE PATO ( RECETA CON THERMOMIX Y TRADICIONAL)


Hoy vamos a aprender a hacer un plato gourmet, algo que es muy común en la cocina francesa y que es bastante desconocido en España, excepto en algún restaurante que lo pueden poner como algo exclusivo y precio prohibitivo.

Hay platos que no se olvidan nunca o que marcan algún viaje, alguna celebración o comida en ese restaurante que no se te olvida, sobre todo, si pruebas manjares hasta ahora desconocidos o te atienden super bien, yo normalmente, los recuerdo por los manjares, jejej y en Francia el gran descubrimiento fueron los rilletes, ohhh!!! que cosa más rica!!!

Un tiempo después, los volví a tomar en casa de mi amiga Begoña, una enamorada de la cocina (iba a poner francesa, pero es que está enamorada de la comida inglesa, italiana, americana, española, jejeje, es una enamorada de la cocina), bueno, pues allí volví a probar los rilletes, y con su receta los he hecho yo, sorprendiendome de lo fácil que es hacerlos y lo deliciosos que quedan.

Esta es su receta Rilletes de Pato, que podéis ver en su blog, además de un montón de recetas para chuparse los dedos.













dos muslos de pato confitados (yo he utilizado de la marca Martiko, porque tiene mas grasa)
100 ml. de vino blanco
50 gr. de brandy
dos dientes de ajo
sal, pimienta negra, tomillo, cuatro especias
grasa de oca


Poner en una cazuela los muslos de pato con toda su grasa, añadir el vino y el brandy, los dos dientes de ajo sin pelar y las especias.

Calentar a fuego bajo medio durante hora y media a dos horas, el tiempo que necesite la carne de los muslos para despegarse del hueso, tiene que estar muy tierna.

Colar la grasa a un bol y dejar los huesos y la carne en un plato hasta que se enfríen para poder manipular, una vez frío, sacar los huesos y desmigar la carne.

Poner los rilletes en un bote de cristal con cierre hermético y cubrir con la grasa reservada. Cuando se enfríe la grasa hará una capa blanca sobre la carne y ésta hará de conservante.

Si cuando embotamos los rilletes cuando se han enfriado por complelto, es posible que la grasa se haya endurecido y puesto blanca, para cubrir los botes, tendremos en ese caso, que calentarla un poco en el microondas para que se ablande y poder distribuir encima de los rilletes.

Si la grasa que tenemos reservada no es suficiente, fundir un poco de grasa de oca y cubrir con ésta la carne.

Servir sobre tostas de pan crujiente o poner en un cuenco en la mesa para que se sirvan los comensales.



Poner en el vaso del Thermomix los muslos de pato con toda su grasa, añadir el vino y el brandy, los dos dientes de ajo sin pelar y las especias.

Programar 60 minutos a 90º y velocidad cuchara. Si la carne no se despega del hueso, programar otros 10 minutos mas a la misma velocidad y temperatura.

Volcar el contenido a un colador grande para filtrar la grasa (se puede hacer con el cestillo) poniendo un bol debajo para recoger toda la grasa.

 Dejar los huesos y la carne en el cestillo hasta que se enfríen para poder manipular, una vez frío, sacar los huesos y desmigar la carne.

Poner los rilletes en un bote de cristal con cierre hermético y cubrir con la grasa reservada. Cuando se enfríe la grasa hará una capa blanca sobre la carne y ésta hará de conservante.

Si cuando embotamos los rilletes cuando se han enfriado por complelto, es posible que la grasa se haya endurecido y puesto blanca, para cubrir los botes, tendremos en ese caso, que calentarla un poco en el microondas para que se ablande y poder distribuir encima de los rilletes.

Si la grasa que tenemos reservada no es suficiente, fundir un poco de grasa de oca y cubrir con ésta la carne.


Servir sobre tostas de pan crujiente o poner en un cuenco en la mesa para que se sirvan los comensales.





CREMA DE QUESO DE CABRA Y NUECES (THERMOMIX Y TRADICIONAL)

Esta crema de queso es ideal para aperitivos, se hace en un momento y queda riquísima, sobre todo si os gusta el queso de cabra cremoso, que es un queso bastante especial de sabor y textura y, por regla general, o lo odias, o lo amas.

Hace un tiempo, encontrar queso de cabra fresco en los lineales de las grandes superficies, era bastante complicado, el queso de cabra que se consumía, era de procedencia muy casera, era queso de elaboración artesanal y solía venderse curado o fresco para curar en casa.

Cuando yo era pequeña, el pastor del pueblo nos regalaba un queso de cabra de vez en cuando, como pago por que sus animales comieran en nuestro terreno, era un queso que hacían ellos mismos en su casa, a mí me encantaba crudo, recién hecho, aunque solía ser chicloso, pero casi nunca lo comíamos recién hecho, siempre se dejaba en aceite de oliva y se tomaba cuando estaba oscuro y empezando a picar en el paladar, un auténtico manjar que llegó a su fin, cuando empezó a controlarse por sanidad, ya que era peligroso para nuestra salud, el consumo de quesos crudos y sin ningún tipo de control sanitario.

Hoy en día, se ha extendido el consumo de queso fresco de cabra, ahora más que nunca se ha extendido su consumo, o al menos así me lo parece a mí, ya que ahora encuentro muchos quesos de cabra en diferentes formatos, ya sea crudo, curado o en forma de rulo, creo que está de moda.

El queso que he utilizado para ésta receta es un queso muy cremoso, con forma de rulo, un queso que aquí antes no se había consumido nunca y que ahora es de uso muy frecuente en restauración y de ahí, a las nuestras cocinas, por lo que ya se puede encontrar en casi cualquier supermercado.










un rulo de cabra cremoso de 200 gr.
120 gr. de queso cremoso tipo philadelphia
80 gr. de leche o nata
50 gr. de nueces
opcional: sal

Para servir

Panecillos crujientes
mermelada (de cebolla, de tomate o chutney de tomate)



Poner en un cuenco apto para la batidora los quesos a temperatura ambiente, triturar y añadir un poco de leche o nata hasta obtener una textura cremosa y ligera para untar.

Trocear las nueces y añadir a la mezcla, remover bien para que se unifique todo el queso. Poner en un bol hermético.

Guardar en el frigorífico hasta el momento de servir.

Untar tostadas de pan crujiente con la crema de queso y poner un poco de la mermelada o chutney elegido.


Con el vaso limpio y seco, poner las nueces y trocear 5 seg. a vel. 5. Sacar a un bol y reservar la mezcla. 

Sin lavar el vaso de haber picado las nueces, añadir el queso cremoso, el rulo de cabra y la leche o nata. Triturar 30 seg. a vel. 4 , si quedara algo sin triturar, bajar el queso hacia las cuchillas con la espátula y repetir el triturado.

Añadir a la mezcla las nueces troceadas y remover 5 seg. a vel. 5.

Verter en un bol y guardar en el frigorífico hasta el momento de servir.

Untar tostadas de pan crujiente con la crema de queso y poner un poco de la mermelada o chutney elegido.

COMO HACER PASTELA MORUNA (CON THERMOMIX Y TRADICIONAL)



Esta receta es típica de Granada y la primera vez que la probé fué de manos de mi amiga Ana María, del blog Cocinando entre Olivos, una experta en los platos típicos de Granada y Jaén.

La mezcla de ingredientes de la pastela moruna es espectacular para alguien como a mí, que me gustan tanto los contrastes de sabores; es aromática, dulce y salada a la vez y los frutos secos combinados con las pasas....bueno...que decir? es realmente deliciosa.

La pastela moruna es un pastel salado de pollo con especias, frutos secos y pasas, es de origen árabe y según Wikipedia es un pastel que se hace con pollo o aves y especias; he estado mirando recetas en muchos blogs y he visto muchas versiones sobre los ingredientes que lleva, sobre todo en las especias utilizadas, éstos cambios en las especias pueden producir variaciones muy importantes en el sabor, pero es bueno experimentar con ellas, así podemos encontrar varios sabores diferentes y elegir la mezcla a nuestro gusto.

Para ésta receta me he basado en la receta de Ana y la he hecho ya varias veces, he cambiado las especias y además la he probado a cocinar con Thermomix, con un estupendo resultado, mucho más rápida que a mano.

Me he permitido unas licencias sobre la receta original y es que no he usado vino, así que he remojado las pasas en el agua de azahar y además he añadido almendras laminadas para la decoración final.

Yo la he puesto en hojaldre, pero también se puede poner en masa filo, poniendo sucesivas capas y queda espectacular tan crujiente por fuera y tan cremosa y aromática por dentro.









500 gr. de pechuga de pollo en trozos *** (podríamos utilizar restos de pollo del cocido)
300 gr. de cebolla (unas dos cebollas gordas)
50 gr. de tomate frito casero
1 ramita de canela
diez clavos de olor
dos cucharaditas de agua de azahar
50 gr. de piñones 
50 gr. de pasas sin semillas
una cucharadita de sal
 hojaldre (un paquete de dos láminas)***
azúcar glacé para adornar 
almendras laminadas para decorar
1/2 cucharadita de canela en polvo


Poner a remojo las pasas en el agua de azahar.

Poner el pollo en una cacerola con los clavos de olor, la rama de canela y una cebolla.Cubrir con agua y cocer hasta que esté tierno.

Cuando el pollo esté cocido sacar éste a un bol junto con la cebolla, retirar los clavos y trocear bien. Reservar.

Calentar el horno a 200º , sacar la bandeja grande y forrar con papel de hornear.

Poner el aceite de oliva en una cacerola y sofreír el resto de las cebollas troceadas, sofreír a fuego medio bajo con un poco de sal, debe quedar jugosa y blanda. Añadir los piñones y dar una vuelta en el aceite para que se cocinen ligeramente.

Añadir el pollo y la cebolla cocidas, las pasas con el agua de azahar de remojo y el tomate frito, cocinar todo junto para que se mezclen los sabores y la esté bien integrados todos los ingredientes.

Extender la lámina de hojaldre y rellenar con la farsa de pollo, dejar los bordes libres para luego poder cerrarla. 

Poner la otra capa de hojaldre sobre el relleno y cerrar con cuidado los laterales.
.
Hornear de 15 a 20 minutos la pastela.

Mientras que se hornea la pastela, saltear las almendras laminadas en una sartén sin aceite, con mucho cuidado y removiendo constantemente para que no se quemen.

Sacar del horno, dejar templar y poner por encima las almendras laminadas, el azúcar glacé y la canela molida.



Poner a remojo las pasas en el agua de azahar.

Poner el pollo en una cacerola con los clavos de olor, la rama de canela y una cebolla. Cubrir con agua y cocer hasta que esté tierno.

Mientras que el pollo se cuece, poner el aceite de oliva en el vaso del Thermomix y añadir el resto de las cebollas cortadas en trozos grandes. Trocear 4 seg. vel. 4. Programar 10 min. temperatura 120º vel. 1

Calentar el horno a 200º , sacar la bandeja grande y forrar con papel de hornear.

Cuando el sofrito esté hecho, sacar el pollo del agua de cocción y la cebolla cocida, añadir al vaso del Thermomix, añadir el tomate frito, los piñones, las pasas con el agua de azahar  y programar 5 min. 120º velocidad cuchara para integrar la mezcla con el sofrito.

Extender la lámina de hojaldre y rellenar con la farsa de pollo, dejar los bordes libres para luego poder cerrarla. 

Poner la otra capa de hojaldre sobre el relleno y cerrar con cuidado los laterales.

Hornear de 15 a 20 minutos la pastela.

Mientras que se hornea la pastela, saltear las almendras laminadas en una sartén sin aceite, con mucho cuidado y removiendo constantemente para que no se quemen.

Sacar del horno, dejar templar y poner por encima las almendras laminadas, el azúcar glacé y la canela molida.




*** Hay otra opción para hacerla con Thermomix sin tener que cocer el pollo en una olla, para ello, primero hacemos el sofrito de la cebolla y luego añadiremos el pollo con la cebolla cruda, agua hasta cubrir y cocinar unos 20 minutos a 120º que será suficiente para que el pollo esté tierno, retirar el agua sobrante y luego solo habrá que añadir los piñones, las pasas y el tomate frito, remover unos 5 min. a 120º para que se mezcle el conjunto. (solo hay que tener en cuenta un pequeño pero importante detalle, no podríamos utilizar el clavo en grano, sería mejor utilizar un poco de clavo molido y la rama de canela también molida)

***Si queréis utilizar ésta opción, y no tenéis ni clavo ni canela molida: Solo habría que pulverizar los clavos de olor y la rama de canela, para eso, nuestra Thermomix es una gran ayuda, tendría que estar el vaso seco, añadir los clavos, la canela y la sal (para ayudar a la trituración) y programar 20 seg. a vel. 5 a 10 


AJOBLANCO DE COCO (CON THERMOMIX Y TRADICIONAL)


Noy hay nada tan refrescante para aperitivo como un ajoblanco, es un aperitivo o entrante contundente, abre el apetito y a la vez lo cierra, jejeje, porque éste gazpacho es un alimento muy nutritivo, sus ingredientes básicos: almendras, pan y aceite, son bastante nutritivos y además al estar la leche de coco añadida, el aporte calórico es muy importante.

El ajoblanco de coco, es primo hermano del auténtico ajoblanco, éste, el original, es una sopa a base de almendras, aceite, ajo, vinagre, sal  y pan blanco, éste gazpacho es muy típico en la parte oriental de Andalucía, dónde las almendras antiguamente eran abundantes y había en cada casa, era un plato barato y fácil de hacer, que fresquito en verano, constituía un alimento muy nutritivo.

Si queréis ver la receta del Ajoblanco habitual de mi casa, es ésta: Ajoblanco de Almería con almendras frescas y además en mi casa, también era habitual tomar otro gazpacho blanco, de sabor muy parecido al auténtico ajoblanco, pero que no lleva almendras, quizá por abaratar el plato, pero que está igual de bueno, y fresquito es todo un lujo Falso ajoblanco 

Esta receta en la que se aporta la leche de coco al ajoblanco, me llego a través de Yolanda, la creadora del blog Cocido de Sopa  y cuando lo ví en su blog, no me pude resistir, tenía que probarlo si o si, y como siempre tengo alguna lata de leche de coco en la despensa, pues inmediatamente lo probé, ella advertía que era un sabor particular y que (o se odia o se ama) jejeje, y yo lo voy a amar de aquí en adelante, eso si, yo advierto que es empalagoso, así que hay que servirlo en pequeñas cantidades.

Este aperitivo es ideal para servir en vasitos pequeños, muy frío, con algún acompañamiento que sea de una textura totalmente diferente, algo que haga constraste de sabor y textura es ideal, yo lo he servido con unos trocitos de ahumados y perlas de wasabi, pero queda bien también con dados de pan frito, cebolla frita, unos pepinillos, anchoas o unas almendras tostadas.

También hay posibilidad de hacerlo más denso, cambiando el porcentaje de pan y agua, entonces se puede utilizar para untar tostas a las que luego podemos poner muchos alimentos diferentes, ya que el sabor de éste ajoblanco combina bien.








150 gr. de almendras crudas peladas
100 gr. de pan blanco
20 gr. de vinagre suave
400 ml. de leche de coco
75 gr. de aceite de oliva virgen extra (sabor suave)
2 dientes de ajo
una cucharadita de sal
(agua hasta obtener la consistencia deseada si lo hacemos líquido)

Para acompañar 

Trocitos de mojama
Perlas de wasabi Pescaviar




Poner todos los ingredientes del ajoblanco en el vaso del Thermomix, triturar 15 segundos a velocidad 5 y subir otros 20 segundos mas hasta velocidad 10. Comprobar que está bien triturado y si no lo estuviese, volver a triturar unos segundos mas a velocidad 10.

Poner de nuevo el Thermomix a velocidad 6 sin programar tiempo, y  con el cubilete puesto añadir el aceite por el bocal, poco a poco para que emulsione la mezcla. Rectificar de sal y de vinagre si fuera necesario.

Este crema estará espesa, por lo que si optamos por la versión líquida para beber, habrá que añadir agua hasta obtener la cremosidad deseada y triturar de nuevo a velocidad 7 con cubilete puesto.

Trocear la mojama en dados muy pequeños (con el vaso del Thermomix limpio y seco, 6 segundos a vel. 5) y repetir si no está a nuestro gusto.

Poner el ajoblanco en el frigorífico hasta el momento de servir para que esté bien frío.

Poner una porción de ajoblanco en cada vaso y adornar con la mojama y las perlas de wasabi.





Poner todos los ingredientes del ajoblanco en un vaso de batidora (que sea grande) dejar un ratito en reposo para que se ablande el pan y triturar hasta que esté la mezcla cremosa, cuando ya esté fina la textura, comenzar a echar el aceite en hilo mientras que trituramos, agregar un poco de agua hasta obtener la textura deseada y corregir de sal y vinagre si fuera necesario.

Poner el ajoblanco en el frigorífico hasta el momento de servir para que esté bien frío.

Poner una porción de ajoblanco en cada vaso y adornar con la mojama y las perlas de wasabi.






YOGUR DE KÉFIR CON CHÍA Y FRUTOS ROJOS




250 gr. de yogur de kéfir
unas gotas de edulcorante ó azúcar (miel o sirope de ágave)
100 gr. de arándanos
100 gr. de moras
100 gr. de frambuesas
1 plátano 
1 kiwi amarillo o verde
una cucharada de semillas de chía
opcional para decorar: pistachos troeados o nueces



Poner edulcorante o azúcar al yogur de kéfir hasta que esté a nuestro gusto y añadir las semillas de chía para que se inflen ligeramente.

Poner un poco del yogur con semillas de chía en un vaso de helado y complementar con las frutas lavadas y el plátano en rodajas.

Poner en el frigorífico durante un rato, tiene que estar bien frío en el momento de consumir o bien utilizar las frutas frescas y el yogur frío.

También se pueden añadir un puñado de frutos secos troceados, especialmente le van bien los pistachos y las nueces.




***Este postre también se puede hacer triturando las frutas con el yogur, queda delicioso y es ideal para los niños que no quieren tomar las frutas en trozos, en ese caso, se puede edulcorar con un poco de azúcar moreno o miel.

***Siempre tendremos versiones nuevas si cambiamos las frutas que utilizamos o bien, con los cambios en el edulcorante utilizado.

***Yo utilizo también galletas que trituro a la vez con la fruta, ésto es ideal para obtener un batido nutritivo y vitaminado.


QUE ES EL KÉFIR? COMO HACER KEFIR


Si alguna vez os habéis preguntado ésto: ¿que es el kéfir? (una pregunta bastante común por lo que veo), voy a intentar dar una explicación sencilla sobre éste alimento tan sano y natural.

El kéfir es un producto lácteo que contiene probióticos, éstos probióticos son organismos vivos, bacterias u hongos que se encuentran en nuestros intestinos, pero éstos también pueden ser parte de algunos alimentos o suplementos dietéticos . Los probióticos se adhieren a la mucosa intestinal y suministrados en cantidades adecuadas promueven beneficios para la salud y el organismo, reduciendo las molestias intestinales y fortaleciendo al sistema inmunitario.

Es uno de los llamados"superalimentos"o "alimentos funcionales", que son aquellos que aparte de aportar nutrientes, su consumo afecta beneficiosamente a las funciones del organismo, proporcionando bienestar y mejor estado de salud, por lo que se reducen los factores de riesgo que producen algunas enfermedades.

El kéfir es el resultado de la fermentación de la lactosa de la leche, convietiéndose en ácido láctico, ésto se produce a través de levaduras, hongos y bacterias que están presentes en el propio (kéfir) una serie de gránulos gelatinosos  que al estar en contacto con leche, se produce una reacción lacto-alcohólica y la transformación de la leche en un yogur ácido y nutritivo.

Hay varios tipos de kéfir, puede ser de agua y de leche, aunque el más conocido es el de leche, y ya hay en los lineales de los supermercados productos hechos a base de kéfir, pero lo más común hasta hace poco tiempo, era que alguien que tenía unos gránulos de kéfir lo compartiera con otra persona y así ha sido durante miles de años.

Para obtener la bebida láctea kéfir solo hay que añadir leche al hongo, mejor si la leche es fresca y entera, pero se puede preparar con leche desnatada, solo hay que ir cambiando la leche cada día o cada dos días para obtener un yogur ácido y muy rico.

El yogur que se obtiene, se puede utilizar como cualquier bebida láctea tipo yogur, a mí me gusta mezclar con frutas y un poco de edulcorante, es una merienda muy rica.













Un puñado de gránulos de kéfir (10 gr. aproximadamente)
un vaso de leche fresca entera o semidesnatada
un bote de cristal con tapadera
un colador de malla (es recomendable que no sea metálico)





Poner los gránulos de kéfir en un bote de cristal y añadir un vaso de leche entera. Dejar la tapadera medio abierta, ya que desprende gas. 


***Si se quiere obtener un yogur en 24 horas, dejar el bote fuera de la nevera y sin tapar, al día siguiente la leche estará cuajada y tendrá una acidez suave.

***Si se quiere una mayor acidez, dejar dos días la leche junto al kéfir y fuera de la nevera.

***Si no se va a consumir el yogur kéfir, poner el bote dentro del frigorífico, ésto retardará su reacción química más horas (ésto se hace si no se va a consumir en el día )



Una vez que hemos obtenido el yogur, hay que sacar los gránulos de kéfir del yogur y poner en un colador (que no sea metálico) y lavar ligeramente (podemos lavar con agua o con leche)

Volver a poner en el bote de cristal con leche nueva y empezar de nuevo el proceso.

Se puede poner leche desnatada, pero el kéfir necesita leche entera cada dos o tres días para desarrollarse mejor.

Cuando el kéfir haya crecido (los gránulos se van multiplicando con el tiempo) se puede partir un trocito y regalar a alguien de la familia y explicarle el proceso, esa ha sido la costumbre que ha trascendido hasta nuestros días, aunque como ya he explicado, ya hay casas comerciales que hacen yogur a base de kéfir.







DIEZ RECETAS LIGERAS Y VERANIEGAS




No nos damos cuenta de la tarea que supone, pero los que dirigimos un hogar, nos pasamos una buena parte de nuestro tiempo pensando en la compra y en la comida que hay que ir preparando a lo largo de la semana, es fácil si tenemos unos hábitos monótonos y siempre hacemos el mismo menú, pero ya se complica cuando queremos variar y hacer cambios en nuestra dieta o probar recetas nuevas, para ello hay que hacer una compra más concienzuda y preparada.

Yo soy muy poco previsora tanto con los menús como con la compra, hay productos que son habituales en mi cesta, pero luego hay compra impulsiva de otros productos que no son tan habituales, pero que si veo que están en su momento de madurez ideal, o en un precio aceptable, o me entran sencillamente por los ojos, esos van de cabeza a la compra, que ya les buscaré yo utilidad.

Yo habitualmente hago recetas repetidas, las lentejas, las judías, la ensaladilla rusa, la tortilla, mas o menos platos repetidos que siempre gustan y son sanos y económicos, pero me gusta cambiar y probar cosas diferentes y sobre todo ahora en verano, que ya no apetecen tanto los platos de cuchara, es cuando suelo hacer más platos diferentes, buscando los platos que se pueden dejar preparados con antelación, o bien, platos que llevan mucha fruta y verdura entre sus ingredientes.

Aquí os dejo una pequeña selección de algunos de mis platos ideales para el verano, espero que os gusten.



El salmorejo tradicional es una delicia, os gusta? pues tenéis que probar éste que lleva mango entre sus ingredientes, os va a encantar el toque dulzón y ácido.


Que juego dan unos pimientos asados no? pues ésta ensalada os va a encantar, con pimientos asados, pero con un toque muy, muy diferente...tienes que probarla!!!

Un aperitivo refrescante y sencillo, que está bueno fresquito y es ideal para llevar en tupper y para tomar con una cervecita fresca o un buen vinito blanco muy frío.


Este fiambre les va a encantar a los niños de la casa, se hace muy rápido y se puede tomar bien templado o como fiambre frío, ideal para hacer sandwiches y para llevar en tupper.


Una manera diferente de tomar legumbres en verano, un plato muy combinable, tanto con garbanzos como con judías blancas o lentejas, ideal para tupper y además se puede tomar caliente o frío.

Un buen lomo guisado combina bien con cualquier guarnición, si tenemos el lomo preparado y listo para calentar, la guarnición la preparamos en un momento, plato completo y rápido.


Las ensaladas de arroz dan mucho juego en el verano, y combinando con hortalizas y queso, nos queda un plato muy completo y sano.


El plato por excelencia del verano andaluz, un buen gazpacho con hortalizas frescas, un refrescante gazpacho nos refrescará y a la vez será un entrante muy nutritivo.


Una cremita para la cena es mi preferencia en éstos días de calor, ésta combinación es una delicia.


El pollo al estilo indio es muy sabroso, yo lo preparo en cantidad y lo guardo en el frigorífico, la combinación con arroz cocido es ideal, y además está más bueno si se deja de un día para otro.



MAYONESA DE AGUACATE (CON THERMOMIX Y TRADICIONAL)


A vosotros que os apetece para cenar en verano?

Yo soy de poca cantidad, ensaladas con ingredientes cambiantes, aperitivos variados, platos fáciles y rápidos que me pueda dejar a medio hacer y que luego llego de la playa y en un pis pas, plato montado y listo.

Yo siempre intento comer sano, mucha verdura fresca y fruta, legumbres y carnes con poca grasa, pero tengo un gran defecto, y es que me pirran las salsas, son el complemento perfecto para muchos platos, y la forma ideal de cambiar el sabor de un plato con un toque de salsa, amo las salsas, las mayonesas, las vinagretas, uhhmmmm!!! y entre esas salsas está la mayonesa, que además se presta a cambios que la transforman de manera sorprendente.

Esta mayonesa la combiné con salmón, pero es muy combinable y decorativa, el aguacate da su color verde y la hace protagonista de la parte visual del plato. Su sabor es intenso y cremoso, muy fácil de mezclar con otros ingredientes, ya sean carnes o pescados, y también se presta bien para untar palitos de vedura fresca (crudités) o simplemente para tomar untada en una buena rebanada de pan.










un huevo mediano
un diente de ajo
una cucharadita de sal
un aguacate maduro
350 gr. de aceite de oliva virgen extra (cornicabra)
el zumo de medio limón




Pelar y trocear el aguacate y regar con el zumo de limón. (reservar el hueso)

Poner en el vaso del Thermomix el huevo, el diente de ajo, la sal y un poco de zumo de limón. Poner en marcha seleccionando vel. 4 sin poner tiempo, mientras que la Thermomix está en marcha, ir echando el aceite por el bocal hasta que se acabe.

Añadir los trozos de aguacate y triturar un poco más en la misma velocidad hasta que la mayonesa está cremosa.




Pelar y trocear el aguacate y regar con el zumo de limón.

Poner en el vaso de la batidora el huevo, el diente de ajo, la sal y un poco de zumo de limón. Introducir la batidora y empezar a mezclar a velocidad media, mientras ir echando el aceite de oliva en hilo (no levantar la batidora), cuando esté emulsionado, sacar la batidora del vaso, añadir el aguacate y mezclar de nuevo hasta que esté totalmente triturado y la mezcla cremosa.




*** El hueso del aguacate se pone junto a la mayonesa para que no se ponga oscura, es un truco que funciona!!

***El limón es prescindible, pero ojo, el aguacate se pondrá oscuro y feo, la tonalidad de la mayonesa será poco atractiva, no dejéis de usarlo.

***Como cualquier salsa hecha con huevo fresco, es muy delicada, el huevo hay que lavarlo bien justo antes de utilizarlo, y la mayonesa debe estar guardada en el frigorífico para que no se estropee.

***Podéis mezclar con pollo a la plancha, pescados blancos, verduras, salmón ahumado, frituras de verdura y pescado, para untar sandwhiches, le va muy bien a los palitos de pescado y a la patata cocida, en fin....imaginación al poder.













MEDALLONES DE SOLOMILLO CON CHAMPIÑONES Y SALSA DE MOSTAZA (CON THERMOMIX Y TRADICIONAL)


Cuando vi la receta pensé que la tenía que probar si o si, era una novedad que quería probar, hacer la carne al vapor en el cestillo del Thermomix. No recuerdo en que libro de Thermomix la encontré, de hecho creo que solo seguí el procedimiento para hacer el solomillo en el cestillo, pero que en la receta hay "tuneos" que agrego yo de mi cuenta (soy incapaz de seguir una receta al pie de la letra, lo confieso) y claro, al final sale algo nuevo y en éste caso bueno, bueno.

Yo quería ver el resultado de la cocción de la carne en el cestillo y me ha convencido bastante, aunque reconozco que éstos solomillos si  estuvieran fritos, serían mucho mas jugosos...es lo que tiene el aceite que hace milagros con los alimentos, pero en éste caso, la receta no lleva nada de aceite, curioso no? pues queda bien jugosa y rica.














450 gr. de solomillo en rodajas de un centímetro
100 gr. de champiñones frescos en láminas
75 gr. de vino dulce
100 gr. de leche
una cebolla
dos ajos pelados
2 cucharadas soperas de mostaza antigua
1 pastilla de caldo de carne
sal y pimienta negra molida
una cucharada colmada de maicena
50 gr. de nata
un huevo
50 gr. de queso cremoso
láminas de queso parmesano y cebollino para decorar

Para acompañar, yo he puesto pasta cocida, pero iría bien con unas patatas fritas o arroz cocido.




Poner en el vaso del Thermomix la leche, el vino, la cebolla en trozos, los ajos, la mostaza, la pastilla de concentrado y la pimienta molida.

Colocar el cestillo dentro del vaso del Thermomix y poner una tanda de rodajas de solomillo, una tanda de champiñones y otra tanda de solomillo.

Programar 10 min. /100º/vel. 1, cuando termine el tiempo, mover con la espátula los ingredientes que hay en el cestillo y programar 8 min. /100º/vel. 1

Cuando termine el tiempo programado, sacar ayudando con la espátula el cestillo del vaso y poner sobre un plato para que escurra.

Poner en el vaso del Thermomix junto con los ingredientes que ya hay, la nata, el queso cremoso, el huevo y la maicena. Programar 3 min. 80º vel. 4 (probar de sal y rectificar si es necesario)

Verter la salsa sobre la carne y servir acompañado de unas láminas de queso parmesano y unos trocitos de cebollino fresco.




Picar finamente la cebolla y los ajos, la leche, mezclar con la mostaza, la pastilla de concentrado y la pimienta molida, poner la mezcla en una cazuela con accesorio de cocción al vapor.

En el accesorio de cocción al vapor, colocar el solomillo en rodajas y los champiñones en tandas.

Cocinar durante 20 min. con la olla semi tapada a fuego medio (para que la leche no llegue a ebullición), dar la vuelta a los trozos de solomillo y cocinar otros 10 min)

Sacar los trozos de carne a una bandeja y reservar.

Añadir a la cazuela junto con los ingredientes que ya había, el queso cremoso, el huevo, la nata y la maicena, rectificar de sal y cocinar unos minutos hasta que hierva. Triturar con una batidora la salsa.

Verter la salsa sobre la carne y servir acompañado de unas láminas de queso parmesano y unos trocitos de cebollino fresco.