LAGARTO DE CERDO CON SALSA GRAVY Y PURÉ DE PATATA









El nombre de la receta se las trae....pero alguien ha decidido llamar "lagarto" a la tira de carne que hay pegada entre las costillas y los lomos de cerdo, es super jugosa y sabrosa, ya que tiene grasa entreverada que le da una textura y sabor ideal.

La salsa gravy es una salsa muy famosa en el Reino Unido y en América, elaborada con el extracto graso procedente de los asados de carnes y verduras y se suele servir como acompañamiento del puré de patata.

La idea de hacer éste plato fue a raíz de ver por casualidad un programa de televisión en el que el presentador tiene que comer el plato más típico de la zona o en algunas ocasiones, la ración más grande (la hamburguesa más grande, la pizza más grande, etc.) , éste presentador entraba en la cocina del restaurante y tenían una plancha enorme, ahí hacían gigantes trozos de carne asada de la cual escurría toda la grasa a un bol y con éste bol de grasa y jugos de la carne, elaboraban ésta deliciosa salsa.

Ya lo he hecho varias veces, usando lagarto o también secreto ibérico, carnes algo grasas porque la salsa necesita de la grasa y de los jugos, pero también podría hacerse de los jugos de un asado al horno, sea de la carne que sea, y eso es lo bonito de ésta salsa, que dependiendo del asado del que proceda, así será su sabor.

.






150gr. de lagarto de cerdo por persona(también queda muy bien con secreto)
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 cucharadas de mantequilla
la grasa  y jugos de saltear la carne
250 ml. de caldo de carne caliente( o agua caliente con una cucharada sopera de Bovril)
media cucharadita de pimienta recién molida
50 gr. de harina









Preparar el caldo de carne, para ello se puede utilizar un caldo casero a base de carne y verduras, o utilizar un producto llamado Bovril que es jugo de carne concentrado disuelto en agua caliente.

Poner el aceite en una cacerola y calentar, añadir la carne cortada en tiras y saltear hasta que se dore, añadir un poco de sal y sacar a un plato.

En el jugo que ha quedado en la cacerola, añadir la harina y remover para que se impregne de los jugos, añadir el caldo caliente y remover con unas varillas para que no haga grumos, salpimentar.





Quedará una crema fina y con muy buen color, añadir entonces un poco de mantequilla para que quede más brillante.





La crema tiene un color anaranjado y una textura sedosa, pero a veces si el asado tiene trocitos de carne o de verduras, pueden quedar formando parte de la salsa, si no nos gustan los tropezones, habrá que colar los jugos antes de añadir la harina.





PARA ACOMPAÑAR  PURÉ DE PATATAS CASERO






800 gr. de patatas para cocer troceadas en dados
400 gr. de agua
sal, nuez moscada y pimienta molida
50 gr. de mantequilla o aceite de oliva virgen extra

Poner la mariposa en las cuchillas y añadir al vaso las patatas troceadas, el agua y la sal.

Programar 20 min. a temperatura varoma y velocidad 1. Cuando termine el tiempo programado, comprobar que las patatas están tiernas y si no es así, poner con la misma programación durante dos o tres minutos mas.

Quitar la mariposa, añadir la mantequilla o aceite y aliñar con sal, nuez moscada y pimienta molida.

Triturar durante 30 seg. a velocidad progresiva del 5 al 10.




Poner una olla con abundante agua, añadir las patatas troceadas y la sal. Cocinar hasta que estén tiernas.

Sacar las patatas a un bol quitando el agua de la cocción (reservarla). Aplastar las patatas con un tenedor, añadir la mantequilla o aceite, poner la nuez moscada y pimienta molida.

Si quedan secas, añadir un poco del agua de la cocción que tenemos reservada y añadir agua hasta obtener el punto de cremosidad deseado.






TOSTA DE BOQUERÓN EN VINAGRE Y PERLAS DE CHILI








No hay nada más rico que empezar una comida con un aperitivo...es la excusa perfecta para hacer combinaciones imposibles, para mezclar los "quedos" del día anterior y para tomarnos un vinito o una cerveza para abrir el apetito...aunque a mí eso no me hace falta, jejeje, abrir el apetito, vamos!!! que yo soy de poca cantidad, pero siempre estoy dispuesta, jeje, sobre todo para picar algo llamativo como ésto.

Las anchoas en vinagre son muy frecuentes en la cocina española, es una forma de comer pescado muy sana y además se combina muy bien con otros ingredientes, como en éste caso, pan, verdura fresca y unas perlas crujientes de chili que están de muerte y hacen un contraste perfecto con las anchoas, explotando en la boca al morderlas.









250 gr. de boquerón mediano limpio
un vasito de vinagre blanco
3 ó 4 ajos en láminas
un puñado de sal
Una barra de pan en rodajas
un poco de perejil picado
unos tomates cherry
pimienta negra recién molida
aceite de oliva virgen extra





Preparar los boquerones en vinagre: 

Pondremos los boquerones en un bol con abundante agua y sal, dejarlos un rato para que suelten la sangre y lavar dos o tres veces más hasta que queden bien limpios y blancos.

Poner en un bol o tuper que quepa en el frigorífico, una capa de boquerones con la parte blanca hacia arriba, un poco de sal por toda la superficie y un chorrito de vinagre, seguir hasta cubrir todos con sal y vinagre.

Dejar en el frigorífico no menos de 12 horas para que se curen.

Sacar los boquerones a un escurridor, lavar bien bajo el grifo y poner sobre papel de cocina para quitar un poco del agua. ( si os gustan de sabor fuerte, lavar ligeramente)

Poner en un cuenco de nuevo ya limpios, con la carne blanca hacia arriba y cubrir con una fina capa de aceite de oliva virgen extra, el aceite es importantísimo, cuanto mejor sea, mejor sabrán las anchoas, unas láminas de ajos, otra tanda de boquerones y así hasta completarlos.


Para Preparar los aperitivos


Poner una rodaja de pan crujiente, encima dos boquerones en vinagre escurridos del aceite, espolvorear con un poco de pimienta recién molida, poner un poco de perejil, un poco de perlas de chili y un tomate cherry partido por la mitad.

Servir y degustar!!!



*** Los boquerones se consumen crudos y aunque estén curados con sal y vinagre, hay que tener cuidado por el anisakis, así que es conveniente congelarlos antes de usarlos como anchoas, o se pueden congelar ya curados, con lo cual podemos hacer bastante cantidad de boquerones, curarlos en dos o tres tuper diferentes, y cuando queramos preparar boquerones, solo hay que descongelar y cubrir con el aceite y los ajos.

***Si los boquerones no están limpios y queréis limpiarlos, se hace facilmente, metiendo el dedo en la parte de arriba de la cabeza del boquerón y tirando hacia la tripa, saldrá toda la tripa y se quedará la raspa a la vista,  para poder quitarla, solo hay que meter un poco el dedo y desprenderla de la carne.

SUSPIROS DE AMANTE







Ya empieza la navidad, aunque aún es pronto para decir que ha llegado, hay muchos signos que así lo anuncian, jejeje, los supermercados ya tienen todos los stand llenos de turrones y ya mismo se encenderán las luces para anunciarnos que ha llegado la fiesta navideña, tan llena de tradiciones, tanto religiosas, como paganas.

La navidad tiene una base culinaria muy importante para nuestras cocinas, tanto por los platos tradicionales que se toman por éstas fechas, como por todas las modas que llegan de otros países y que poco a poco vamos integrando también en nuestras costumbres.

Yo os traigo ésta receta que puede quedar muy bien en nuestras mesas navideñas, es una receta tradicional, con ingredientes corrientes,  con poco trabajo, rica y sencilla, que podemos preparar con tiempo, cosa importante cuando hacemos muchos platos diferentes y con el toque de la guinda queda más vistosa.

Esta receta que hoy os presento, es un dulce típico de Teruel, de donde cuenta la historia que los amantes Doña Isabel de Segura y D. Juan Diego Martinez de Marcilla murieron por un amor puro que por azar del destino no se pudo consumar, y allí yacen juntos tras la muerte.






100 gr. de mantequilla
2 huevos
50 gr. de azúcar
8 porciones de quesitos
24 tartaletas de masa quebrada
azúcar glacé para espolvorear
guindas de colores para decorar




Poner en el vaso del Thermomix la mantequilla, los quesitos, el azúcar y los huevos. Programar 5 min. 90º vel. 3

Mientras se hace la crema, precalentar el horno a 180º y poner las tartaletas en una bandeja de horno.

Rellenar con la crema las tartaletas de masa quebrada.

Meter en el horno durante 15 min.  o hasta que se dore la superficie.

Dejar enfriar y una vez frías, espolvorear con azúcar glacé.

Justo antes de servir, colocar la guinda (pues si lo hacemos antes, se moja el azúcar glacé y pierde su encanto)




Poner en el vaso de la batidora, la  mantequilla, los quesitos, el azúcar y los huevos. Pasar a un cazo y cocinar a fuego medio sin dejar de remover hasta que la mezcle empiece a hervir, cuando comience a cuajar, retirar del calor y seguir removiendo con las varillas para que no  haga grumos.

Mientras se hace la crema, precalentar el horno a 180º y poner las tartaletas en una bandeja de horno.

Rellenar con la crema las tartaletas de masa quebrada.

Meter en el horno durante 15 min.  o hasta que se dore la superficie.

Dejar enfriar y una vez frías, espolvorear con azúcar glacé.

Justo antes de servir, colocar la guinda (pues si lo hacemos antes, se moja el azúcar glacé y pierde su encanto)


SALMON CON ARROZ Y ENSALADA MESWHIYA



Hoy una mezcla que me gusta mucho, salmón con soja y un acompañamiento de lujo, una ensalada de sabor intenso que contrasta con el sabor del arroz basmati, aromático y delicado, una mezcla exquisita, que me encanta acompañar de un vino blanco fresquito.

El salmón es un pescado de sabor intenso y la salsa de soja le va de maravilla, aunque si no disponéis de soja, también se puede aderezar con un chorrito de zumo de limón, que complementa también perfectamente el sabor del salmón.








Para 4 personas

800 gr. de rodajas de salmón
una cucharada de salsa de soja
escamas de sal
una cucharada de aceite de oliva
200 gr. de arroz basmati
800 gr. de agua o caldo de verduras
cilantro fresco y eneldo fresco 

Para acompañar; Ensalada meswhiya o una ensalada de pimientos asados




Poner los 800 gr. de agua o caldo en el vaso del Thermomix, introducir el cestillo y añadir el arroz y la sal. Programar 20 min. a 100º y velocidad 4. Remover con la espátula un par de veces durante la cocción.

Poner unas gotas de aceite de oliva en una plancha y cuando esté bien caliente, poner los trozos de salmón, a los tres o cuatro minutos dependiendo del calor de la plancha, dar la vuelta y regar con un poco de salsa de soja, dorar ligeramente también por ese lado.

Apartar el salmón y añadir unas escamas de sal.

Servir acompañado del arroz cocido, la salsa y un poco de ensalada.

Aliñar  con un poco de eneldo fresco.




Poner agua a calentar en una cacerola (yo pongo el doble del volumen que ocupa el arroz, mas un tercio), añadir el arroz, la sal y cocinar hasta que el arroz esté tierno y haya consumido todo el agua.

Poner unas gotas de aceite de oliva en una plancha y cuando esté bien caliente, poner los trozos de salmón, a los tres o cuatro minutos dependiendo del calor de la plancha, dar la vuelta y regar con un poco de salsa de soja, dorar ligeramente también por ese lado.

Apartar el salmón y añadir unas escamas de sal en escamas.

Servir acompañado del arroz cocido, la salsa y un poco de ensalada.

Aliñar  con un poco de eneldo fresco.





DIEZ RECETAS PARA COCINAR CALABAZA





La calabaza, esa espectacular verdura de sabor dulzón, que igual nos alegra un plato salado, que nos endulza un postre con su textura cremosa y su precioso color anaranjado.

La calabaza ha aumentado considerablemente su presencia en nuestras cocinas en los últimos años, ya que es fácil de encontrar en los supermercados, y cada vez se elaboran más platos habituales con ella, tanto para cremas de verdura, como para hacer postres.

En mi casa siempre se utilizó para hacer el potaje de habas, un plato muy habitual en casa de mi familia, entonces en el mercado solo había calabaza de una variedad más verde, ahora, la que mas se ve en el mercado, suele ser la que llamamos cacahuete, de un amarillo intenso, alargada y con una piel muy dura.

Yo utilizo la calabaza muy a menudo, en purés de verdura, en los sofritos de cualquier guiso, en postres, salteada, de cualquier manea la encuentro muy suave y exquisita, y además se suma los muchos beneficios que tiene para la salud (contiene potasio, licopeno y vitamina C), además es bastante saciante y aporta mucha fibra.




Yo nunca pensé que con calabaza salieran unas croquetas tan ricas!!! ideales para meter verdura a los niños y que ni se enteren.





Creo que es la receta de bizcocho que mas veces he repetido...siempre sale espectacular, y dónde va, triunfa, nadie se entera de que lleva calabaza, solo dicen uhmmm!!! uhmmmm!!! que tiene ésto que está de color anaranjado????






La calabaza en puré es uno de los usos más frecuentes que yo le doy en mi cocina, es suave y sedosa en paladar y además admite muchas combinaciones, las especias le dan un contraste muy interesante y si hacéis ésta receta podréis comprobarlo.





Una mermelada bastante inusual, aunque ya hay marcas que comercializan mermelada de calabaza, ésta que yo os propongo es más casera, más basta que las compradas, con una textura y sabor intensos, ideal para acompañar quesos y preparar aperitivos.






Esta receta es típica de Granada, en La Alpujarra en vez de bacalao, se suele poner el ajillo acompañado también de patatas fritas, una forma diferente de tomar calabaza.








En el pan, la calabaza aporta sabor, color y untuosidad, la mezcla no deja indiferente, sobre todo cuando se acompaña de semillas que hagan el contraste crujiente con el pan y ya si se toma con un poco de chocolate....uf, riquísimo.






En cualquier salteado, la calabaza nos aporta dulzor, cremosidad y como en éste caso, un toque casi crujiente, ya que está solo salteada y poco hecha.







Los típicos buñuelos típicos de la Comunidad Valenciana, ay, son mi perdición, es mejor que no los hagáis, que causan adición, y cuando te comes uno, ya no puedes parar.

Ideales para mojar en un chocolate caliente....no digo mas!!!







Mezcla ideal pan y chocolate, y si además le ponemos calabaza, la mezcla ya es la bomba!!!








Si ya os digo que la calabaza va con todo....en éste caso con queso, y como no...otra vez, con chocolate, uhmmmm! delicioso!!!






COMO HACER SALSA DE MOSTAZA Y ENELDO ESTILO IKEA


Seguro que muchos de los que leéis ésto, conocéis esa salsa que ponen en todos los centros Ikea acompañando los platos de salmón; para los que no la conocéis, es una salsa dulzona y con un sabor muy particular, una salsa de las que "o te encantan" o "la aborreces", es un sabor muy particular que casa perfectamente con el salmón.

Siempre que iba a Ikea, como mucho una vez al año, ya que me pilla bastante lejos, compraba varios botecitos para el fondo de despensa, pues el salmón el bastante habitual en mi cocina, tanto fresco como el ahumado, y en los dos casos, ésta salsa me encanta por el contraste que hace con éste pescado, igual que con el bacalao ahumado, también le va de maravilla.

Tanto el salmón como el bacalao ahumado los hago yo en casa, es muy fácil, sale más económico que los que vienen envasados y rinde bastante, así que yo lo hago cuando veo pescado que me entra por el ojo, jejejej, ésta es la receta Salmón ahumado casero y ésta el Bacalao ahumado casero, así que animaros a hacerlos cuando veáis éste pescado en el mercado con buena pinta y buen precio.

Y ya puestos...hacéis la salsa que se hace en un momento y es exquisita!!!









100 gr. de aceite de oliva virgen extra (suave)
un pellizco de sal
2 cucharadas de azúcar moreno
2 cucharadas de vinagre blanco
2 cucharadas de mostaza de dijón
4 ramitas de eneldo fresco




Poner un cuenco sobre la tapa del Thermomix y poner el peso. Pesar el aceite y reservar el cuenco.

Poner dentro del vaso del Thermomix: la sal, el azúcar, el vinagre, el eneldo  y la mostaza.

Programar 1 min. 30 segundos a velocidad 4 y mientras con el cubilete puesto, ir echando el aceite sobre la tapa del vaso para que caiga poco a poco por el bocal y emulsione la salsa.

Meter en un bote de cristal limpio y guardar en el frigorífico hasta su consumo.




Pesar el aceite en un cuenco y reservar.

Poner en un vaso de la batidora: la sal, el azúcar, el vinagre, el eneldo  y la mostaza.

Empezar a triturar con la batidora a velocidad media y mientras que se bate, ir echando el aceite en hilo fino para que la salsa emulsione.

Meter en un bote de cristal limpio y guardar en el frigorífico hasta su consumo.