CHOTO FRITO CON AJOS CONFITADOS

08 noviembre 2009 29 comentarios







Este mes el Hemc, está dedicado a la comida de pueblo y debo confesar que me ha encantado el tema; yo desde que empecé el blog, he estado recopilando recetas de mi pueblo, las de toda la vida, las que hace mi madre que es ya mayor, para que esos sabores de siempre, al menos en mi casa no se pierdan cuando ella ya no esté.

Para mí una comida no es solo una combinación de ingredientes.....es un recuerdo, una historia, unos momentos compartidos en familia, aún recuerdo cuando yo era pequeña aquéllos platos de potaje de "habichuelas con morcilla" o el "guisillo con almendras" o también "la fritá", platos que en casa de mis padres eran habituales, y ahora se hacen en momentos especiales, solo cuando nos reunimos todos los hermanos.

Este plato que presento hoy, es toda una tradición en mi pueblo Dalías; en ésta parte de Almería, no hay apenas ganadería, hay pocos pastos, porque el terreno es montañoso y bastante seco, y los pocos ganaderos que hay se dedican a la crianza de cabras y ovejas, pero no por la leche, sino por la venta de los chotos y corderos, respectivamente. Este ganado es ideal para éstos terrenos, suben por la montaña y pastan en las plantas autóctonas, alguna de ellas, romero y tomillo, plantas que dan a la carne de éstos animalitos su especial aroma, aunque la carne más apreciada es la del "choto lechal", que solo ha tomado la leche de la madre, por lo tierna que es su carne y por su sabor delicado.

En Dalías hay una costumbre muy curiosa, que se remonta a varías generaciones de nuestros antepasados; hace años, los agricultores dalienses se dedicaban al cultivo de la uva de mesa, en pequeños "bancales" en los que el frescor que daban las "parras" hacían crecer en el suelo de cultivo plantas que eran muy apreciadas para pastos por los ganaderos, entonces había un pacto no escrito, por el cual, cuando un ganadero llevaba a pastar su ganado a una finca de tu propiedad, tenía que pagarte con un choto o con un cordero, normalmente el pago se hacía en días señalados, en navidad, en San José, o cuando lo pedía el propietario. Hoy en día se sigue haciendo, aunque ya no quedan parras ni pastos, todo ello se ha sustituido por el cultivo bajo plástico, porque la agricultura ha avanzado y nos ha ido llevando hacia otro tipo de cultivo más rentable, y aunque pocas, aún se siguen cultivando uvas de mesa de una calidad excepcional.

De esa costumbre que nace la tradición de comer "choto" en los días señalados o en cualquier comida familiar, porque cuando se cocina, se suele hacer bastante cantidad, normalmente un choto entero, que pesa entre 5 y 7 kilos, aunque también se puede comprar en las carnicerías a trozos.

Este plato es muy demandado en los bares y restaurantes del pueblo, por lo que se ha convertido en uno de los platos más típicos de Dalías y son muchas las personas que se acercan a Dalías exprésamente a comer "choto".


INGREDIENTES


Un "choto" de unos 6 kilos
2 limones
2 cabezas de ajo
4 ñoras (o cualquier otra variedad de pimiento seco)
2 litros de aceite de oliva vírgen
sal
vino blanco seco 1/4 de litro
*Necesitamos una "paila" honda y fuego medio-fuerte, si es de leña mejor


ELABORACION


Partimos el choto en trocitos o pedimos al carnicero que nos lo parta, los trozos deben ser pequeños. La ponemos en un bol y le ponemos la sal.

Ponemos el aceite en la paila y cuando esté caliente, pero sin hervir, añadimos la carne, los ajos enteros y pelados y las ñoras. Dejamos que se vaya haciendo a fuego medio-alto . Mientras, lavamos bien los limones y los cortamos en cuartos con cáscara y todo y los añadimos a la carne.







Dejamos hacer la carne y removemos de vez en cuando para que toda la carne se haga por igual, (la carne soltará líquidos y nos parecerá que no se está friendo sino cociendo, además el limón también soltará sus líquidos) hay que dejar que se consuman éstos líquidos totalmente.

Una vez que todo el caldillo se haya consumido y nos quede carne y aceite, le añadimos el vino y dejamos hacer hasta que se evapore totalmente y nos vuelva a quedar carne y aceite. Probamos de sal, rectificamos si es necesario y sacamos la carne a un plato de servir escurriéndola todo lo que podamos del aceite. Esos ajitos que quedan confitados junto a la carne, son "deliciosos".....

Para completar el plato y agrandarlo, normalmente freimos unas patatas en otra sartén a fuego lento y con bastante aceite (patatas a lo pobre), y cuando choto y patatas están fritos, mezclamos en la paila ambas preparaciones, las escurrimos del aceite y servimos juntas.


Esto es un pecado!!!!!


Como en todas las zonas de España, aquí tenemos una forma de hablar y unas palabras características y aunque no son muy raras, las explico aquí a mi manera. En otra ocasión pondré otra muestra de palabras "autóctonas", jejej

* PAILA. Sartén grande y honda con dos asas en los lados.

* PARRAS. Vides de uva de mesa que se entutoran para hacerlas altas, cada parra está a 1.80 aprox. del suelo y entre ellas hay unos dos metros de distancia desde los tallos, éstas plantas hacen sarmientos largos que se entutoran sobre un entramado de alambres sostenidos con palos, éste conjunto es un parral.

*BANCAL. En Dalías el terreno es muy desigual, es un valle con mucho desnivel, por lo cual, desde la antiguedad, se hicieron muros (balates) de contención que se rellenaron con tierra, para poder hacer el entramado de alambres que sostenía las parras.

*BALATE. Es un muro de contención que en Dalías se hace con piedras de gran tamaño, también sirve para delimitar las lindes de una propiedad.

*ÑORA. Pimiento seco de forma redondeada, muy típico del litoral mediterráneo.



hemc #38 - comida de mi pueblo


29 comentarios

  1. Ana, me ha encantado tu explicación y tu receta.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. no solo la receta es una maravilla, sino la historia que nos has contado.

    sigue así, salu2. Paula

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana. Primero, me ha gustado mucho tu nuevo look en el perfil jj, segundo una bonita explicación de una costumbre que por desgracia suele ir desapareciendo en casi todos los lugares. El paso del tiempo no perdona. Tercero, este guiso me ha recordado a otro muy parecido que se hacía por un pueblecito próximo a Guadix y donde solía pasar los veranos, de eso hace ya bastante jj.
    Tiene que estar muy rico.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hermosísima la historia de los ganaderos de tu pueblo. Y riquísima tiene que estar la carne de choto así preparada,, ummmmmmmm
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. No me extraña que vayan nada mas para comerlo, tiene una pinta estupenda, y su carne se ve tierna!

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Menudo plato!!!que sabor debe tener, y esos ajitos deben de estar de pecado total, entran unas ganas locas de ir para tu tierra, ya te digo que tal y como lo vendes, bien te podrían proclamar como embajadora de tu provincia. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Uy, que bueno! me encantan estas recetas tradicionales y encima con esta carne que comentas todavía mas!
    Besos
    Nuria

    ResponderEliminar
  8. Buenísimo!Este es el espíritu del evento, recetas de familia que no queremos olvidar, costumbres de nuestro pueblo, la explicación de algún plato y si se puede, una historia. La verdad es que te pongo un diez! Los nombres que usan para nombrar algunas cosas son para mí totalmente desconocidos, gracias por la explicación
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Que historia más bonita, es una costumbre de amistad entre vecinos que afortunadamente seguis conservando. La receta es muy parecida a una que yo también he hecho y que tengo que colgar.

    El blog te ha quedado muy bien.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Holaaa, me encanta que me contéis cosas de vuestros pueblos, usos y costumbres muchas de ellas y a casi olvidadas por la modernidad de los tiempos. Yo tengo una buena paila como la llamáis allí, yo simplemente la llamo perolo jejej donde hacemos las comidas con los amigos. Me ha enncantado tu receta. Sin duda estará riquísima esta carne!!
    un besooo
    un besooo

    ResponderEliminar
  11. Una entrada de las que a mi me gustan y la receta muy buena, la comimos cerca de Roquetas, aunque en aquella ocasión se pasaron de ajo. En cuanto a las palabras nosotros usamos: parra, bancal, ñora, pero no conocía: balate y paila, me gusta aprender, sigue por favor. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Lo dicho Ana.. espectacular receta... espectacular reportaje...

    ResponderEliminar
  13. Qué curioso lo del "choto" y la receta es una verdadera delicia, yo también soy una ajoadicta total, jejeje

    Ya me gustaría pasarme por Almería algún día y probar esta maravilla. Aquí no creo posible conseguir esa carne, pero podría hacer un intento con el cordero, creo que también podría quedar estupendo, verdad?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola, queria invitarte a que agregues tu blog a espainfo.es
    es un directorio de webs y nos gustaría que estuvieras.
    saludos

    Diego

    Pd: Se ve delicioso!

    ResponderEliminar
  15. pues además del plato, que me parece especatcular, como siempre; me ha gustado mucho el nombre del pueblo...
    así que ya no te digo más.. que o me invitas o voy yo..!!
    qué lujazo de plato madre mia.. y la presentación en tu línea.. de restaurante caro, como digo yo..jajaj
    besotes wapa

    ResponderEliminar
  16. Ay..ayyay...Ana! Quien pudiera hincar un tenedor en ese plato! Que linda la historia! Me has llevado de paseo! (Oye pero que guapa estas en la foto de tu perfil la he apenas visto ahora!. Me has dado un hambre... mira... que me voy ya ha cocinar... del choto por aqui ni el perfume mira! Un bacione desde Italia (hace unos dias atras hacia una peperonata y pensaba en ti, con tus pimientos esplendidos cuantas te comerias! la conoces?). Sil

    ResponderEliminar
  17. Pues si que es un pecado, Ana, pero un pecado riquísimo. Me ha encantado. Besitos.

    ResponderEliminar
  18. Madre mia Ana!!!

    Hasta aqui me llega el olorcillo de esa perola hirviendo llena de carne, ummmm, que cosa mas rica.
    Y una historia, preciosa, llena de recuerdos y amor.
    Un beso Ana.

    ResponderEliminar
  19. Hola Ana, me gustan los platos con historia y me ha encantado tu explicación. Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Muchísimas gracias por vuestros comentarios..

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  21. Ana: ¿ no se saca la ñora y se maja en el mortero?.¿ Se deja desde el principio con los ajos?.
    Gracias!.
    Tienes un Blog precioso.

    ResponderEliminar
  22. En mi casa no se saca la ñora, se deja desde el principio y le da un sabor muy fino, si se quiere un sabor más intenso, se puede majar, lo que pasa es que luego quedan trocitos que deslucen el plato...y por eso nosotros preferimos dejarla entera...

    Un saludo...me alegro mucho de que te guste mi blog....

    ResponderEliminar
  23. Ana, muchas felicidades por tu página. Además de las deliciosas recetas, nos ayudas a conocer un poco más de tu pueblo. Seré una asidua, porque me ha encantado la página. Besos. Marymar de México

    ResponderEliminar
  24. Bienvenida Marymar, me alegro mucho de verte por aquí, espero que tuvieran buen viaje...

    Un besito a toda la familia...

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  26. Buenas tardes Ana
    Me ha hecho ilusion ver tu bloc y al ver que eres de Dalias y yo que soy de Alicante y tengo una prima ahí en Dalias: Antonia tiene una tienda de pinturas y su marido es Luis el pintor. He mirado dos recetas leche frita que haré esta tarde yel choto que mi prima me ha comentado varias veces pero ella me ha dicho que le ponen cerveza y luego vino. De tu receta de choto dices que le añades las ñoras pero no especificas si las remojas, si las sacas y haces picada. Decirte que no es lo mismo ñora que pimiento seco y que de este hay varias variedades. mi email es: fotografopalomo@hotmail.com.
    Y me encanta la cocina cada año hago mermelada de higos chumbos.
    Saludos y animos para seguir imbestigando.

    ResponderEliminar
  27. Hola Antonio, por supuesto que conozco a tu prima, espero que la leche frita te haya salido a tu gusto...respecto al choto, utilizo ñoras enteras, se ponen con el choto y se van ablandando con el aceite y el agua que suelta la carne,normalmente no las picamos, pero conozco a gente que hace un majado con ajos, ñoras remojadas y otras especias, éste ya es otra forma de cocinar el choto y también está muy rica...

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  28. Buenas Ana,
    que pinta mas rica tiene esta receta.
    Llego a ti buscando por google recetas de choto al ajillo, ya que hace poco quedamos prendados con el choto que hacen en 'casa Andrés' en el cruce de Dólar.

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios.