SOLOMILLOS AL HORNO CON HIERBAS AROMÁTICAS

22 febrero 2017 7 comentarios


Las carnes al horno son siempre opciones muy socorridas para comer bien, una buena carne, verduras, patatas y un buen aliño, son siempre una apuesta segura. El secreto para que salga rica es usar el aliño que más nos gusta, o mejor, cambiar el aliño cada vez para que el resultado no sea aburrido, aunque cocinemos la misma carne con la misma guarnición, serán recetas diferentes, ya que los aliños imprimen un carácter muy especial en los guisos.

Yo he utilizado solomillos de cerdo, una carne muy magra y bastante insípida por ella misma, razón de más para acompañarla de un aliño con personalidad que la haga más atractiva y rica, por eso utilizaremos un buen manojo de hierbas aromáticas.


El aliño que he utilizado es bastante aromático, porque además son plantas de la montaña, que no tienen mucho que ver con las de semillero, ya que en Almería, dada la sequía que hay, tanto el tomillo como el romero, son plantas más leñosas que las que se pueden comprar en un semillero, por tanto, son más aromáticas, más sabrosas, más intensas.














dos solomillos hermosos
un puñado de bolas de pimienta negra
dos o tres clavos
unos tallos de romero
unos tallos de tomillo
100 gr. de manteca de cerdo ibérico
500 gr. de patatas cortadas en gajos
un vaso de vino dulce 





Fundir la manteca en un cuenco poniendo unos 30 segundos en el microondas.

Pelar las patatas y cortar a gajos.(si se desea se pueden utilizar patatas nuevas con piel, para ello solo habrá que lavarlas y cepillar bien el exterior bajo el agua del grifo).

Limpiar los solomillos de grasas y telillas exteriores, salpimentar y untar con la manteca, para ello nos vendrá muy bien una brocha de cocina. 

Poner patatas y solomillo en una fuente de horno, regar con la manteca que nos ha sobrado las patatas y poner un poco de sal.

Aliñar con las bolas de pimienta, los clavos, el tomillo y el romero.

Poner un vaso de vino (mejor cualquier vino oloroso o dulce)

Precalentar el horno a 180º

Cocinar  en la bandeja central del horno, hasta que las patatas esten tiernas.


***El corte del solomillo como se ve, es bastante crudo, pero el resultado tiene que ser así, la carne estará más jugosa y rica.

***El tiempo no lo he puesto, pues dependiendo del horno varía bastante, mejor una temperatura baja para que la cocción sea más suave y luego si queréis que se dore un poco, poned los últimos 10 -15 minutos con el horno más fuerte.

*** Como os he comentado en la entradilla, probad nuevos aliños, cada vez los asados serán diferentes y atractivos.

7 comentarios

  1. Toda la razón. Cambiando el aliño tenemos siempre un plato diferente por mucho que sea siempre la misma carne y/o la misma guarnición.

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  2. Sencilla receta y con un aspecto espectacular, el corte perfecto para mi gusto. No me atrevo a hacer solomillo al horno porque pienso que se me va pasar de cocción y por tanto quedaría seco, el tuyo ha quedado en su punto.
    Ana me comentaste que querías ponerte en contacto conmigo, ¿Recibiste el correo electrónico que te envié a través de tu blog?.
    Besos y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aurora, no recibí ningún correo...a ver como nos ponemos de acuerdo, jeje, porque me gustaría hablar contigo.

      Un besito!

      Eliminar
  3. La receta se ve estupenda!!
    Yo siempre que hago carne al horno utilizo un termómetro para carnes, así se puede dejar al gusto. Me llevo la receta!!

    ResponderEliminar
  4. Menudo color y textura jugosa tienen estos solomillos, se ven de escándalo. Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy ricos estos solomillo. Diferentes y saludables.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios.