AJOBLANCO DE ALMERIA CON ALMENDRAS FRESCAS




ajoblanco1




El ajoblanco es un plato muy típico de  Almería, un plato de toda la vida, que aporta muchas calorías y que se hace con ingredientes muy de la tierra...almendras, pan, ajos y aceite, ingredientes que eran fáciles de obtener de la agricultura más tradicional.

En mi pueblo antiguamente había muchos almendros, como en casi todo el territorio almeriense; los míos son de secano (solo se riegan cuando llueve, y aquí llueve, tarde...mal y nunca, jejej) pues están los pobres muy lejos de ser lo que fueron en su día.....pero aun le cogemos un buen puñado de almendras para toda la familia.

Hace unos días estuve dando un paseo y cogí un puñado...pero aun las almendras no estaban secas, tenían su cáscara verde a medio abrir y eso quiere decir, que la pepita aun no se ha terminado de secar y eso se traduce en un manjar....pero muy entretenido, ya que hay que pelar la parte verde exterior de la almendra, luego hay que partir la parte dura, y luego quitar una piel fina de color amarillento que está dentro....vamos, un buen rato pelando almendras, pero el ajoblanco con las almendras frescas vale la pena.

Antiguamente, el ajoblanco se hacía con ese tipo de almendra, porque todo el que tenía almendros empezaba a consumir las almendras apenas se podían consumir, hoy en día la almendra ya se vende pelada pero no llega a ser tan jugosa como ésta.


En la foto un utensilio imprescindible para el ajoblando....el mortero, pero no cualquiera, antes en todas las casas de Dalías había un mortero metálico y cuando cocinaban las mujeres del pueblo, se oía el repiqueteo del mortero machacando las almendras o los majaillos de pimiento seco, ajo y pan frito tan típicos también de ésta zona de Almería.

En la siguiente foto, se puede apreciar las diferentes etapas de la almendra....como se puede ver, la almendra con su piel verde que con el calor del verano se cae, dentro la almendra propiamente dicha, la que todo el mundo conoce con su cáscara dura, si se abre estando tierna, hay una piel amarilla y fina (la que luego se pone de color marrón) que se puede rasgar con las uñas...y dentro por fin la almendra tierna.



ajoblanco









200 gr. de almendras frescas (o peladas crudas de bolsa)
2 ó 3 ajos (le quitamos la parte central)***el ajo al gusto de los comensales, en mi casa lo hacemos muy flojito, pero hay casas en las que se le pone hasta una cabeza de ajos entera.
Una buena miga de pan de pueblo (unos 100-150 gr.) remojado en agua 
50 ml. de vinagre de vino (yo he utilizado en ésta ocasión Corumbel que me traje el año pasado de la bodega del Luis Felipe) 
100 ml de leche
150 ml. de Aove 
una cucharadita de sal

***Las almendras con piel se pueden pelar de manera muy fácil. Truco al final






Poner la Thermomix en función balanza y poner un vaso encima de la tapa. Poner  el aceite en el vaso para pesarlo y reservar.

Poner dentro del vaso las almendras, los ajos, el pan remojado en la leche, una cucharadita de sal, el vinagre  y la leche. Triturar vel. 5-10 durante unos 15 segundos o hasta que que esté la crema bien fina.

Poner el cubilete en su sitio y poner la Thermomix a vel. 5 sin tiempo y añadir el aceite poco a poco sobre la tapa, irá cayendo poco a poco y emulsionando la crema.

Probar de sal y vinagre y rectificar de sal y vinagre si es necesario. Es el momento de rectificar la textura si se quiere más o menos líquida, añadiendo agua o leche al gusto y triturando de nuevo a vel. 6






Se ponen todos los ingredientes en el vaso de la batidora excepto el aceite. Triturar hasta que la crema sea fina y añadir el aceite en hilo poco a poco mientras batimos a velocidad media.





***El ajoblanco de Almería se consume espeso a diferencia del que se consume en Málaga, en Almería se pone al centro de la mesa en un cuenco y mucho pan para mojar.

***También podemos hacer el ajoblanco con almendras sin pelar, en ese caso saldrá lleno de motitas de piel y algo más "basto" pero igual de bueno.


***Si solo tenéis almendras con piel y queréis quitarles la piel, se puede hacer facilmente poniendolas en un cuenco con agua hirviendo unos minutos, sacar una para comprobar que sale la piel y si le quitáis la piel facilmente, quitar el agua caliente y quitar la piel antes de que se enfríen del todo, solo hay que empujar en un extremo de la almendra y la piel saldrá facilmente.


Artículos Relacionados

6 comentarios:

  1. Siempre en verano nos poníamos moraos de almendras, anda que si hubiéramos sabido tu truco para pelarlas! ;-)

    Seguro que el ajoblanco de almendras estaba chapó!!

    ResponderEliminar
  2. Ayer me regalaron un libro de cocina Andaluza, y salia el ajoblanco. Así que me pondré manos a la obra, porque el tuyo se ve tremendo!!! bsss

    ResponderEliminar
  3. no he probado nunca el ajoblanco, pero con tu receta me voy a animar! besos

    ResponderEliminar
  4. Que diferencia de sabor hay entre esta receta de ajo blanco (con leche) y la otra que también publicas (sin leche)?

    ResponderEliminar
  5. La diferencia entre el que se hace con leche o sin leche es cierta cremosidad y tono dulzón que le da la leche....

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bueno está el ajoblanco! Es uno de los muchos vicios que tiene la gastronomía almeriense y en casa es pura adicción.
    Bueno, enhorabuena por la receta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios.