CROQUETAS DE CHORIZO (CON THERMOMIX Y A MANO)

21 enero 2016 2 comentarios





Os gustan las croquetas? vaya juego que dan...se pueden hacer de tantas cosas...sirven para reciclaje, se pueden mezclar varios ingredientes...y las combinaciones son tantas, que no aburren, cada tanda que sale de la freidora, se va acabando rapidamente, calentitas...deliciosas!!!

Estas croquetas las preparé para compartir con los amigos y la familia en las fiestas de mi pueblo; mi casa está en el meollo de la fiesta, y acostumbro a invitar a la familia y amigos a que vengan a mi casa, desde aquí ven todos los cohetes y la procesión, que son las dos cosas más típicas de mi pueblo Dalías en la provincia de Almería, fiestas que están declaradas de interés turístico nacional (Fiestas de Sto. Cristo de la Luz) que se celebran el tercer domingo de Septiembre.

Preparo normalmente un bufet con muchas cosas diferentes, y aprovecho para hacer pruebas con recetas y que mis invitados sean mis conejillos de indias, jejeje, aunque realmente son muy agradecidos y se lo comen todo...pero todo!!! que hice más de cien croquetas entre éstas y otras de morcilla, y según iban saliendo, se las comían.....









250 gr. de chorizo (mitad picante, mitad dulce)
100 gr. de cebolla
50 gr. de aceite de oliva virgen extra
100 gr. de mantequilla (a temperatura ambiente)*
180 gr. de harina
800 gr. de leche (a temperatura ambiente)*
un pellizco de pimienta molida
una pizca de nuez moscada
un pellizco de sal
3 huevos para rebozar
100 gr. de kikos
100 gr. de pan rallado
aceite de oliva suave para freír





Moler los kikos con el vaso del Thermomix seco. 5 seg. a vel. 5 y si son muy duros, subir hasta velocidad 10 durante dos segundos.

Poner dentro del vaso del Thermomix el chorizo en trozos medianos. Trocear 4 seg. a vel. 4

Añadir los 50 gr. de aceite y programar 4 minutos, varoma y velocidad 1 para freír el chorizo. Una vez pasado el tiempo, escurrir el chorizo del aceite y reservar en un bol. El aceite lo volveremos a poner en el vaso del Tmx.

Para hacer la bechamel: añadir la mantequilla al vaso y los trozos de cebolla. Programar 4 seg. a vel. 5 para trocear la cebolla, a continuación la freiremos programando 5 minutos en temperatura varoma y velocidad 1.

Añadir la harina alrededor de las cuchillas y programar de nuevo 3 minutos a 120º y velocidad 2, para sofreír la harina y que no tenga gusto a crudo.

Cuando termine el tiempo, añadiremos la leche, la nuez moscada, la pimienta molida y la sal. Mezclar 10 segundos a velocidad 6, ésta velocidad rápida hará que se suelte la harina que se haya podido quedar en las cuchillas.

Agregar dos cucharadas del chorizo reservado a la mezcla y programar 8 minutos, a 100º y velocidad 4 (***aquí hago un apunte de la razón de los asteriscos que he puesto en varios ingredientes, si no están a temperatura ambiente, es posible que una vez terminado el tiempo de la bechamel, ésta no esté suficientemente cuajada, ésto se debería a la falta de temperatura, así pues, se puede solucionar poniendo un poco mas de tiempo).

En el último minuto añadir poco a poco el chorizo reservado por el bocal.

Verter la crema en una manga pastelera sin boquilla (es una masa blanda) y dejar enfriar totalmente. Guardar en el frigorífico.

Cuando la mezcla esté totalmente fría ya podremos rebozarla, para ello pondremos los kikos molidos en una bandeja plana y añadiremos el pan rallado.

Batir los huevos hasta que estén bien espumosos. Cortar la boquilla de la manga pastelera con una tijera en un tamaño no muy grande.

Hacer tiras de masa de croqueta sobre el pan rallado con los kikos, rebozarlas ligeramente y coger con las manos y rebozarlas en el huevo batido primero y de nuevo en el pan rallado.

Poner las croquetas sobre una bandeja que quepa en el congelador, (yo las congelo y una vez congeladas las meto en una bolsa, porque ya no se pegan entre sí) y están disponibles para ir gastando poco a poco. 

Freír en abundante aceite caliente.





Trocear los kikos con una procesadora hasta que estén finos. Mezclar con el pan rallado.

Picar finamente el chorizo. Poner el aceite en una cazuela amplia y sofreír el chorizo para que suelte sus jugos. Sacar escurriendo el chorizo y dejar en la cazuela el aceite, añadir la mantequilla en trozos y dejar que se disuelva.


Picar finamente la cebolla y añadirla al aceite caliente. Sofreír hasta que esté blanda y añadir la harina, removiendo bien para que se impregne de las grasas, añadir la leche poco a poco y sin dejar de remover con las varillas para que no se hagan grumos; añadir la sal, la pimienta molida y la nuez moscada. Remover bien hasta que la salsa esté ligada y añadir el chorizo frito reservado, mezclar bien.

Verter la crema en una manga pastelera sin boquilla (es una masa blanda) y dejar enfriar totalmente. Guardar en el frigorífico.

Cuando la mezcla esté totalmente fría ya podremos rebozarla, para ello pondremos los kikos molidos en una bandeja plana y añadiremos el pan rallado.

Batir los huevos hasta que estén bien espumosos. Cortar la boquilla de la manga pastelera con una tijera en un tamaño no muy grande.

Hacer tiras de masa de croqueta sobre el pan rallado con los kikos, rebozarlas ligeramente y coger con las manos y rebozarlas en el huevo batido primero y de nuevo en el pan rallado.

Poner las croquetas sobre una bandeja que quepa en el congelador, (yo las congelo y una vez congeladas las meto en una bolsa, porque ya no se pegan entre sí) y están disponibles para ir gastando poco a poco. 


Freír en abundante aceite caliente.



2 comentarios

  1. que pintza , me lo apunto con thermomix
    gracias

    ResponderEliminar
  2. Yo hago las croquetas casi de todo, pero de chorizo no las he hecho....Abra que probar.....

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios.