POTAJE DE JUDÍAS ROJAS CON TOCINO Y MORCILLA

21 mayo 2015 6 comentarios



potajealubiasnegras






Aprovechando que han bajado las temperaturas un poco éstos días, os pongo un buen potaje con sus avíos... su trozo de morcilla, otro de tocino y chorizo...madre mía!!! es contundente, pero riquísimo... a mí me gustan las comidas de cuchara haga frío o haga calor, y una manía o costumbre....comerlos muy calientes!!! no me gusta la comida fría, y a veces en el verano del sur, comer uno de éstos platos, significa tarde de sudores, jejejej








Para unas cuatro raciones

400 gr. de judías o habichuelas rojas
1 cebolla
1 pimiento
dos ajos
un tomate
un trozo de morcilla (de la que uséis normalmente, aquí en Almería de cebolla, no lleva arroz como en otros sitios, solo sangre y cebolla)
un trozo de tocino
uno o dos chorizos (más rico si son picantes)
una hoja de laurel
una pizca de comino molido
sal
Aove






Poner las judías en remojo el día anterior en abundante agua.

Poner un fondo de aceite de oliva en una olla y calentar, añadir la cebolla, los ajos  y el pimiento picados finamente, cuando estén blandos, añadir el tomate troceado y el comino y rehogar todo unos minutos hasta que el tomate esté frito. Añadir un vaso de agua, cocer unos minutos y triturar con la batidora.

Añadir a la olla las habichuelas escurridas del agua de remojo y una hoja de laurel, cubrir con agua hasta cubrir las habichuelas unos cinco centímetros, llevar a ebullición y cuando hierva, añadir otro vaso de agua y bajar el fuego a temperatura media, cocinar unos 15 minutos.

Pasado el tiempo, añadir otro vaso de agua al guiso, comprobar la textura de las habichuelas y si ya están empezando a ablandarse, cocinar por otros diez minutos, añadir de nuevo agua y la morcilla y el tocino en un solo trozo para que no se rompa. Cocinar hasta que las habichuelas estén tiernas y si vemos que el guiso se nos queda muy seco, podemos añadir más agua fría.

Si fuese el caso contrario y nos hemos pasado con el agua, podemos disolver una cucharadita de harina en medio vaso de agua y añadirlo al guiso, éste remedio hará que espese.

***Rectificar de sal al final, ya que la morcilla y el tocino aportan sal al guiso.

***Se pueden añadir unas patatas unos 20 minutos antes de apagar el fuego, siempre en trozos no muy grandes y cortadas en gajos chascándolas, para que suelten más almidón y espesen el guiso.

***Se puede poner junto a las patatas (mejor unos minutos después) un puñado de arroz (si optamos por poner arroz, tenemos que asegurarnos que tenemos caldo suficiente para la cocción)

***En ésta ocasión la verdura está hecha en sofrito, pero se puede poner en trozos grandes y en crudo a la vez que las habichuelas, pero habrá que tener en cuenta que hay que aportar el aceite al guiso, y ésto se hará cuando de el primer hervor.






6 comentarios

  1. En casa también somos de platos calientes hasta en pleno verano! Vaya pintaza que tiene!!! Besos

    ResponderEliminar
  2. yo por un platito de estos hago el esfuerzo de pasar calores sin problemas!

    ResponderEliminar
  3. Madremia Ana , que pinta mas buena tiene

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana navegando por google he encontrado tu blog y me encanta. Yo tengo un blog de recetas hace poco y soy también de Almeria. Te acabo de seguir en tu blog ¿me ayudas siguiendo el mio? es de recetas. Gracias http://recetasdeanansies.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Hola Ana!! ¡¡Qué potaje nos has hecho más bueno!! Hasta que no aprieta bien el calor, yo también sigo haciendo platos de cuchara, me dan menos quebradoras de cabeza a la hora de pensar qué hago de comer. ¡¡La pinta es sensacional!! Gracias por hacerte seguidora de mi blog. El tuyo es fantástico, así que será un placer hacerme seguidora del tuyo. Besitos.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios.