FRITATTA DE GUISANTES Y JAMON IBÉRICO






Photobucket




Photobucket


Fantástica ésta fritatta! me pareció un bocado exquisito, tan sencillo y rico que lo voy a repetir a menudo, sin duda! y cómo cunde...la podemos dejar hecha con tiempo porque fría está igual de rica que caliente, y además la podemos hacer en cuencos individuales para comer con cucharitas...para mí todo un acierto...solo le encuentro una pega, y es que la hice demasiado pequeña...la próxima vez, el doble de cantidades..

La fritatta es una especialidad de la cocina italiana, es una especie de tortilla francesa que se hace con todo tipo de verduras, con carnes e incluso para aprovechar restos de spaguetti, la forma más común de hacerla es poniendo la base líquida de huevos en el fondo del molde y las verduras o demás condimentos por encima, al hornearse el huevo sube a la superficie y los ingredientes quedan semicubiertos por éste. Es un plato muy jugoso gracias al huevo y a la nata, y se puede condimentar con mil ingredientes diferentes, es como la tortilla de patata, que admite muchas variantes cómo relleno y es muy agradecido al permitirnos reciclaje, que siempre viene bien en éstos tiempos.

Para ésta receta he utilizado productos sin lactosa de la marca Kaiku, que ha tenido la gentileza de enviármelos para que los pruebe. Me han parecido estupendos, un producto de muy buena calidad y buen sabor, ideal para que los intolerantes a la lactosa no tengan que renunciar a éstos productos lácteos, y tan ricos cómo para que toda la familia pueda tomarlos sin notar diferencias de sabor o calidad, respecto a otros del mercado.



Photobucket



Esta fritatta me parece un plato estupendo para los niños, el dulzor de los guisantes les parecerá muy atractivo y la mezcla de ingredientes es muy nutritiva, ideal para comer una porción en una cena o para presentarlo en cuencos individuales porque a los niños les llamará más la atención si ven porciones pequeñas. Si lo acompañamos con una buena ensalada, será una comida o cena muy completa.




Photobucket





INGREDIENTES


100 gr. de jamón ibérico en trocitos
4 huevos
100 ml de nata sin lactosa Kaiku
100 gr. de queso rallado enmental Kaiku
3 cucharadas de aceite de oliva
300 gr. de guisantes tiernos (mucho mejor si son frescos) pero se pueden poner congelados*
sal
una pizca de pimienta molida




ELABORACIÓN

Precalentamos el horno a 180º y preparamos una fuente de hornear o cuencos individuales.

Poner el aceite de oliva en una sartén honda, calentar a fuego medio, añadir los guisantes y una cucharadita de sal, tapar con tapadera y confitar los guisantes a fuego bajo hasta que estén tiernos. Una vez que tenemos los guisantes confitados añadimos el jamón en trocitos, dejamos hacer un par de minutos y reservamos.

Batir los huevos con una pizca de sal, añadir la nata líquida Kaiku, el queso rallado Enmental Kaiku y un poco de pimienta molida.

Volcar la mezcla de huevos en el molde elegido y volcar dentro de éste la mezcla de guisantes y jamón con su aceite, extender dentro del huevo y meter el molde en el horno a media altura durante unos 15 a 20 minutos (dependiendo del molde) hasta que el huevo esté cuajado.




***Mi receta también se puede ver aquí, en Blog sin lactosa


***En ésta receta se puede poner también un poco de cebolleta picada, le da un toque muy interesante, aunque le quita sabor a los guisantes; yo la utilizo cuando los guisantes son congelados y tienen poco sabor, pero cuando utilizo guisantes frescos cómo en ésta ocasión, me gustan solos, me encanta el sabor del guisante fresco.

***Si después de confitar el guisante vemos que queda mucho aceite, podemos retirar un poco de éste, aunque no es estrictamente necesario, cuando el huevo cuaja y sube, también lo hace el exceso de aceite, por lo que podemos retirarlo poniendo encima de la fritatta un poco de papel de cocina, así retiramos el exceso y nos quedará un poco más ligera.

***El tiempo es orientativo, el tipo de molde y el grosor de la fritatta nos marcarán el tiempo que tiene que estar en el horno, la mía salió finita porque era un molde amplio y además retiré un poco de la mezcla para hacer los individuales, pero si el molde es más bien pequeño y la fritatta sale más gruesa necesitará un poco más de tiempo.

***Otra opción que podemos hacer es poner al final un poco más de queso rallado por encima y gratinar  durante unos minutos.

***Los guisantes de bote "no por favor" no hay cosa que se aleje más del sabor natural de un alimento que ese tipo de guisantes, al menos los que yo he probado.





Artículos Relacionados

25 comentarios:

  1. Ana como siempre estás que te sales, se ven divinos los individuales y el grande ya ni te cuento. Seguro que si las fotos son buenas, lo de dentro tenia que estar...sin palabras me quedo!
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ay...!
    Que con la dieta no puedo comer guisantes!
    Con lo que me gusta a mi una buena tortillica de guisantes y lo que me encantaría probar esta fritatta que tiene una pinta impresionante...Bueno, ya le llegará su momento, no me pienso quedar sin probarla.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  3. que pintaza! debe de ser muy pero que muy rico ^^

    ResponderEliminar
  4. Que belleza de blog! me quedo a seguir conociendo tu cocina y te invito a que conozcas la mía.
    BESITOs y buena semana

    ResponderEliminar
  5. Que buenas fotos y que buena pinta tienen...me las llevo a casa...!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Vaya, vaya, Ana, que receta tan sencilla y tan resultona, me he quedado enamorada de esos colores y me llevo tu receta enterita, que ricaaaaaaaaaaaa.

    un besazo, guapísima y feliz semana

    ResponderEliminar
  7. Me encanta la receta.... y ni te cuento los guisantes, ademas con ese color ¿quien se resiste?

    ResponderEliminar
  8. Ana:) esta receta es un lujo total con ese colorido y los guisantes maravillosos... coincido contigo en que los de bote son lo peor de lo peor a falta de frescos un buen congelado pero claro no es lo mismo.
    Besicos sorianos

    ResponderEliminar
  9. Ana, qué color tienen siempre tus platos... Qué magnífica fritatta!!!!
    Buena, buenísima...
    Te copio esta receta!
    Un besote

    ResponderEliminar
  10. Una receta deliciosa, con una ensaladita!!!! buenísima!!!Bss

    ResponderEliminar
  11. Qué rica, me encanta el colorcito que tiene, lo probaré. Besos

    ResponderEliminar
  12. Con buenos productos bien se come, y nada mas hay que ver el color de esos guisantes, las tripas de ese tomate y el amarillo de esos huevos, para coger un buen trozo de esta frittata , y saborearlo con los ojos cerrados.

    nos vemos

    bye

    ResponderEliminar
  13. Hola guapisima!!!
    Te ha quedado fanatstica esta fritatta, nunca la he hecho, debía estas exquisita, me encantan los guisantes.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Hola Ana,
    Me ha encantado tu blog, la idea de los guisantes en la tortilla es fantástica.
    Ya tienes un fans mas.

    ResponderEliminar
  15. Qué rica la frittata!!
    Un poco más ligera de la clásica tortilla, me gusta!
    Qué bonitos colores y sabores...y con guisantes frescos seguro que está de muerte!!
    Un besito ;)

    ResponderEliminar
  16. Me gusta todo! Los guisantes, la forma de preparlos, los moldes que has escogido, los tenedores... todo.
    Solo me queda probarlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Las adoro! ese acabado en horno es espectacular...

    ResponderEliminar
  18. Te ha quedado de lujo esta "Fritatta" dan ganas de comer un poquito, con una fotos y una presentación excelente.
    Saludos y buen fin de semana.
    http://xoriguer48-lasrecetasdelabuelo.bl...

    ResponderEliminar
  19. me encantan los guisantes,y los de huerto,los de verdad,jejejej

    ResponderEliminar
  20. cuando lo vi, me entusiasmo hacerlo por su parecido con una pizza que me encantan, efectivamente una vez hecho esta muy rico, y perfecto para sorprender a los amigos en cualquier encuentro. Saludos desde Tenerife. Alex

    ResponderEliminar
  21. Que bonita se ve, tiene una pinta estupenda.
    un bikiño

    ResponderEliminar
  22. coincido 100% en el tema de los guisantes! lo ideal sería frescos del mercado, y si no pues congelados, pero los de bote son totalmente prescindibles.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios.