PIPIRRANA DE BACALAO DE ALMERIA


Photobucket



Hoy otra receta tradicional de mi tierra, una receta sabrosa, sencilla, de la tierra...basada en los productos que no faltaban en las despensas de nuestros padres y abuelos, los pimientos y tomates que se cultivaban en la primavera y cuando llegaba el verano y su máximo apogeo, se secaban al sol de justicia de Almería, tendidos en una caja o colgados de los balcones.

Los pimientos y los tomates secos, son ingredientes muy utilizados en la cocina almeriense, y protagonistas de muchos de nuestros platos más típicos, aunque cada vez son menos las personas que lo hacen de forma tradicional y casera, ya casi no se ven las "ristras" de pimientos colgadas de los balcones en nuestros pueblos, es una verdadera pena que éstas costumbres se pierdan y que las nuevas generaciones, ni siquiera sepan de la existencia de éstos productos, y menos el uso que se les da en la cocina. Las nuevas generaciones si los usan, tiran de la bolsita de tomate seco del super de turno (a precio de oro sobre todo si viene en aceite).

Aquí podéis ver el procedimiento de secado de éstas verduras y precisamente ahora tengo una ristra de pimientos secando en mi terraza, el sol y el viento de éstos días los está deshidratando rapidamente, yo se que no en todas las zonas de España se pueden deshidratar las verduras tan bien cómo en Almería, pero cuando encontréis tomates a buen precio o pimientos rojos finos podéis probar a secarlos en los balcones, además quedan preciosos y muy decorativos.



Photobucket





INGREDIENTES


2 pimientos secos
6 tomates secos
2 huevos cocidos
150 gr. de bacalao desalado en lascas
1 cebolleta
3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
8 aceitunas negras





ELABORACIÓN


Ponemos un vaso grande de agua en un cacito y la llevamos a ebullición, entonces añadimos los pimientos y los tomates secos y hervimos durante unos 3 ó 4 minutos para que se hidraten. Escurrimos y reservamos el agua para otra preparación*

Picamos los tomates y los pimientos quitando los pedúnculos y las granillas del pimiento, añadimos el bacalao desalado, los huevos cocidos, la cebolleta muy picada y las aceitunas. Colocamos en el bol dónde lo vamos a servir y lo aliñamos con abundante aceite de oliva virgen.

No es necesario añadir sal, es un plato que aunque el bacalao está desalado, queda muy sabroso, por lo que hay que añadir abundante aceite para suavizar y neutralizar la sal.


Se puede hacer también triturando la carne de los tomates y los pimientos y ligándola con el aceite, quedando la pipirrana como una crema, a la que se le añade el bacalao, las cebolletas, los huevos cocidos y las aceitunas.






Esta es una receta que cambia de una casa a otra, yo recuerdo que en mi casa también se hacía con bacalao asado en la lumbre directa, a  mi padre le encantaba y desde que él no está, mi madre no la ha vuelto a hacer, tendré que investigar cómo lo hacía.



***El agua que nos ha quedado de hervir los tomates y pimientos, nos vendrá genial para añadir a un guiso de carne, a una fideuá de pescado, a una sopa de pescado, a un guiso de habas tiernas.....y si no lo vamos a consumir podemos congelarlo y utilizarlo en otro momento.

BORRACHILLOS DE ALMERÍA




Photobucket





Hoy en mi casa olía a gloria....bueno...nooooo...a borrachillos, que olor!! un olor maravilloso que me recuerda a mi infancia...es curioso cómo los olores nos transportan....

Ayer subí a mi terraza y me volvieron loca los olores....a una calle hay una pastelería, y por el aroma que me  llegó acababan de abrir el horno.....ay madre! pero para no acabar ahí, en la parte delantera de mi casa en el Mercado de Abastos, hay una churrería, y como había un poco de airecillo me llegó el olor a churros recién hechos.....y no queda ahí la cosa, los últimos domingos ponen en la plaza dónde vivo un camión de pollos asados, y también me venía el aroma....solo faltaba el olor a la morcilla de Clementina, la carnicera, que vive una calle más abajo y suele cocerla al medio día....

Menudo festín para el olfato, cómo se puede disfrutar con el olor que desprenden los alimentos, porque ese olor nos trae recuerdos de sabores conocidos y así también podemos disfrutar, vaya que si podemos....

Y ésta semana he hecho un dulce típico de Almería y de mi pueblo Dalías, huele de una forma que solo haciéndolos me sentía embriagada, es que son "borrachillos" jejej, no es nada raro...



Bueno, a lo que vamos....vamos a hacer borrachillos, un dulce típico de Almería que se parece mucho a los pestiños, pero mucho más sencillos y con menos ingredientes. Yo recuerdo a mis vecinas liando los borrachillos en cañas, si, cañas de los cañaverales, las tenían limpias de un centímetro de diámetro y unos diez centímetros de largas, ahí liaban la masa y cuando las metian en el aceite caliente, la masa se despegaba dejando un canutillo perfecto....cómo me gustaban entonces.....y cómo me siguen gustando ahora, jejej

Esta receta, como muchas de Semana Santa se hacían  y se siguen haciendo en las casas en grandes cantidades, normalmente hay alguien que dirige las cantidades y la forma de hacerlos y los demás se reparten el trabajo, una vez que los borrachillos están listos, cada colaborador...jejej, se lleva su parte del botín.....

Y ésta receta,  especial para Semana Santa,  solo me acuerdo de hacerla para éstas fechas, y es que los relaciono con las natillas, me encanta mojarlos en unas natillas claritas.....para perder la cabeza! jejej y también la línea!!!




Photobucket



INGREDIENTES


Para unos 40 borrachillos pequeños

1/4 litro de aceite de oliva virgen extra
1/4 litro de vino blanco ( si no os gusta mucho el sabor a vino, es mejor que utilicéis un vino blanco dulzón tipo moscatel o algún oloroso e incluso un Pedro Ximenez)          
1/4 litro de anís
1 cta. de levadura
raspadura de dos limones
4 clavos de olor (opcional)*
1 cta. de matalauva (anís en grano) o también llamado matalahuga (opcional)*
1 cta. de semillas de sésamo (opcional)*
1 kg. de harina aproximadamente (más la que necesitaremos para espolvorear en la mesa de trabajo)
200 gr. de azúcar y canela para rebozar




ELABORACIÓN


Calentar el aceite en un cazo hasta que empiece a humear, retirar del fuego y añadir los clavos de olor, dejar que suelten un poco su aroma en el aceite y sacar con una espumadera, a continuación añadimos el anís en grano o matalauva y las semillas de sésamo si optamos por ponerlas, dejamos freir en el aceite un par de minutos y añadimos el vino, el anís y la ralladura de limón.

Ponemos ésta mezcla en un bol grande y empezamos a poner harina mezclada con la levadura a pocos, y removiendo con las varillas mientras que podamos, una vez que la masa esté dura seguimos añadiendo harina y removiendo con las manos untadas en aceite o con una rasqueta de panadería.

Una vez que tenemos toda la harina consumida por los líquidos, sacamos la masa a una mesa con harina y la amasamos, estiramos y doblamos sobre si misma siempre en el mismo sentido para hojaldrarla (ésto no es necesario pero luego salen mejor, sobre todo si los dejamos gorditos).

Una vez que tenemos la masa dura pero manejable, cogemos porciones, las estiramos con el rodillo y cortamos cuadraditos, unimos en forma de pañuelo y pegamos bien la junta (si no pegamos bien se sueltan al ponerlos en el aceite caliente).

Calentar una sartén o la freidora con un buen aceite de oliva, ir poniendo borrachillos poco a poco para mantener siempre la misma temperatura, se hundirán en el aceite y luego suben a la superficie, les damos la vuelta para que se doren por igual y sacamos con una espumadera a una bandeja con papel absorvente.

Una vez que tengamos todos los borrachillos hechos, preparamos una mezcla de azúcar normal y canela y los rebozamos bien en la mezcla.*

También podemos hacerlos mojados en almíbar, para ver la receta del almíbar pincha en éste enlace que te llevará a la receta de Pestiños



Photobucket




También se les puede dar forma de enrollados, haciendo una tira muy fina y enrollándola sobre sí misma sin apretar, o hacerlos enrollándolos sobre una caña o sobre los canutillos metálicos que se utilizan para el hojaldre, así quedaría un cilindro hueco por el centro y muy crujiente.



Photobucket





***Las semillas de sésamo, la matalauva y el clavo son opcionales; los borrachillos son los primos pobres de los pestiños, y la mayoría de las veces no llevan éstas especias, aunque le dan un sabor exquisito y a mí me gusta ponerlas, hay que tener en cuenta que éste es un dulce típico de épocas de pobreza en las que había pocas cosas en las despensas, y las especias eran casi un artículo de lujo.

***Si los guardamos en una caja hermética duran días crujientes.

***Yo voy haciendo los borrachillos y poniendo en el aceite según los voy haciendo, saco los que están terminados y pongo nuevos, y así el aceite se mantiene a buena temperatura, pero si no tenéis mucha costumbre de hacer éste tipo de dulces, mejor que alguien os ayude o a cortarlos o a freirlos, es un buen momento para tomar un café y un rato de charla.

***Es preferible dejar que los borrachillos se enfríen y escurran el aceite antes de mojarlos en el azúcar, éste se pega igual y el azúcar no se pondrá aceitoso, con lo cual el borrachillo absorverá menos azúcar y el azúcar se mantendrá limpia, con lo que cundirá mucho más.

***Con la cantidad de azúcar que he puesto para el rebozado es posible que os sobre, si así fuera...no..la tiréis, os servirá para endulzar infusiones o para hacer un rico bizcocho.

***A mí personalmente me resulta más fácil hacerlos en forma de pañuelos y cómo los hago sola, voy haciendo según voy friendo y cortando todo a la vez, es entretenido, pero cuando se hacen un par de veces es muy sencillo y rápido.

ROLLITOS DE BACALAO RELLENO


Photobucket

Photobucket


Prometí una receta con bacalao y cumplo con los amantes como yo, de éste versátil pescado, ahora más presente que nunca en nuestra cocina por la tradición de la celebración por parte de los cristianos de la cuaresma.

Para los que no conozcáis esa tradición, la cuaresma es tiempo de limpieza, de conversión cristiana y dura 40 días que empiezan el miercoles de ceniza y terminan el jueves santo, los 40 días están basados en la importancia del número cuarenta en la Biblia: 40 días de diluvio, 40 años de marcha del pueblo judío por el desierto, 40 días en que Moisés y Elías estuvieron en la montaña) y además durante éstos días,  no se come carne los viernes; una tradición que aunque solo la siguen los cristianos practicantes, sigue siendo parte y razón de nuestra cultura culinaria para éstas fechas, y por eso la tradición de comer pescado y cómo en el interior de España el pescado para nuestros antepasados era inexistente, lo sustituían por pescado en salazón y el pescado en salazón por excelencia era y sigue siendo el bacalao.

Bueno, ya sabemos más cosas de nuestras tradiciones, de la religiosa y de la pagana, y todo ello forma parte de nuestra cultura, y seamos o no afines a la religión, no podemos negar que está muy presente en el día a día, sobre todo cuando en España hay algún día festivo, que casi siempre coincide con algún día de festividad religiosa.

Esta receta la podéis elaborar con el bacalao en aceite que se vende en láminas y que encontraremos en las estanterías de frío de nuestros supermercados, aunque no siempre vamos a poder conseguir la calidad y el tamaño que os enseño, porque éste bacalao que yo he utilizado es casero, fácil y muchísimo más barato que el envasado, aquí podéis ver la forma de hacerlo.


Photobucket
   


INGREDIENTES


6 lonchas de bacalao ahumado

aceite de oliva virgen extra
sal negra en escamas


Relleno

100 gr. de palitos de cangrejo
100 gr. de lechuga iceberg
2 cucharadas grandes de mayonesa
10 aceitunas negras
1 cucharada sopera de alcaparras
1 guindilla en vinagre
1 pimiento asado o pimiento del piquillo
1/2 cebolla tierna o cebolleta
1 huevo cocido
opcional * unas gotitas de tabasco


Photobucket



ELABORACIÓN


Picar finamente los ingredientes del relleno y ponerlos en un cuenco, añadir la mayonesa y remover para que se mezclen los sabores. (yo he dejado los ingredientes más bien gorditos para que se aprecien en la foto, pero se pueden picar pequeños o casi triturados con una procesadora).

Dispone una tira de bacalao estirada y cubrir con una cucharada de relleno, rodarla sobre sí misma para conseguir el rollito, dejando el final de la tira hacia abajo para que no se deslíe. Pinchar el rollito con un palillo decorativo para fijar el cierre.

Acompañar con lechuga variada.

Servir aliñados con el aceite de oliva virgen y un poco de sal negra por encima

HOY COMEMOS FUERA

¿Eres intolerante a la lactosa? pues éste artículo te interesa especialmente, y si no lo eres, te interesa también, porque seguro que hay cerca de ti alguna persona intolerante a la lactosa a la que puede ser muy útil ésta nueva aplicación "Hoy comemos fuera" que nos proponen desde Kaiku sin lactosa, marca de referencia en cuanto a productos alimentarios sin lactosa.


Si eres intolerante a la lactosa, salir a comer fuera de casa puede convertirse en una lata, preguntar a los camareros mil veces por los ingredientes de los platos, renunciar a ese plato que te ha entrado por los ojos pero que lleva lactosa y al final, terminar comiendo siempre en el mismo sitio o la misma comida.

Que te parecería si pudieras encontrar una guía completa a nivel nacional con los restaurantes en los que se cocina "sin lactosa"; sería estupendo poder ir a un restaurante sin preocuparte de tu intolerancia.




En ésta aplicación que nos propone Kaiku, "Hoy comemos fuera", podremos encontrar el restaurante más próximo a  casa, o los que hay en los lugares que vamos a visitar proximamente, podremos buscar por tipo de comida, por código postal o por ciudad, así encontraremos estupendos establecimientos de confianza, y salir a comer libremente sin preocuparnos de los ingredientes de los platos.






Es muy fácil participar, la aplicación es muy visual y nos va guiando en todo momento, tanto si queremos buscar un restaurante o si queremos hacer una aportación, en la que incluso podemos recomendar un plato determinado y adjuntar alguna fotografía, incluyendo un apartado dónde podremos puntuar a los restaurantes.


Los usuarios seremos también colaboradores activos de ésta aplicación, porque podremos aportar nuestros restaurantes favoritos "sin lactosa" y ayudar a otros usuarios a encontrar los más interesantes, así además de las ventajas de encontrar los mejores restaurantes para intolerantes a la lactosa,  podremos participar aportando los que conozcamos, y entre todos  hacer una herramienta muy útil para los intolerantes a la lactosa y para sus familias, y además Kaiku  premiará nuestra participación hasta Diciembre de 2012, con magníficos regalos. 







Buscar nos resultará muy fácil, y al finalizar la búsqueda nos saldrá un plano con la situación exacta del restaurante y la dirección, teléfono y página web, con lo que además podremos reservar la mesa directamente si queremos, y además ésta app nos la podemos instalar en el móvil, es que en Kaiku han pensado en todos los detalles.







Os animo a participar, cada vez son más los restaurantes que son sensibles a las intolerancias alimentarias, y cada vez hay más personas que con su diagnóstico encuentran la salud perdida, y que no dejan por ello de disfrutar de una dieta rica, sana y equilibrada.






COMO HACER BACALAO AHUMADO





Photobucket





Ya huele a Semana Santa, se ven ya los roscos fritos por las pastelerías, los pestiños, la leche frita y las torrijas, ya están colocando en el Paseo de Almería los estrados para ver las procesiones, y están en todos los escaparates los carteles anunciando las distintas procesiones...ya parece que es inminente, y aún quedan días...

Aprovechando que en éstas fechas se consume mucho bacalao y puedo encontrarlo fresco en las pescaderías, he probado a hacerlo ahumado, tal y cómo hago el salmón ahumado casero, y el resultado ha sido más que satisfactorio, unas lonchas preciosas y un sabor exquisito.

Y para celebrar lo bien que ha quedado el bacalao, he hecho natillas, otro fijo en mi casa en éstas fechas y ya casi han desaparecido, y eso que he hecho un litro de leche....y es que tengo un "monstruo de las natillas" con 9 años, que no para de pedírmelas y hoy ha sido su día, se ha puesto las botas!

Este bacalao es "gourmet" es decir, de primera calidad y encima hecho en casa,  por muy poco dinero, yo compré el bacalao entero y me lo arreglaron de tal manera que la cabeza me ha servido para guisos de pescado, y las tajadas que salieron de la zona de la tripa, las he cocinado con panadera de patatas y calabaza...todo un acierto, porque éste bacalao es carísimo en las tiendas, si compramos unas lonchas los 100 gr. nos salen por más de 2 euros (hoy he visto 100 gr. a 9, 70 euros) y con ésta cola me ha rendido bastante, ha salido una buena cantidad de lonchitas pequeñas y logré sacar unas 8 tiras largas y finas.




Photobucket




INGREDIENTES


Una cola grande de bacalao fresco sin espina abierta en dos  (1, 5 kg. aproximadamente)
1 kg. de sal gorda ahumada
aceite de oliva virgen extra
1 guindilla
4 ajos grandes





Photobucket




ELABORACIÓN


Necesitaremos una bandeja en la que los lomos quepan a lo ancho y a lo largo, ponemos una capa fina de sal en la bandeja, colocamos los lomos con la piel abajo y de forma que la parte de la cola de una coincida con la parte de las agallas de otra, de ésta manera aprovecharemos mejor el espacio, y cubrimos con el resto de la sal, tapamos con film plástico para que no salga el fuerte olor a ahumado y metemos la bandeja en el frigorífico durante 24 horas***.

Una vez que ha pasado éste tiempo, sacamos el bacalao de la sal, lo lavamos bien y lo secamos con papel de cocina.

Retiramos la piel haciendo un corte en el final de la cola o en un extremo de la parte de las agallas, tirando con los dedos y ayudándonos si es necesario con un cuchillo muy afilado, y con los dedos vamos localizando las espinas de las agallas y las retiramos con unas pinzas**

Una vez que tenemos el bacalao totalmente limpio, lo partimos en dos por el sitio por dónde iba la raspa, lo apoyamos en una madera de corte y con un cuchillo muy afilado hacemos lonchas lo más grandes y finas que podamos, empezando a cortar desde la cola hacia arriba, reservamos las lonchas grandes*** y vamos recogiendo los recortes.

Una vez que tenemos todo el bacalao cortado, recogemos todos los trozos pequeños, los hacemos bien finos y los introducimos en un cuenco con un buen aceite de oliva, unos ajos y una guindilla.




***Por suerte no son muchas espinas, no os preocupéis, se hace rápido.

***Con las lonchas grades podemos hacer lo mismo, o utilizarlas en otra preparación, esa será la receta que publicaré en los próximos días y además también éste rico aperitivo: Canapés de bacalao ahumado.



BIZCOCHO DE LIMÓN Y QUESO BATIDO






Photobucket




Ya se acerca la Semana Santa, con sus postres típicos, ya estamos deseando probar las torrijas y los buñuelos de calabaza, el arroz con leche y las natillas, y es que nuestra pastelería más tradicional es fantástica, pero en repostería los cambios también son buenos, es maravilloso experimentar y encontrar recetas tan ricas como ésta, un bizcocho refrescante y ligeramente ácido, esponjoso y tan fácil que no nos podemos resistir a tomar un segundo trozo.

Yo lo he acompañado de nata montada y crocanti de almendra, le van estupendamente, por lo que además podemos poner crocanti por encima del bizcocho si no queremos poner la ralladura de limón.


Photobucket





Photobucket





INGREDIENTES


250 gr. de mantequilla blanda
ralladura de un limón grande y su zumo
200 gr. de azúcar
3 huevos
60 gr. de harina de almendra
380 gr. de harina
1 sobre de levadura
200 gr. de queso fresco batido* o sustituir por (yogur o crema ácida)

Almíbar:

3 vainas de cardamomo
125 ml. de agua
100 gr. de miel
el zumo y la ralladura de un limón grande



ELABORACIÓN

Precalentar el horno a 180º y preparar el molde elegido.

Batir la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla esté espumosa, entonces le añadiremos los huevos de uno en uno, integrando bien antes de añadir el huevo siguiente; remover bien hasta que la mezcla sea completamente homogénea. Añadir el zumo de limón, la ralladura y el queso batido, volver a mezclar bien hasta que esté todo completamente integrado.

Tamizamos juntos en un bol la harina, la harina de almendra y la levadura, añadimos a la mezcla que hemos hecho anteriormente y remover mezclando bien.

Verter en un molde y hornear a 180º  durante unos 40 minutos (el tiempo como siempre dependerá del molde elegido) para saber si está hecho pincharemos una vez que esté hinchado por el centro, si el tenedor o la brocheta con la que hemos pinchado sale limpia, el bizcocho está listo.

Mientras que el bizcocho se hornea, prepararemos el almíbar con los ingredientes indicados en la receta, herviremos la mezcla unos minutos para que el agua tome el aroma de los ingredientes. Una vez que esté listo, retiramos las semillas de cardamomo y reservamos caliente.

Cuando el bizcocho esté horneado, lo  sacamos del horno y vertemos el almíbar sobre él estando aún caliente sin sacarlo del molde para que absorba todo el almíbar procurando que la ralladura de limón quede encima del bizcocho. Dejar dentro del molde hasta que se enfríe.

Desmoldar y servir acompañado de nata montada o merengue y un poco de crocanti de almendra.

***Si queremos aligerar éste bizcocho, podemos sustituir el azúcar por sacarina y el queso batido lo podemos poner 0%, pero aviso que tiene un alto contenido en mantequilla, así que seguirá siendo bastante calórico.


Photobucket






ROQUEMOLE





Photobucket



Hoy tenemos un día primaveral en Almería, ha sido un día templado, soleado y sin viento, y la calle se ha llenado de gente, aquí en ésta tierra, quizá por el buen tiempo, somos muy callejeros, nos gusta la vida social, el paseo, salir a la calle aunque solo sea para ver quien pasa y "echar un ratillo de cháchara"...

Y hoy me apetece compartir una receta muy primaveral, una receta para compartir, para un picoteo en una terracita tomando una cervecita fresca, ya apetece verdad?

Esta receta es del libro La Cocina de Nigella Lawson, con algunas modificaciones adaptándola a los ingredientes que yo tenía.



Photobucket



INGREDIENTES


2 aguacates maduros
80 gr. de queso azúl o roquefort
3 pimientos picantes en vinagre
1 yogur griego
1/2 cebolla tierna
un tomate rallado
una pizca de pimienta molida
una pizca de pimentón dulce ahumado
un poco de zumo de limón
sal
*opcional: unas gotas de tabasco



ELABORACIÓN

Trocear los aguacates y poner dentro de un bol, rociarlos con un poco de zumo de limón, le añadimos el yogur y el queso en trocitos y con un tenedor lo vamos chafando y removiendo para que se integren.

Picamos los pimientos picantes finamente, picamos finamente la cebolla y rallamos el tomate, agregamos al bol junto a los aguacates y aliñamos con las especias y la sal hasta que esté a nuestro gusto.

Servimos con tostadas de pan o con nachos o doritos.



***Podemos ponerle un puntito más picante aún con unas gotas de tabasco.

CUPCAKES DE NUECES, CON FROSTING DE CAFÉ


Photobucket



Photobucket


Aprovecho hoy dia 8 de Marzo "Día de la mujer trabajadora" para felicitar a "todas las mujeres" porque las que trabajan fuera de casa hacen un esfuerzo doble, ya que después de su jornada laborar tienen que atender otra jornada para llevar al día a su familia, y a las que trabajan en casa, porque su  jornada no tiene límites, nunca empieza y nunca acaba, su vida es ese trabajo, y encima no se les reconoce en su justa medida, solo se aprecia el trabajo que realiza la mujer en la casa, cuando por alguna circunstancia se tiene que pagar a un trabajador ajeno para que lo realice.

Bueno, y cómo estamos de celebración, yo si celebro invito, y siempre a dulce.....es que es una tentación, y éstos cupcakes son una tentación exquisita, sencilla y al alcance de cualquiera, tanto si trabaja fuera como dentro de casa, y si disponemos de poco tiempo, podemos hacer la versión bizcocho, que está igual de rica pero no requiere de capsulas, ni del entretenimiento de llenar las capsulas....al molde y listo, y luego a disfrutar....

Este pastel lo hice en forma de bizcocho o de brownie hace algún tiempo, y la verdad es que es uno de los pasteles que más repito, porque no necesito preparar ingredientes extraños, siempre lo tengo todo a mano y se hace en un momento, y además, el resultado es siempre fantástico...y cómo en mi casa somos muy cafeteros, pues siempre es un acierto...

***Solo una llamada de atención....la primera vez haced éstas cantidades, cuando repitáis, seguro que haréis el doble de cantidad.... y os parecerá poco.....jejej



Photobucket



Photobucket


Photobucket





INGREDIENTES


Para los cupcakes

Salen unos 12 cupcakes


170 gr. De mantequilla a temperatura ambiente
140 gr. De azúcar
3 huevos
140 gr. De harina con levadura, ó normal y ½ sobre de levadura
80 gr. De nueces
2 y media cucharaditas de café istantáneo disuelto en una cucharada de agua caliente
1 sobre de gasificante (el sobre doble) ésto es Gaseosas El Tigre o del Mercadona
para decorar: bolitas de cacao, nueces, cacahuetes bañados en chocolate y láminas de coco


Para el glaseado o frosting

2 cucharadas de leche, 2 cucharaditas de café instantáneo
95 gr. De mantequilla a temperatura ambiente
125 gr. De azúcar glacé



ELABORACIÓN


Precalentar el horno a 200º, disponer las capsulas de las magdalenas dentro de moldes individuales (para que la masa no se desparrame), sacar una bandeja del horno y poner los moldes o molde encima.

Batir la mantequilla con el café disuelto y el azúcar hasta que la mezcla blanquee y esté cremosa, añadir los huevos, de uno en uno sin dejar de batir. Tamice la harina con la levadura y el gasificante y añadir por encima al batido de huevos y remueva a fondo. 

Meteremos en el horno la bandeja con las capsulas llenas hasta la mitad aproximadamente de masa de bizcocho, pondremos unos trozos de nueces en el centro de la masa y metemos en el horno, bajamos la temperatura a 180º y las horneamos durante 15 minutos.  Una vez que están horneados, los sacamos del horno y los dejamos enfriar antes de aplicar el frosting.

El frosting sale muy cremoso si ponemos un bol con la mantequilla a trocitos  y el café al baño maría, con unas varillas vamos removiendo y añadiendo el azúcar glacé poco a poco, cuando se disuelva la mantequilla y gastemos todo el azúcar, tendremos una frosting sedoso, sacamos del calor y lo dejamos enfriar un poco antes de ponerlo en la manga pastelera.

Metemos el frosting en una manga pastelera con la boquilla rizada y aplicamos a los cupcakes cuando estén fríos, aplicamos la decoración que más nos guste y a disfrutar!






RISOTTO DE GUISANTES Y FLORES DE CALABACÍN







Photobucket




Después de un invierno muy frío en Dalías, mi pueblo, en éstos días tenemos una temperatura primaveral, apetece desperezarse del invierno y salir a tomar el sol, dar un paseo por la vega y observar las vinagreras abiertas en todo su esplendor.

Entre los bancales de la vega seca, hay un verdor extraordinario, los bancales de présules y tirabeques, llenos de flores blancas y lilas, de vinagreras.....y un perfume a hierba fresca que cruje bajo nuestros pies; nos acercamos y tomamos un zarzillo de las plantas de présules, lo chupamos y sabe a gloria.....y con un buen puñado de présules, cocinaré un plato distinto, un plato muy original....solo me falta entrar en un invernadero y que me regalen unas flores de calabacín...




INGREDIENTES


Para 2 personas

200 gr. de arroz arbório, carnaroli o en su defecto arroz bomba
150 gr. de guisantes tiernos
1/2 cebolleta tierna
50 gr. de queso parmesano en polvo
100 ml. de nata líquida
500 ml. de caldo de verduras ó de pollo (se puede hacer con una pastilla de caldo ó hirviendo las vainas limpias de los guisantes)*
una pizca de pimienta molida
sal y aceite de oliva
2 flores de calabacín



ELABORACIÓN


Preparamos una olla en la que tendremos el caldo de verduras o de pollo caliente, mantendremos la temperatura todo el tiempo, porque el secreto del risotto es darle al arroz caldo para que se mantenga en todo momento la humedad para que el grano suelte el almidón.

Ponemos el aceite de oliva en una sartén amplia, calentamos y salteamos la cebolleta picada con una pizca de sal, a fuego medio, cuando empiece a ablandarse añadimos los guisantes frescos y los cocinamos unos minutos (no hay que cocinarlos en exceso pues se arrugan y se rompen).

Cuando los guisantes estén brillantes y tersos por el calor, añadimos el arroz y removemos para que se impregne del aceite y empezamos a poner caldo de verduras, en primer lugar un cucharón, dejar que se evapore un poco, sin que llegue a quedarse seco y seguir añadiendo caldo caliente poco a poco hasta que el arroz esté cocinado y en su punto (unos 20 minutos), agregamos la nata y cocinamos un poco, y por último añadiremos el queso rallado y una pizca de pimienta molida. Probamos y rectificamos de sal*.

Picamos las flores de calabacín en tiritas finas y se las añadimos al risotto, cocinamos unos minutos y listo. solo queda presentar el plato.



***El secreto de los risottos es el arroz, el sabor del caldo y la paciencia para ir añadiendo el caldo poco a pocoy siempre sin que llegue a qudarse seco.

***A ésta receta le podemos poner un poco de vino blanco, se añadiría al principio de la cocción y siempre caliente, además eligiremos un vino suave con poco alcohol para no quitar mucha personalidad a los demás ingredientes.

***Para hacer un caldo con sabor intenso a guisante, solo tenemos que lavar muy bien las vainas de los guisantes y hervirlas en abundante agua caliente y podemos enriquecer éste caldo añadiendo otras verduras cómo zanahoria, puerro, apio, etc.

POTAJE DE FIGUELOS


Photobucket




Hoy un plato típico de La Alpujarra un rinconcito maravilloso de España que quizá  no conozcáis, es un plato viudo, sin carne, así que me ha parecido muy apropiado para compartirlo hoy viernes de cuaresma, que tradicionalmente en ésta zona como muchas otras de España, no se come carne.

Los figuelos son legumbres, son judías verdes de una variedad concreta (no encuentro ninguna referencia en internet para enseñarla) pero debe ser muy típica en los pueblos de la alpujarra granadina, yo no los había visto nunca, hasta que mi amiga Mercedes Fernandez, llegó un día con todo lo necesario para hacer éste potaje...solo le faltó traerme la olla, jejej........ay que rico estaba! vamos a tener que buscar esas semillas y poner de moda los "figuelos" porque mira que tienen un nombre curioso no? y encima, con lo sano y rico que está, apenas se conoce fuera de ésta zona de España.

Pues bien, ésta judía es redonda y muy parecida a la judía emerite, es una judía que se recoge muy granada, es decir con los granos bien gordos, como si fuese a secarse como una judía y no comerse tierna, no se si me explico....bien, pues ésta judía se consume cómo "judía verde" y como legumbre, las dos en el mismo guiso, ahora lo entenderéis con las fotos. Además los granos se parecen a la soja, pero no es soja y cómo no se si voy a volver a encontrar los "figuelos", la próxima vez lo sustituyo por soja y judías verdes, creo que el resultado tiene que estar igualmente rico.




INGREDIENTES

Para 4 raciones

150 gr. de semillas de figuelos
150 gr. de vainas de figuelos
1 trozo de calabaza
1 tomate grande
1 berenjena
3 pimientos pequeños
1 ó 2 ajos
1 pimiento seco
2 rodajas de tomate seco
2 patatas
un puñado de arroz (100 gr.)
aceite de oliva virgen extra
sal

Photobucket




Photobucket

ELABORACIÓN


Picar la cebolla, los pimientos y la berenjena en trocitos pequeños, pelar el tomate y la calabaza.

Ponemos un fondo de aceite de oliva en una olla y añadimos la cebolla, el pimiento y la berenjena troceados, ponemos un poco de sal y rehogamos a fuego medio hasta que la cebolla se ablande ligeramente, entonces añadimos el tomate pelado y troceado, lo sofreímos durante unos minutos y añadimos los figuelos tiernos y los secos, los tomates secos y el pimiento seco, le añadimos agua fría* y llevamos a ebullición.


Cocemos durante unos 30 minutos o hasta que esté toda la verdura tierna, añadimos los trozos de calabaza y las patatas en trocitos y probamos de sal, retiramos el pimiento seco a un mortero y reservamos para hacer el majado, seguimos la cocción suave  durante unos 10 minutos.

Preparamos un majado en el mortero con la carne del pimiento seco hidratado, los ajos, un poco de sal gorda.

Por último añadiremos el arroz  y el majado al guiso, rectificamos de sal y lo apagaremos cuando el arroz esté listo.



***No he puesto la cantidad de agua porque todo dependerá si lo hacemos con la olla abierta o no, yo lo hice con la olla abierta para ver bien los tiempos y la evaporación, y puse unos 2 litros de agua.

***Mi potaje quedó "muy trabado", es decir le falta caldo, pero no era así, quedó con más caldo, lo que pasa es que al reposar un poco mientras que preparaba las fotos se quedó "empedrao" jejej, y luego al final las fotos del plato terminado no quedaron muy bien, lástima que no podáis ver a través de la foto el plato tan rico y apetecible que queda.