GALLETAS DE FRUTA ESCARCHADA (Reciclaje)




DSC_9457


La fruta escarchada o fruta confitada, es un dulce muy típico de Navidad, con ella se surten nuestras mesas navideñas, nuestros roscones y otros dulces típicos de éstas fiestas, por ello, apenas se venden durante ésta época del año, por ello, en cuanto las veo en la víspera de las fiestas, compro una buena cantidad para adornar mis roscones; excepto la naranja confitada que la hago yo, la calabaza, las ciruelas y otros dulces, los compro en éstas fechas.

Yo pongo bastante cantidad a los roscones,  pero aún así, me siguen quedando trozos sueltos que hay que reciclar, aquí no se tira nada...y menos un producto que es bastante caro y de temporada (por cierto, ahora se pueden comprar los restos de los supermercados y a buen precio*....yo también aprovecho ahora para comprar turrón para mis postres del verano)***.

Pues pensando en unos restos de frutas escarchadas que tenía dándo vueltas por los cajones de mi despensero particular de dulces*(no os podéis imaginar lo que tiene dentro...hay las cosas más dispares), he preparado éstas galletas....y han quedado uhmmmmm!!!

Otro plato que se puede hacer para reciclar ésta fruta es el Roscón de bizcocho y fruta confitada y también el llamativo Stollen de Navidad 



DSC_9431





INGREDIENTES


100 gr. de harina de avellana*
275 gr. de harina normal
1 cucharadita de levadura química
230 gr. de azúcar
130 gr. de mantequilla con sal
1 huevo
150 gr. de frutas deshidratadas (plátano, cereza, coco, cubitos de mango y papaya, arándanos, pasas) finamente picados




DSC_9452






ELABORACIÓN


Precalentar el horno a 180º.

Batir la mantequilla cortada en trocitos pequeños a temperatura ambiente con el azúcar y el huevo, batir hasta obtener una mezcla espumosa. (si hace frío  meteremos la mantequilla en el microondas para que se ablande, no líquida, sino blanda).

Tamizamos la harina de avellana, la harina normal y la levadura, volcamos ésta mezcla sobre el batido de huevos y mantequilla y añadimos las frutas deshidratadas (reservar unas pocas, las que tengan más colorido para adornar), mezclamos hasta que esté homogénea.

Hacemos bolas con las manos y luego las aplastamos ligeramente, las vamos poniendo sobre una bandeja de horno con una lámina de papel vegetal o silpat; una vez que tengamos hechas todas las galletas le pondremos por encima presionando un poco las frutas deshidratadas.

Horneamos unos 15 minutos en la parte media del horno o hasta que se doren ligeramente. Dejar enfriar sobre una rejilla.

CON THERMOMIX

Poner las avellanas dentro del vaso de la thermomix y triturar a vel. 5-10 progresiva sin tiempo, hasta que estén completamente molidas y en forma de harina fina. Sacar del vaso y mezclar con la harina y la levadura.

Sin lavar el vaso ponemos la mariposa en las cuchillas y añadimos la mantequilla en trozos pequeños, el azúcar y el huevo, y programamos 3 minutos a 37º y vel. 3  1/2, cuando acabe el tiempo añadimos las harinas tamizadas y removemos 10 seg. a vel. 6, añadir las frutas deshidratadas y mezclar unos segundos a vel. 1.


Hacemos bolas con las manos y luego las aplastamos ligeramente, las vamos poniendo sobre una bandeja de horno con una lámina de papel vegetal o silpat; una vez que tengamos hechas todas las galletas le pondremos por encima presionando un poco las frutas deshidratadas.

Horneamos unos 15 minutos en la parte media del horno o hasta que se doren ligeramente. Dejar enfriar sobre una rejilla.



Quedan supercrujientes!!!! exquisitas!!!





***La harina de avellana se puede comprar en bolsitas, en caso de no encontrarla tendríamos que moler las avellanas con un molinillo, se podría sustituir por harina de almendra o almendra molida.

***Al pasar la navidad, todos los supermercados ponen ese tipo de frutas de oferta porque su caducidad no les permite guardarlas hasta el año siguiente, también podemos utilizar éstas frutas para hacer helados en verano.

***Otra forma de obtener fruta deshidratada a buen precio, es en los paquetes de cereales de desayuno, hay algunas marcas que tienen unos trozos excepcionales de fruta, muy fresca y riquísimos (yo compro en el lid unos riquísimos)

PASTEL DE PUERRO Y QUESO



Photobucket




Una cena rápida, de domingo, preparada con antelación....solo llegar, calentar y listo, una porción de pastel y cenas de maravilla, un pastel suave y jugoso...lo demás ya me contaréis....ah! y es perfecto para grandes reuniones, porque cunde mucho,  lo hacemos de forma rectangular y lo cortamos en porciones, incluso se puede hacer en moldes individuales o en moldes de magdalena...

y...... lo he dicho? ....no, no lo he dicho: está riquísimo....



Photobucket



INGREDIENTES


1 cebolla
2 puerros (la parte blanca)
3 cucharadas de aceite de oliva
50 gr. de mantequilla
4 huevos
250 gr. de creme fraiche ó nata agria
150 gr. de queso tex-mex (lleva chedar, mozarella, y chile jalapeño)
250 gr. de queso manchego
130 gr. de harina con levadura (si la harina no lleva levadura pondremos una cucharadita de levadura a la harina convencional)
sal y pimienta molida
mantequilla y harina para el molde



Photobucket



ELABORACIÓN


Picar finalmente la cebolla y el puerro.

Calentamos el aceite con la mantequilla en una sartén, y añadimos el puerro, la cebolla y un poco de sal; sofreimos afuego medio hasta que estén blanditos y transparentes. Dejamos templar.

Batimos los huevos, añadimos la creme fraiche, el queso rallado (los 250 gr. de queso  manchego) y un poquito de sal; añadimos la cebolla y puerros pochados, un poco de pimienta molida y removemos añadiendo poco a poco la harina hasta que se mezcle.

Enmantequillar un molde y esparcir harina por todo el contorno, verter la crema de puerro dentro, alisar un poco y cubrir con queso rallado tex-mex.

Hornear 30 minutos a 160º en la parte intermedia del horno (si en éste tiempo no se ha dorado, podemos gratinar unos minutos en la parte superior del horno).



***El queso tex-mex, es un queso mezclado de la marca Arla Finello, cheddar, mozarella, chile y especias, queda un poco picante; se puede sustituir por una mezcla casera de éstos quesos y las especias que más nos gusten (por ejemplo, orégano, pimienta, chile)

TORTAS DE ACEITE




Photobucket



Las tortas de aceite son muy típicas de mi pueblo, junto con el pan de aceite, las tortas de chicharrones y  las tortas de manteca, son un clásico en las panaderías y uno de los postres más básico que yo he tomado durante tiempo, porque antes no había costumbre de hacer tartas tipo mousse, y mucho menos cupcakes o bundt, jeje, todos esos pasteles son novedades que hemos acogido porque realmente están muy ricas, pero mi infancia está ligada a roscos fritos, leche frita, arroz con leche, natillas, pan de aceite con chocolate y tortas...ya fueran de manteca, de aceite o de chicharrones...o el clásico bizcocho de limón.

Y por fin he encontrado una receta de torta que me encanta... después de pruebas y pruebas, sobre todo intentando hacer la torta de chicharrones, he encontrado la torta de aceite ideal, riquísima, tierna y con una textura muy suave, justo lo que estaba buscando, y la encontré en el blog de Lidia de la O, Atrapada en mi cocina, un blog estupendo que tenéis que visitar, Lidia tiene unas recetas muy ricas y ésta la había tomado ella del blog Cocina con Amor, otro blog maravilloso con recetas que me encantan...



INGREDIENTES


500 gr. de harina de fuerza
200 ml. de agua
150 ml. de aceite de oliva
una cta. de café de sal
1 huevo
2 cucharadas de azúcar
25 gr. de levadura prensada




Photobucket




ELABORACIÓN


Ponemos en un bol grande la harina y la sal. Templamos el agua (solo templada, si está muy caliente la levadura se muere), y diluimos la levadura y dos cucharadas de azúcar.

Hacemos un volcan en la harina y añadimos la mezcla con la levadura dentro y comenzamos a mezclar con una pala amasadora de plástico, dejamos la masa reposar unos 30 minutos y añadimos el huevo y el aceite, amasando durante unos 10 minutos hasta que tengamos una masa lisa, ponemos tapada con un paño limpio dentro del frigorífico para que fermente doblando su volumen (podemos tenerla toda la noche), o en un sitio cálido (aquí la fermentación tardará 2 horas aproximadamente).

Dividiremos la masa en 10  porciones iguales ( ó dos porciones grandes), pondremos harina sobre la mesa de trabajo y las estiramos con las manos formando las tortas dándoles la forma redonda metiendo los extremos siempre hacia abajo (con éste gesto repetido le diremos a la masa que tiene que subir), pondremos las tortas separadas entre si sobre la bandeja de horno que tendrá papel de hornear o lámina antiadherente, ahí las dejamos reposar tapadas con un paño durante unos 30 minutos o hasta que doblen su volumen, entonces las rociamos con abundante azúcar y las metemos en el horno que tendremos caliente a 220º, horneándolas durante 20 minutos aproximadamente o hasta que se doren ligeramente por encima.(yo las puse a 200º durante 15 minutos porque eran tortas pequeñas)



CON THERMOMIX


**He adaptado la receta a la thermomix y me ha salido tan bien cómo con el amasado a mano.

Ponemos en el vaso de la thermomix el aceite, el agua, 2 cucharadas de azúcar y la sal. Programar 3 minutos a 37º y velocidad 2; al final añadir la levadura desmenuzándola por el bocal y removemos 3 segundos a vel. 6 sin temperatura.

Ponemos el peso a 0, y añadimos 500 gr. de harina, removemos 10 seg. a velocidad 6, añadimos el huevo y 10 seg. a vel. 6.

Programamos 5 minutos a vel. espiga. Dejamos levar la masa en el vaso abrigándolo con un paño de cocina (1 hora aproximadamente).

Sacar la masa del vaso y darle forma a las tortas con las indicaciones anteriores, el resto de las instrucciones y el horneado igual que en el apartado anterior.



***Hago una aclaración ya que me habéis mandado comentarios diciéndome que las tortas se ponen duras...como he contestado a los comentarios, éstas recetas caseras no llevan humectantes como los dulces industriales, por lo que es conveniente guardarlas en bolsa o bien cubiertas para que no se pongan duras, ésto le pasa también al roscón y otros productos de bollería casera, además también podemos añadir a la mezcla azúcar invertida o miel, éstos productos naturales harán de humectante y ayudarán a mantener jugosa la bollería más tiempo.



AJVAR




Photobucket



El "ajvar" es una conserva típica de la zona de los Balcanes, una conserva que conocí el año pasado de manos de un blog que sigo desde entonces, se llama Palachinka y os lo recomiendo, sus recetas me parecen siempre muy atractivas, diferentes...y cómo por suerte, tenemos el traductor de Google, podemos disfrutar de ellas perfectamente...yo adapté un poco a mi manera ésta y quedó exquisita...precisamente en su receta hay unas fotos preciosas de cómo se hace al ajvar en su familia desde hace tiempo.

Esta conserva, está principalmente hecha a base de pimientos, y su atractivo radica, para mí, en la suavidad que tienen los pimientos asados mezclados con la berenjena...que ricos, por favor, mañana haré una buena tanda, a ver si me salen botes para todo el invierno, aunque tenga que estar un par de horas pelando pimientos y berenjenas...jejej, vale la pena....luego cuando uno saca el bote y pone un poco de ajvar como acompañamiento de carne a la brasa, o con un poco de tortilla de patatas....uhmmmm! vale la pena el trabajo!



Photobucket




INGREDIENTES


1,5 kilos de pimientos rojos de La Mejor Verdura
2 berenjenas grandes (600 gr.)
2 ajos picados
3 cucharadas de aceite de oliva
una cucharada de sal
1 cucharada sopera de vinagre
opcional: pimienta molida
opcional: pimiento picante**




ELABORACIÓN



Asar los pimientos y las berenjenas*, meterlos dentro de una olla grande o dentro de una bolsa cerrada, así los dejamos sudar hasta que se enfríen, entonces los pelaremos y los picaremos finamente.

En una olla o cacerola grande, ponemos un fondo de aceite de oliva (solo tiene que cubrir la base), cuando el aceite esté caliente, añadimos la verdura troceada y cocinamos a fuego bajo removiendo de vez en cuando, cuando lleve un ratito añadimos el vinagre, la sal y seguimos cociendo hasta que se evaporen totalmente los líquidos y la mezcla quede como una especie de mermelada.

Picamos los ajos en trozos muy pequeños o los aplastamos con un mortero y los añadimos al ajvar.


Servimos el ajvar en ésta ocasión sobre una tostada de pan de pueblo y ponemos encima un huevo de codorniz y un poco de sal negra.


Para hacer en conserva:

Lavamos bien los botes de cristal y los hervimos durante unos minutos, los sacamos del agua con unas pinzas y con cuidado de no quemarnos y los ponemos boca abajo para que se les vaya todo el agua, los rellenamos de ajvar dejando unos 2 cm., vertemos un hilo de aceite cubriendo la verdura y cerramos bien. Cocemos otra vez al baño maría durante unos 10 minutos para que haga vacío.

Listos para guardar.




***Las berenjenas se asan enteras, con piel, bien en una plancha o asadora, o si asáis los pimientos dentro del horno, junto a ellos, tarda lo mismo en hacerse, luego se pela y se trocea.

***Se puede asar a la vez un pimiento picante y añadirlo junto a los demás ingredientes, ésto hará que el ajvar esté "alegre" para los más atrevidos, para los más prudentes, podemos darle un toque picante añadiendo un poco de tabasco, así podremos elegir bien el punto picante que nos apetece.


COMO ASAR PIMIENTOS



Cómo asáis los pimientos?

Si me seguís con asiduidad, ya sabréis que soy la fan número uno de los pimientos....no hay semana en que no haga un plato con ellos, y hasta tengo un apartado en el blog especialmente para recetas con pimientos;  son deliciosos, se utilizan en infinidad de platos como ingrediente principal y en muchos más como ingredientes secundario.Son tantos los platos que he hecho con pimientos, que no podría enumerarlos, incluso en preparaciones dulces como la mermelada.

Los pimientos quedan lucidos y ricos, por su colorido, por sus vitaminas y por sus multiples cualidades....vamos a consumir pimientos....que voy a decir yo, que encima los cultivos y los comercializo a través de La Mejor Verdura, ah....y hasta con una receta de pimientos salí en un programa de la televisión, jejej  aquí podéis verlo.


Una forma muy común de consumo de pimiento es asado, una vez asado se le quita la piel y se utiliza para diferentes preparaciones, su carne debe quedar prieta, un poco dura al paladar, es cómo la pasta, debe quedar al dente, así es cómo se conserva mejor el agua que contiene y además rendirá mas cantidad.

La costumbre antigua para asar pimientos era ponerlos en las brasas apagadas de la chimenea, y cuando la piel se ponía negra, se los envolvía en papel o se los introducía en una olla con tapadera hasta que se enfriaban, una vez fríos se les quitaba la piel y las semillas, y ya estaban listos para hacer cualquier preparación, éste asado rápido hace que se le pueda quitar la piel con facilidad y sin embargo la carne quede entera y no se rompa, también he visto cómo los hacen quemándoles la piel con un soplete es una opción, pero no creo que tengamos sopletes grandes como para eso en las casas, jejej, y en las fábricas de conservas los asan haciéndolos pasar rodando por tubos que dan vueltas sobre un fuego.

Hoy en día por la falta de tiempo y por supuesto porque no hay chimeneas en todas las casas, el asado del pimiento se hace casi exclusivamente en el horno, pues bien, en el horno por lo general pierden mucha agua y quedan con una textura blanda, cómo si estuviesen cocidos.

Yo he utilizado siempre una sartén vieja para asar los pimientos, solo la tenía para ese menester, y lo hacía colocando los pimientos lavados sobre ella y dándole vueltas hasta que les quemaba la piel por completo; éste sistema está muy bien, pero con el tiempo se estropea la vitrocerámica, por lo que busqué una alternativa, y desde entonces me quedan igual que si los asara en el fuego pero hechos en casa.


Photobucket




El modo en que yo los hago es asándoles la piel, pero en una parrilla eléctrica, una de esas que tiene una resistencia, una base de agua y una parrilla metálica, se hacen en un momento, solo hay que ir dándoles la vuelta para que la piel se queme por igual, la carne se queda entera cómo a mí me gusta, y se hace de una manera bastante limpia, por lo que solo tenemos que limpiar la parrilla, poner los pimientos en una olla cerrados o dentro de una bolsa de plástico cerrada (ésto hace que terminen de hacerse con el calor residual que tienen) y facilita que les quitemos la piel.

Una vez fríos, les quitamos la piel, las semillas y los podemos dejar enteros para rellenos, o bien hacerlos tiras para las diferentes preparaciones.



Photobucket



CONSERVACIÓN



Una opción para la conservación es la congelación, tanto en crudo como en asado, el pimiento congela muy bien, por lo que podemos aprovechar las ofertas para asar una buena cantidad y conservarlos (yo lo hago así, cuando la cosecha está llegando a su fin, un día que tengo tiempo, hago una buena cantidad 20 kilos de golpe, jejeej, y así tengo pimientos durante todo el verano, que es cuando nosotros estamos en plena siembra, y voy poniendo tres o cuatro pimientos en cada bolsa, así cuando los saco los consumo enseguida).

El envasado también es una opción buena para su conservación, para ello reservamos el caldillo que destilen los pimientos una vez asados, y  esterilizamos los botes y las tapaderas hirviéndolas en agua. Ponemos los pimientos dentro de los botes y los cubrimos con una mezcla de aceite de oliva y líquido del pimiento y si queremos un diente de ajo, dejaremos un par de centímetros hasta la boca del bote, golpeamos los botes sobre un paño de cocina para que no queden burbujas de aire dentro y lo cerramos, entonces volvemos a introducir los botes en agua hirviendo y los cocemos durante unos 10 minutos, ésto hará vacío para que los botes no tengan restos de oxigeno en su interior, que es lo que hace que el producto se estropee.






***Una recomendación importante, no gastéis pimientos que llevan asados más de 4 ó 5 días, no lo notaréis en el sabor, pero aunque estén en el frigorífico los pimientos empiezan a fermentar y luego sientan mal.

***No tiréis el líquido que sueltan una vez que están asados y limpios, aparte de utilizarlo para embotarlos, podemos darle otra utilidad para dar sabor a un guiso, para hacer una vinagreta con sabor a pimiento o incluso para hacer una salsa reduciendo ese líquido con un poco de azúcar.

Ya me contaréis si lo hacéis así y no los habéis probado nunca de esa forma....os han gustado?


BIZCOCHO DE TURRÓN (Reciclaje)

Photobucket




Ya se acabó la navidad, ahora toca terminar con los restos de éstos días y los dulces y turrones que nos han sobrado....porque ahora deberíamos hacer una limpieza general...no solo en el frigorífico, en la despensa y en nuestras casas, sino en nuestros cuerpos...deberíamos comer más sano y ligero para quitarnos los excesos de la navidad....pero....es que vamos a tirar lo que ha sobrado....nooooo...para eso está el reciclaje....

Hoy una forma fácil y sana de reciclar turrón, nos quedará un bizcocho nada pesado, que va a servirnos para una merienda o un desayuno nutritivo...eso sí, las calorías no hay que contarlas si empezamos a pensar en postres; yo tengo un secreto para que los postres no engorden.....compartirlos!



INGREDIENTES


una tableta de 200 gr. de turrón blando
230 gr. de mantequilla
60 gr. de leche
250 gr. de harina
5 huevos grandes
1/2 sobre de levadura química
azúcar al gusto
azúcar glacé para espolvorear
mantequilla y harina para el molde


Photobucket


ELABORACIÓN


Precalentar el horno a 180º, enmantequillar un molde y espolvorear harina.

Calentar la leche en el microondas, añadir la mantequilla en trocitos y el turrón desmenuzado, remover bien con un tenedor, con varillas o con algún robot de cocina hasta que esté todo el conjunto disuelto, dejar reposar para que pierda temperatura y añadir los huevos batidos.

Mezclar la harina con la levadura y añadirla a la mezcla anterior, remover con las varillas hasta tener una mezcla homogénea, probar entonces de azúcar y añadir la cantidad que más se ajuste a nuestro gusto, (con el turrón ya queda azúcarado).

Hornear 30 minutos aproximadamente (según el molde que utilicemos), para comprobar si está hecho lo pincharemos con una brocheta metálica o con la punta de un tenedor y si está listo ésta saldrá limpia, si aún está crudo por dentro, saldrá llena de masa.

Desmoldamos cuando el bizcocho está frío y espolvoreamos con un poco de azúcar glacé antes de servir.



Con thermomix:


Poner en el vaso de la thermomix el turrón en trozos y picarlo a velocidad turbo en dos o tres golpes, retiramos y reservamos; añadimos al vaso sin lavarlo la mantequilla en trocitos y la leche, y programamos 2 minutos a 40º velocidad 3, cuando termine añadimos los huevos y ponemos la tm. a vel. 6 durante unos segundos para que se mezclen.

Ponemos la mariposa en las cuchillas y añadimos el turrón que tenemos reservado,  programamos 2 minutos sin temperatura y añadimos la harina y la levadura, ponemos la máquina a vel. 6 durante unos segundos para que se mezcle la preparación.

Probamos de azúcar la masa y si es preciso le añadimos en la proporción que deseemos, volvemos a mover la masa a vel. 6.

Ponemos mantequilla y harina a un molde de corona y vertemos la mezcla dentro.

Horneamos durante unos 30 minutos.

Dejamos enfriar y sacamos del molde. Espolvoreamos con azúcar glacé antes de servir.









RAPE EN SALSA DE ALMENDRAS


Photobucket




FELIZ AÑO!!!!



Ya estamos en 2012!!! oh...pero cómo pasa el tiempo....

Y nosotros de fiesta en fiesta, ahora que ya hemos pasado uno de los días más celebrados del año y que estamos intentando reponernos de tanta comida copiosa, alcohol y cantidad de dulces...ahora, llegan los Reyes Magos, otra ocasión para hacer platos especiales, para invitar, para compartir mesa con nuestros seres queridos....y para ello os propongo un plato sencillito, ligero....bueno..no tanto! jejej pero lo prepararéis en un momento y gustará a tod@s...y además podéis hacerlo con cualquier pescado...éste plato no lleva guarnición, así nos resultará menos pesado, pero estaría muy bien acompañado, si lo servimos con patatas paja o con unas verduras asadas.

Y cómo éste plato no llena mucho....sobre todo si lo dejamos sin guarnición, podremos sin problema acompañarlo de un vinito blanco o un espumoso, e incluso tomarnos un trozo de Stollen o de Roscón de Reyes.



INGREDIENTES


Para 2 personas

4 colas de rape
1 ajo
1 cebolla
1 guindilla (opcional)
3 panecillos crujientes de ajo y perejil (o 2 cucharadas de harina de maiz)
un puñado de guisantes tiernos (opcional)
8 almendras fritas
1 vaso de vino blanco o cava
2 cucharadas de aceite de oliva
perejil fresco



ELABORACIÓN



Ponemos el aceite en sartén amplia, lo calentamos y añadimos el ajo picado y la cebolla en brunoise, añadimos un poco de sal y lo dejamos a fuego bajo para que sude y se ablande la cebolla; cuando la cebolla esté brillante y blanda, añadiremos las colas de rape, un trocito de guindilla  y los guisantes.

Mientras que se hace el pescado haremos una picada con el pan frito y las almendras, lo añadimos a la sartén y a continuación el vino, le damos la vuelta al rape para que se haga por el otro lado (si queremos que no queden trozos de picada lo trituraremos con el vino y lo añadiremos todo a la sartén).

Dejamos cocer unos minutos hasta que se evapore el alcohol y se espese la salsa (si el rape no estuviese hecho se puede añadir un poco más de vino o agua)

Presentar el pescado acompañado con un poco de salsa y espolvoreado con perejil fresco picado.



***Para los celíacos añadiremos las almendras picadas, daremos una vuelta al sofrito y añadiremos la maicena disuelta en el vino, ésta hará que se espese la salsa. También añadiremos perejil en el sofrito, ya que en la versión normal le hemos puesto pan frito de ajo y perejil, que le da bastante sabor.





STOLLEN-PAN DULCE DE NAVIDAD



Photobucket




Ya vienen los Reyes Magos...que bien!!! que ilusión...todos los niños están ya soñando con sus regalos y aunque ahora los niños reciben juguetes de vez en cuando, aún les sigue haciendo ilusión tener juguetes nuevos, y a los mayores, tener una excusa, para permitirnos algún capricho especial.

Y la víspera de Reyes qué mejor postre que un Roscón de Reyes.......me encanta!!! el saborcito a agua de azahar y las rodajas de naranja confitada...que hago yo misma uhmmm...  y que diferencia hay con los comprados, yo ya lo tengo todo preparado porque mañana intentaré hacerlo junto al Stollen, son dulces que requieren su tiempo y eso es un inconveniente si no podemos organizarnos, pero con organización se puede...claro que se puede....

Sin embargo, yo hoy os propongo  un dulce diferente, de sabor muy parecido al roscón, pero con una textura diferente, más blando y jugoso que el roscón y no menos atractivo, además queda realmente exquisito, es una alternativa ideal al roscón y si aún os queréis complicar menos la vida, aquí hay otra alternativa bien rica y fácil, el Roscón de bizcocho y fruta confitada.

El Stollen es un pan dulce típico alemán, se hace por navidad y entonces se le llama Christollen, es primo hermano del roscón español, el panetone italiano y del kerststol holandés, es un pan con frutos secos y especias al que se le ponen también frutas confitadas y además se le puede poner una tira de mazapan dentro; yo he hecho una versión "libre" es decir, es una adaptación de algunos que he visto por la red y ha quedado estupendo, tanto que ya lo he repetido tres veces....es que me ha resultado muy rico y muy fácil, y además le ha gustado a toda la familia.



Photobucket


INGREDIENTES


140 ml. de leche
70 gr. de mantequilla
25 gr. de levadura fresca
80 gr. de azúcar
225 gr. de harina de fuerza
225 gr. de harina normal
2 huevos
50 gr. de pasas pequeñas
100 ml. de ron-miel
2 gr. de sal
una cucharadita de esencia de vainilla
ralladura de 1 naranja
ralladura de 1 limón
cáscara de naranja confitada
50 gr. de almendra tostada troceada

Para decorar:

40 gr. de mantequilla derretida para pintar el stollen
azúcar glacé para espolvorear



Photobucket



ELABORACIÓN


Amasado a mano:

En primer lugar ponemos las pasas a remojo en la copita de ron-miel, preparamos la ralladura de naranja y de limón, troceamos la naranja confitada y troceamos las almendras tostadas.

Fundimos la mantequilla y la leche en el microondas sin calentarlos en exceso (no superar los 30º) ***, añadimos las ralladuras, la esencia de vainilla y disolvemos la levadura; seguidamente batimos ligeramente los huevos y los añadimos también a le mezcla.

Ponemos la harina mezclada en un bol, añadimos la sal y el azúcar. Seguidamente, añadimos la mezcla de huevos y mezclamos con una espátula de panadero hasta que la harina absorba los líquidos, seguimos amasando hasta que la masa no se pegue al bol, la dejamos descansar unos cinco minutos para que se relaje y volvemos al amasado durante otros 5 minutos.

Sacamos la bola del recipiente, ponemos un poco de harina en la base y volvemos a meter la bola, tapamos con un paño de algodón limpio y dejamos fermentar en un sitio cálido hasta que doble su volumen (cuando la cocina esté muy fría se puede precalentar el horno a 50º  ***mientras que amasamos y una vez apagado, metemos el recipiente con la bola de masa dentro para que fermente).

Cuando la bola esté fermentada, espolvoreamos harina en la superficie de trabajo y ponemos la bola encima, estiramos con un rodillo desgasificándola dándole forma rectangular y le añadimos la mitad de la almendra picada, la naranja confitada y las pasas (con el licor), liamos la masa sobre sí misma (cómo si hiciésemos un brazo de gitano) estiramos de nuevo y añadimos el resto del relleno, volver a enrollarlo sobre sí mismo y con ese rollo hacemos un rosco pegando los extremos con cuidado.

Ponemos el rosco sobre una placa de horno con papel de hornear y le colocamos en el centro un aro de emplatar o un cuenco redondo que pueda ir al horno. Hacemos unos cortes con una tijera de cocina cada  4 cm. aproximadamente. Metemos la placa en el horno caliente a 50º  de nuevo para que fermente y doble su volumen, una vez que haya fermentado, sacamos la placa del horno y subimos la temperatura de éste a 180º.

Horneamos el stollen durante unos 35 minutos aproximadamente en la parte media del horno (si se dora en exceso por la parte de arriba, le ponemos un papel de plata). Una vez que esté horneado lo sacamos del horno y aún caliente lo pintamos con unos 40 gr. de mantequilla fundida ayudándonos de una brocha de repostería, y por último lo espolvoreamos con abundante azúcar glacé.

Photobucket



Amasado con Thermomix

Ponemos la leche en el vaso de la thermomix, añadimos la mantequilla en trocitos y programamos 3 minutos a 37º y vel. 1  1/2; cuando acabe el tiempo añadimos el azúcar, la sal, la esencia de vainilla, las ralladuras, los huevos y la levadura, ponemos la máquina 15 seg. a vel. 6.

Añadimos la harina por el vocal y removemos unos segundos a vel. 6; programamos 4 minutos a vel. espiga. Cuando termine el amasado, tapamos el vaso con un paño de cocina para que no pierda la temperatura y fermente y esperamos a que la masa se salga por el bocal (1 hora aproximadamente).



Cuando la masa esté levada la sacamos del vaso de la thermomix, espolvoreamos harina en la superficie de trabajo y ponemos la masa encima, estiramos con un rodillo desgasificándola dándole forma rectangular y le añadimos la mitad de la almendra picada, la naranja confitada y las pasas (con el licor), liamos la masa sobre sí misma (cómo si hiciésemos un brazo de gitano) estiramos de nuevo y añadimos el resto del relleno, volver a enrollarlo sobre sí mismo y con ese rollo hacemos un rosco pegando los extremos con cuidado.

Ponemos el rosco sobre una placa de horno con papel de hornear y le colocamos en el centro un aro de emplatar o un cuenco redondo que pueda ir al horno. Hacemos unos cortes con una tijera de cocina cada  4 cm. aproximadamente. Metemos la placa en el horno caliente a 50º de nuevo para que fermente y doble su volumen, una vez que haya fermentado, sacamos la placa del horno y subimos la temperatura de éste a 180º.

Horneamos el stollen durante unos 35 minutos aproximadamente en la parte media del horno (si se dora en exceso por la parte de arriba, le ponemos un papel de plata). Una vez que esté horneado lo sacamos del horno y aún caliente lo pintamos con unos 40 gr. de mantequilla fundida ayudándonos de una brocha de repostería, y por último lo espolvoreamos con abundante azúcar glacé.





***La temperatura tiene que ser baja para que la levadura no se muera y no se cuajen los huevos; la levadura se muere con una temperatura muy alta, por eso es conveniente que esté el líquido templado, para ello si no tenemos un termómetro de cocina, podemos probar la temperatura en el dorso de la mano igual que se hace con los biberones de los bebés.

***La temperatura del horno no debe superar los 50º, solo tenemos que templarlo, así que en cuanto tenga calor lo apagamos, por encima de 50º la levadura se muere.