sábado, 27 de marzo de 2010

TARTALETAS DE PATATAS Y PRÉSULES CONFITADOS


Los présules son guisantes en mi pueblo (aquí se cultivan bastante, así como los tirabeques)guisante es su nombre común en casi toda España, porque en otros sitios se llaman vainas y también arvejas, y en internet también hay sitios en dónde se le llaman chícharos o tirabeques, pero éstos últimos para mí son diferentes; el guisante es gordito y está lleno de semillas, éstas semillas cuando están tiernas y recién cogidas son todo un manjar; el tirabeque es muy parecido, es totalmente plano y se come entero, la vaina y las semillas, y su sabor es muy parecido al guisante pero más suave.




Otra cosa que quería comentar sobre los guisantes es que se trata de una legumbre, generalmente la gente cree que es una verdura porque se consume verde y tierna, pero a pesar de eso pertenece a la familia de las leguminosas, y ahora es plena temporada, están en todo su esplendor y os recomiendo encarecidamente que los consumáis frescos, su sabor es totalmente diferente a los congelados o los que venden en conserva.




Desde que tengo uso de razón, los présules se ha consumido en mi casa, en guisos, tortillas, en menestra, con jamón, mezclados con las migas de harina, crudos; de hecho cuando mi padre los cultivaba para el consumo de la casa, yo iba a cogerlos y ponía más en mi boca que en el cesto, jejejeje, pero sin dudarlo como más me gustan es confitados con patatas y huevo, uhmmmm que delicia!!! y en tortilla, que por cierto Karlos Arguiñano hizo un programa con la receta que yo le mandé de Tortilla de Présules y si queréis tengo en mi recetarío otro manjar también hecho con ésta legumbre que es la Menestra de Présules, otro manjar que se hace habitualmente en mi casa en primavera.

Estas tartaletas son una versión moderna que he hecho de ésta receta de mi madre, una versión más moderna y una presentación más atractiva. También se podría hacer con tartaletas pequeñas de las que venden ya horneadas en los supermercados, pero yo he optado por las obleas que vienen para hornear porque tenía ganas de probarlas y la verdad es que vienen muy bien para cuando tenemos algo de prisa o estamos haciendo más platos, nos ahorran bastante trabajo.





INGREDIENTES

1 patata grande
6 tartaletas de masa quebrada de "La cocinera" o masa quebrada casera (receta aquí); también podemos utilizar masa de hojaldre.
200 gr. de guisantes (los granos)
6 huevos de codorniz
aceite de oliva suave
sal


ELABORACION

Poner las tartalétas en moldes de su mismo tamaño, pinchar el fondo para que no suba y hornear a 180-200º hasta que estén ligeramente doradas por los bordes; si optamos por hacer la masa quebrada, tendremos que recortar ésta a la medida de los moldes de tartaléta y hacer la misma operación.

Mientras que se hacen las tartalétas ponemos en una sartén un fondo de aceite de oliva, picamos las patatas en dadítos, les ponemos sal y las confitamos a fuego bajo-medio en el aceite con una tapadera, removemos de vez en cuando pero con cuidado de que no se rompan y cuando veamos que están empezando a estar tiernas, añadimos los guisantes, dejamos hacer un poco más hasta que estén los guisantes blandos.

Una vez confitada patata y guisante los sacamos a un bol escurriendo todo el aceite que podamos. Reservamos y volvemos a poner el aceite en la sartén que hemos utilizado, en ese mismo aceite freímos los huevos de codorniz.

Una vez que las tartaletas estén templadas, rellenamos de las patatas confitadas con guisantes y ponemos el huevo de codorniz coronando la tartaleta.


Espero que os guste tanto como me gusta a mí!!!!

martes, 23 de marzo de 2010

PAN DE ACEITE DE DALIAS




Por éstas fechas de fiestas de Semana Santa, siempre me pasa lo mismo, ésta fiesta por lo que sea es como la navidad, la asocio a las comidas típicas que se han hecho toda la vida en mi casa, y que se siguen haciendo, porque mi madre tiene 82 años ya, pero sigue cocinándonos a toda la familia casi cada sábado, y ésta Semana Santa cocinará como siempre su rico potaje de bacalao, las tortillas de présules y las natillas o el arroz con leche.

Una de éstas cosas típicas en éstas fechas son las tortas de chicharrones de Calixto (el panadero) y el pan de acéite; en fín, que no se puede comer carne, pero de lo demás...comer hasta no poder moverse, jejejeje

Esta receta ya la tengo en mi recetario, pero aprovechando que la he vuelto a hacer y que le hice fotos, la vuelvo a poner y con la forma de hacerlo con la thermomix.

Ya decía yo en mi post anterior sobre ésta receta, por cierto de las primeras que puse en el blog, que éste pan está rico con todo, con chocolate caliente, con sobrasada, con chorizo, con longaniza, y está rico....hasta solo, jejej


INGREDIENTES

500 gr. de harina
20 gr. de levadura fresca
240 gr. de agua
120 gr. de aceite de oliva virgen
1 cucharada de sal (unos 20 gr.)


ELABORACION



Con Thermomix:


Poner el agua, el aceite y la sal en la thermomix y programar 2 minutos, temperatura 37º, vel. 2; echar la levadura y la mitad de la harina y remover 8 seg. a vel 6, añadimos el resto de la harina y programamos 5 minutos vel. espiga.

Una vez parada la máquina, sacamos la masa a la superficie de trabajo enharinada y hacer los bollos.

Poner el horno a 50º y meter los bollos en la bandeja por 1/2 hora con un vaso de agua dentro para que tengan humedad, dejar levar (a veces es necesario dejarlos más tiempo).

Poner el horno a 200º y pintar con agua o con aceite los bollos, hornear unos 25-30 minutos hasta que se doren ligeramente y al golpearlos suavemente suenen huecos. (el tiempo depende del tamaño de los bollos)


A mano:


Calentar en el microondas el agua y el aceite a 37º (dejar solo unos segundos y probar metiendo un poco la yema del dedo la temperatura, tiene que ser templada a nuestro tacto), añadir la sal y la levadura, remover para disolver la levadura.

Colocar la harina en un cuenco grande, un bol de plástico hermoso por ejemplo que nos va a facilitar el primer amasado, poner la harina con forma de volcán y poner dentro los líquidos templados, remover con una espátula hasta integrar líquido y harina y cuando podamos tocar la masa seguimos amasando con las manos; la masa en ese punto estará un poco grumosa, entonces ponemos un poco de harina en el fondo del bol, colocamos la masa y la tapamos con un paño seco; la dejamos reposar una 1/2 hora en un sitio cálido. (por ejemplo dentro del horno a 50º)

Precalentamos el horno a 200º.

Retomamos la masa y enharinamos la mesa de trabajo, la sacamos del bol y empezamos a amasarla con las manos hasta desgasificarla un poco, formamos los bollos y los ponemos sobre papel de horno en la bandeja de hornear separados entre sí para que no se peguen al crecer. Colocamos un bol con agua dentro del horno para mantener la humedad y horneamos los bollos durante unos 20 minutos o hasta que se doren ligeramente por encima.


*Yo he hecho ésta vez dos trenzas pequeñas, dos roscas y un panecillo, todo ellos individuales.

*Si lo comemos recién hecho está crujiente y aromático, y si lo dejamos metido en una bolsa de plástico se pondrá como se dice en mi pueblo "rebenío", pero estará igualmente bueno.

miércoles, 17 de marzo de 2010

CRUJIENTE DE VERDURAS Y MOULINEX FRESH EXPRESS

Unas montañas muy tiernas y crujientes......





Un chico pelirrojo con los ojos como platos...perdón, jejejej, COMO HUEVOS!!!!



Un título muy largo sin duda, para una receta tan sencilla y tan fácil de hacer con la ayuda de éste aparatito que me ha regalado Moulinex; ésa moderna, bonita y útil máquina me ha sorprendido mucho, hace las funciones de mandolina y rallador, con el mínimo esfuerzo, de la manera más sencilla y además muy rápido.

Yo tenía en mente ésta receta desde hace tiempo, la había intentado hacer y al final desistía por la pesadez de cortar las verduras en mi mandolina, bueno en realidad tengo dos, una que me da realmente miedo utilizar porque es afiladísima y tiene un diseño muy peligroso, y otra más sencilla que tiene muchos artilúgios, pero corta muy poco y al final me queda todo fatal....

Cuando me ofrecieron ésta máquina pensaba que iba a ser uno más de los aparatos que llenan mi despensa y que apenas utilizo, pero al recibirla y probarla me quedé enamorada totalmente de ella, es pequeñísima, su diseño como véis muy atractivo, por sus colores y tamaño y tan fácil de usar y de limpiar, que desde que llegó, ya ocupa un trocito de mi encimera, pues la estoy utilizando muchísimo.

Corta en rodajas gordas o finas, ralla grueso o fino , y uno de los accesorios picadores es especialmente pensado para el queso...se acabaron mis esfuerzos para rallar el parmesano, jejej












Aquí os dejo un vídeo publicitario muy chulo....

video


Y ahora la receta:

INGREDIENTES


1 puerro (solo la parte blanca)
1 calabacín (con piel)
1 patata hermosa
huevos de codorniz
un puñado de guisantes escalfados en agua hirviendo o crudos
1 zanahoria grande
brócoli
perejil
ketchup
aceite, sal y harina para rebozar

ELABORACION


Cocer el brócoli con agua o al vapor con un poco de sal. Escurrir y reservar.

Cortar la zanahoria con el accesorio picador grueso y ponerle un poco de sal. Poner dos cucharadas de harina y remover para que se pegue a la zanahoria, reservarla en un bol. Repetir la operación con el puerro y el calabacín y reservarlos sin mezclar en cuencos separados.

Calentar aceite en una freidora, cuando esté bien caliente, picar la patata con éste mismo accesorio y ponerle un poco de sal, echarla en la freidora y dejarla hacer hasta que empiece a dorarse. Sacar a un plato con papel de cocina para que escurra el exceso de aceite.

Vamos friendo las verduras por separado hasta que estén crujientes y poniendolas en papel de cocina (siempre por separado)

Freimos los huevos de codorniz y reservamos.


MONTAJE DEL PLATO

Para el paisaje:

Poner una base de patata y calabacín, para hacer las montañas, poner puerro y zanahoria en los bordes derechos para destacarlos, poner calabacín y puerro también en la base y pequeños montoncitos de zanahoría; colocar el brócoli, los guisantes y poner puntitos de ketchup en lo que se supone que es el suelo.
Colocar el sol en todo lo alto y servir.

Para la cara:

Hacer un círculo con la patata frita, poner dos rodajas de pepino como orejas, dos huevos fritos como ojos y una raya de ketchup para la boca, el pelo lo hacemos con zanahoria frita.


Un plato con el que los niños comerán verdura sin pensarlo....y además les gustará, porque está riquísima....

jueves, 11 de marzo de 2010

BOLADILLOS
















INGREDIENTES


2 patatas de ración ( aproximadamente 200 gr.)
2 huevos
300 gr. de bacalao
100-150 gr. de harina
1 cucharada de levadura o un sobre de gasificante
un vaso del agua de cocción
1 ó 2 ajos
un puñado de perejil
aceite de oliva suave para freir


ELABORACION

Pelamos las patatas y las cortamos en cuatro trozos, las ponemos en un cazo con agua y lo llevamos a ebullición, mientras que el agua se calienta partimos el bacalao en trozos de unos 2 cm. y lo lavamos muy bien para quitarle toda la sal que podamos, una vez limpio lo añadimos al agua con la patata. Cocemos hasta que la patata esté tierna y apartamos del fuego.

Sacamos el bacalao a un plato para que se enfríe y así poder manipularlo, una vez frío le quitamos las pieles, las raspas y vamos sacando con muchísimo cuidado todas las mollitas y poniéndolas en un bol. En éste mismo bol añadimos las patatas y las aplastamos con el tenedor mezclándolas con el bacalao, añadimos los dos huevos batidos, el perejil y el ajo picados muy finamente; por último añadimos un vaso del agua de cocción de la patata y cuando lo tengamos todo bien emulsionado, empezamos a poner la harina, en principio ponemos 100 gr y la levadura, y vamos añadiendo harina hasta obtener una masa espesa pero no dura.

Ponemos en una sartén aceite de oliva abundante o ponemos en marcha la freidora y vamos tomando con una cuchara pequeñas porciones de masa y dejandolas caer suavemente sobre el aceite bien caliente (aquí tenemos que hacer una prueba) ponemos dos cucharadas y dejamos los buñuelos hacer, si salen gorditos y redondos están bien, si nos salen muy deformados, necesitan algo más de harina.

Una vez obtenido la densidad deseada, hacemos todos los boladillos y los vamos sacando a un plato con papel de cocina para que escurran el exceso de aceite.

Estos boladillos están riquísimos recién hechos bien calentitos y también se pueden comer fríos....los podemos comer solos o servidos con un poco de mayonesa de ajo.


CON THERMOMIX

Poner la thermomix a velocidad 6 y echar por la boca de la thermomix los ajos y el perejil, en unos segundos estarán picados, añadir los huevos, la patata cocida y el bacalao limpio de espinas, añadimos el vaso de agua de cocción y batimos toda la mezcla unos segundos a vel. 3.

Echamos la mitad de la harina, la levadura y volvemos a remover unos segundos a vel. 3, echamos el resto de la harina y repetimos la operación.



* Yo hago toda la masa en la thermomix por una cuestión importante, me gusta mucho la manera de picar el ajo de ésta maquína, la ponemos a vel. 6 y echamos el ajo o ajos y el perejil por el bocal y en unos segundos tenemos el ajo en trocitos pequeñísimos...(es imprescindible en mi casa porque hay un "no a los ajos" y así los nota menos, jejejejej

*Por cierto...mis hijos los han comido dos veces en éstas dos últimas semanas y se creen que son de pollo....jejejej, qué ilusos, si les digo que son de pescado ni los prueban....

* Se pueden hacer con bacalao desalado, solo tendremos que rectificar un poco la sal, probamos el primer boladillo y vemos si le falta sal.

*Con ésta cantidad salen unos 20-25 boladillos (yo solo hecho la punta de una cuchara sopera) y salen del tamaño de una nuez.





sábado, 6 de marzo de 2010

CINTAS AL NERO DI SEPIA CON GAMBAS A LA PICONERA










Como ya decía en un post anterior,el de Arroz con lentejas naranjas al curry  me han regalado pimientos picantes o guindillas frescas de colores, un amigo las cultiva y cada año me traigo unas cuantas que la verdad, me alegran la vista con su colorido y el paladar con su exquisito sabor, el resto las seco colgadas de un hilo en la terraza y voy gastándolas poco a poco, y aunque no soy muy aficionada al picante, al utilizarlas en crudo queda un picor muy suave (siempre que utilicemos la carne, no las semillas) porque en las semillas es dónde más pican.

Esta vez las he utilizado para aderezar una pasta negra con gambas, que combinan a la maravilla...y éste fué el resultado...

INGREDIENTES

Para dos personas

300 gr. de pasta aproximadamente
150 gr. de gambas peladas (o congeladas)
1 guindilla (yo puse rodajitas de roja y amarilla)
1 ajo
1/2 pimiento verde
1/2 calabacín
una cucharadita de maicena o harina de maiz
250 ml. de caldo de pescado
2 cucharadas de aceite de oliva

ELABORACION

Cocer la pasta en abundante agua con sal, cuando esté al dente retirar y escurrir.

Mientras que se cuece la pasta, limpiar las gambas y reservar las cabezas para otro guiso; si son congeladas para su utilización las tendremos descongeladas.

Saltear el ajo en láminas, el pimiento y el calabacín en trocitos muy pequeños y unos aros de guindilla, cuando el pimiento esté empezando a blandearse añadimos las gambas y las salteamos dos minutos (solo para que se pongan al dente), añadimos la maicena, sofreimos un minuto en el aceite y vamos añadiendo caldo poco a poco hasta hacer una salsita untuosa, añadir perejil picado (opcional) y retirar.

Servir en un plato la pasta con un cucharon de salsa por encima muy caliente.

Espero que os guste!!!



miércoles, 3 de marzo de 2010

MI NUEVO BLOG DE RECETAS DULCES

Tengo tantas ganas de enseñarlo que aún le quedan muchas cosas por hacer, pero estaba impaciente y llevo varios días trabajando inténsamente en él...es mi nuevo blog de recetas dulces "Corazón de almíbar" en él he recopilado todas las recetas dulces que hay en Cocina con Ana y alguna de las recetas con nuevas fotos más grandes.

Las recetas dulces de éste blog seguirán estando ahí, solo que de aquí en adelante, en éste blog solo publicaré recetas saladas y en Corazón de almíbar las dulces.

La cocina es para mí no solo una necesidad, es un entretenimiento, una manera de investigar y experimentar con los alimentos y también una forma de expresión y de creatividad, por ello con éste blog pretendo compartir todo lo que he aprendido en éste mundo y todo lo que me queda por aprender; quiero poner desde la receta más sencilla, hasta lo que me resulte más complicado, y siempre intentando tener una redacción fácil y clara, con los pasos a seguir ordenados para que aquel que quiera intentar cocinar uno de mis postres, no encuentre más dificultad que la de leer el texto y se dedique a disfrutar, me gustaría transmitir no solo recetas, sino mi pasión por éste arte....que cocinar cada día no sea una tarea rutinaria y molesta, sino un disfrute durante la elaboración y en la degustación....

Espero contar con tod@s vosotr@s en ésta nueva andadura y venga!!! vamos a bautizar oficialmente al bebé blog que ha nacido, su nombre es como ya sabéis "Corazón de almíbar" y ya hay una primera receta nueva, un pastel de fondant delicioso....os espero...

Podéis verlo pinchando en el enlace que hay a continuación o en el baner de la derecha del blog...



lunes, 1 de marzo de 2010

POTAJE DE TRIGO DE ALMERIA




En Almería es muy típico éste potaje tan suculento, sobre todo en los pueblos del interior, se tenía que cocinar con lo que daba el huerto, la vega y el corral..... los productos de la matanza que se tenían colgados de las cañas en las despensas, las legumbres siempre a mano en cualquier casa y el hinojo que en primavera nace en todos los huertos almerienses.

Un ingrediente poco común en la cocina española es el trigo en forma de semilla, aunque de ahí le proviene el nombre al plato; éste ingrediente viene a sustituir el arroz, pues el arroz es un ingrediente que había que comprar y el trigo se sembraba en casi todas las casas antiguamente, pues cada casa tenía su propia finca para autoabastecerse de pan, llevando el trigo a los numerosos molinos que hay repartidos por la geografía almeriense.


El trigo en forma de semilla se utiliza normalmente para alimento de los animales, por lo que no es fácil encontrarlo en las tiendas, normalmente en Almería se suele comprar a granel en los mercadillos y en tiendas de ultramarinos de toda la vida.


Este tipo de platos desgraciadamente se están perdiendo, su contenido en grasas, su elaboración que requiere bastante tiempo y el gusto de las nuevas familias por comida más ligera y menos condimentada, hace de éste guiso un exquisito manjar que se mantiene sobre todo en los restaurantes de toda la vida, esos de cocina tradicional con grandes ollas y cocineros sin estrellas, pero que tienen en sus fogones los más ricos manjares.


INGREDIENTES


Para 4 personas

un puñado de garbanzos por persona (también se puede hacer con judías)
150 gr. de trigo (se puede sustituir por arroz)
un manojo de hinojo fresco (los tallos tiernos del centro de la planta)
un rosco de morcilla de cebolla (unos 150 gr.)
un espinazo de cerdo salado
costillas saladas
un trozo de tocino
1 hueso de manteca
1 hueso de jamón
3 patatas medianas


ELABORACION


Poner a remojo de víspera los garbanzos con un puñado de sal.
Poner en una olla grande los garbanzos, el espinazo, la costilla, los huesos y el tocino.

Limpiar el trigo poniendolo en una fuente amplia, con las manos ir removiendo y estrujándolo para quitarle la cascarilla (una piel fina) que iremos soplando de vez en cuando para que salte y deje el grano limpio. Cocer en una olla aparte hasta que esté tierno (unos 45 minutos).

También se puede limpiar y poner en remojo de víspera para que se hinche y luego poner a cocer a la par que el resto del potaje (pero tendríamos que echarlo un poco antes que las patatas para que se haga)

Cuando los garbanzos estén blandos, sacamos "la pringue" (los huesos, el tocino, el espinazo y la costilla) y los reservamos, ponemos el trigo y las patatas cortadas en trozos, y echamos un atadillo que habremos hecho con los hinojos o si queremos podemos ponerlos picados. Dejamos hacer hasta que las patatas estén tiernas, probamos de sal y rectificamos si es necesario (pues los espinazos y los huesos aporan bastante sal al guiso y casi nunca es necesario poner sal extra)

Unos 5 minutos antes de apartar el potaje del fuego añadimos el rosco de morcilla para que le de sabor (si todos los comensales quieren comer morcilla, se puede echar la morcilla cortada, pues en éste caso su contenido se esparcirá por el guiso dándole mucho sabor).

Servir el potaje y en un plato aparte poner " la pringue" para que cada comensal se sirva a su gusto.

Preparar abundante ensalada fresca para acompañar el plato y una "mole" de vino de la tierra, porque en Almería también vinos muy interesantes, aunque para éstos platos de toda la vida me gusta un vino de bota, del que hacen los agricultores de toda la vida, un vino con un cierto dulzor que entra de maravilla y al pasar el rato ( a mí se me vuelve cabezón, jejeje)



***El trigo también se puede limpiar de la cascarilla utilizando un secador de pelo, si lo vamos moviendo y dándole con el secador, la cascarilla salta y se limpia, el resto de la cascarilla que quede flotará en el agua de remojo y ahí la podremos limpiar. Esta operación la tendremos que hacer con cuidado, porque la cascarilla saltará por los aires con la presión del secador, por lo que nos pondremos en  un sitio adecuado para no ponerlo todo perdido.

*La morcilla de Almería es morcilla de cebolla, sus ingredientes son sangre, manteca y cebolla cocida y se le añaden también diferentes especias.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails