TORRIJAS DE VINO

12 marzo 2010 15 comentarios




Ya se acerca la Semana Santa, una fiesta de mucha tradición en España, y sobre todo las tradiciones repercuten en las comidas y en los dulces que en cada pueblo se hacen para éstas fechas.

Uno de los postres más fáciles, humilde y rico, son las torrijas; en qué casa no hay una hogaza de pan duro, leche y huevos? y si además le añadimos el toque del vino dulce y la miel....qué postre más exquisito!!!!


INGREDIENTES


1 barra de pan duro (cortada en rodajas de 1 cm.)
1/2 litro de leche
un chorrito de vainilla líquida o una vaina de vainilla (también se puede hacer con un palo de canela y una peladura de limón)
2 huevos batidos
aceite de oliva suave o de girasol para freir

Para el almíbar de vino:

300 ml o un vaso grande de vino dulce (yo pongo Pedro Ximenez, pero vale cualquier vino dulce)
4 cucharadas generosas de miel de encina


ELABORACION


Calentar la leche con la vainilla líquida, en el caso de que pongamos la vaina de vainilla o la canela y la peladura de limón dejar infusionar un rato en la leche para que tome sabor.

Una vez que la leche esté templada preparamos lo necesario en orden en la encimera: un plato con los huevos batidos, el plato con el pan cortado y el bol con la leche templada; en el fuego el aceite caliente y un plato grande para poner las torrijas una vez fritas.

En primer lugar metemos el pan en la leche, dejamos un momento y lo pasamos por el huevo e inmediatamente después lo ponemos en el aceite caliente, así con todas las torrijas que nos quepan en la sartén o freidora. Freimos por los dos lados hasta que se doren suavemente y sacamos al plato que tenemos preparado. Así procedemos sucesivamente con todas las torrijas.

En éste paso tenemos que tener cuidado con la temperatura del aceite, si las torrijas se doran demasiado en poco tiempo tendremos que bajarle un poco de temperatura, otro truco para que el aceite no se caliente en exceso y para ahorrar aceite es poner el aceite justo en la sartén para que la torrija se haga hasta la mitad y darle la vuelta, y añadir aceite entre cada tanda de torrijas (así no se calentará el aceite en exceso y luego no tendremos mucho aceite sobrante, aunque éste aceite se puede reutilizar)


ALMIBAR DE VINO

Ponemos el vaso de vino en un cacito al fuego, añadimos la miel y dejamos unos minutos para que se evapore el alcohol y se mezclen los sabores, apartamos del fuego y vamos metiendo una por una las torrijas y dándoles la vuelta por los dos lados, pasarlas a un plato o a una rejilla con un plato o papel de plata debajo para que escurran y dejar que se enfríe el almíbar.



*Si empapan mucho almíbar y no tenemos suficiente para todas, el resto las rebozamos en azúcar mezclada con canela y así podremos presentar un plato con las dos versiones, para que cada uno se sirva al gusto.

*Yo suelo hacer las torrijas de las dos maneras, de vino para los mayores y de leche para los niños, aunque las de vino podrían comerlas perfectamente los niños, ya que el alcohol se ha evaporado al cocer el almíbar.


*Cuando no tengo pan duro, tomo una barra del día, la hago rodajas y las pongo bien extendidas en una bandeja y las pongo al sol un rato (ésto solo vale en días soleados)


Espero que os chupéis los dedos...

15 comentarios

  1. Holaaaa, es tiempo de torrijas!! aunque en casa se comen todo el año, es la mejor forma de aprovechar el pan jejej, te han quedado de lujo, aunque yo cuando las hago de vino no utilizo leche, van mojadas directamente en vino dulce, que rrrricas!!
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  2. Las torrijas son una de mis debilidades.
    A mí me gustan rebozadas en azúcar y canela ;)
    Te han quedado espectaculares!!!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. que ricas..yo las hare ahora tambien,pero nunca le puse vino,en casa son tan tradicionales que seguro que me dirian quepara que experimento..hare mitad y mitad,no te parece?

    ResponderEliminar
  4. me encantan las torrijas ,te quedaron riquisimas
    yo las preparo durante todo el año
    un beso

    ResponderEliminar
  5. Me fascinan, tengo tiempo que no las hago las tuyas se ven estupendas
    feliz fin de semana
    Amalia

    ResponderEliminar
  6. Que estupenda receta, aqui no hay costumbre de hacer torrijas pero tienen que estar buenisimas...un beso

    ResponderEliminar
  7. Tienen un aspecto delicioso, que suerte tienen en casa contigo.
    Me gustan mucho las torrijas, me recuerdan a mi niñez pero mejor sin vino... manías.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola!!!!
    Me dedico a las miniaturas, pero ademas me encanta comer jejejejejeje y tu blog es una maravilla en la que encuentras de todo.
    Enhorabuena.
    besitos ascension

    ResponderEliminar
  9. Las he comido siempre invitada. Nunca las hice, pero me las apunto, porque tienen una pinta estupenda.
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. Hola Ana, me encantan las torrijas y estas con salsa de vino tienen una pinta arrebatadora, deliciosa, me faltan palabras. No conocia tu blog y lo poquito que he visto hasta ahora me ha gustado mucho, asi que me quedo y te sigo
    Un beso desde Valencia

    ResponderEliminar
  11. Me encantan las torrijas... mucho!!!!! Yo siempre las preparo para carnaval, que es lo típico en Bilbao, pero luego también caen para Semana Santa...
    Pero nunca las he probado con almibar..y tienen una pinta!!! Caen seguro.
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  12. Tienes unas recetas estupendas..dulces y saladas

    Gracias por tus ideas.

    ResponderEliminar
  13. Muchísimas gracias....me alegro mucho de que os gusten mis dulces...

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  14. Pero que buena pinta que tienen. Nunca las he comido de vino, siempre ha sido con canela y azúcar.
    Pero me están entrando unas ganas locas de probarlas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Empar, cuando las hagas prueba con una pequeña cantidad para ver si te gustan...pero yo creo que te gustarán, jejeje, y que terminarás mojándolas todas en el almíbar..

    Un saludo!!!!

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios.